Nefrología


Especialidad de Anatomía Patológica

¿Qué es la Nefrología?

La especialidad médica que se encarga de estudiar el sistema de los riñones y sus funciones es la Nefrología. La misión de esta especialidad es prevenir y diagnosticar de manera exacta el tratamiento para las diferentes enfermedades del riñón y sus resultados. La Nefrología comprende un amplio espectro de la medicina y es necesario que el Nefrólogo tenga una amplia formación, no sólo de su especialidad, sino también de otros campos como: Cardiología, Endocrinología, Digestivo y Urología. Cabe subrayar que la Nefrología está claramente diferenciada de la Urología, que es una especialidad quirúrgica que comprende todos los aspectos del riñón y aparato genital masculino. Tan solo puede existir el solapamiento entre especialidades en dos enfermedades: las infecciones de orina y el campo de la litiasis.

La misión de esta especialidad es prevenir y diagnosticar de manera exacta el tratamiento para las diferentes enfermedades del riñón.
 

¿Qué enfermedades trata el nefrólogo?

En primer lugar, el Nefrólogo es el profesional médico que se encarga de diagnosticar la enfermedad renal que sufre un paciente. También analiza el origen, el motivo por el qué se produce. A la hora de aconsejar un tratamiento elegirá siempre el más adecuado a cada paciente según su tipo de enfermedad en particular. En cuanto a las enfermedades que trata el Nefrólogo son las siguientes: Glomerulonefritis primarias o relacionadas con enfermedades sistémicas (lupus, artritis reumatoide, Sjögren, vasculitis...) Amiloidosis renal, Síndrome nefrótico. Proteinurias y Hematurias no urológicas, Nefropatías relacionadas con el mieloma ,Enfermedades renales hereditarias: poliquistosis renal, esclerosis tuberosa, Alport Hipertensión arterial esencial y secundaria, Hipertensión arterial benigna y maligna, Nefropatía diabética, Nefropatía de la obstrucción urinaria, Nefropatías asociadas a tumores, Insuficiencia renal crónica e Insuficiencia renal aguda, Nefropatías por tóxicos, Nefropatías asociadas a cardiopatías, Nefropatías asociada a enfermedades hepáticas (cirrosis, asociadas a virus hepatitis B y C...), Nefropatías asociadas al virus de la inmunodeficiencia humana, Trasplante renal y Diálisis.

¿Qué subespecialidades hay dentro de la Nefrología?

Esta rama solamente tiene nefrología pediátrica como subespecialidad, así que se clasifica según la edad del paciente. De hecho, la Nefrología abarca tanto las enfermedades del riñón como especialidades con las que se relaciona estrechamente, como Cardiología, Endocrinología, Aparato digestivo o Urología.

¿Cuándo hay que ir al nefrólogo?

El especialista médico que se encarga de cuidar los riñones y las vías urinarias está denominado como Nefrólogo. Este profesional se encarga de conocer si los riñones están afectados y estudiar la causa del problema, el grado de infección y recomiendan cuidados y tratamientos con el fin de frenar el alcance de la enfermedad. Por otro lado cuando el Nefrólogo observa que los riñones no funcionan correctamente y no pueden eliminar las toxinas, inician la terapia de diálisis. Los expertos recomiendan que al menos una vez al año los pacientes deben realizarse pruebas de rutina (urea, creatinina y examen de orina) para detectar cuanto antes si existe una enfermedad en los riñones. Cuando aparecen los síntomas de que los riñones padecen una enfermedad, esta ha avanzado significativamente.

Los pacientes que padecen enfermedades crónicas que pueden dañar sus riñones deben acudir al nefrólogo de manera periódica. Estas son algunas de las enfermedades crónicas que requieren un seguimiento especial por parte del nefrólogo: diabetes mellitus, hipertension arterial, cálculos renales, lupus eritematoso sistémico, estrechez uretral, reflujo vésico-ureteral, riñón único, hiperplasia prostática, incontinencia urinaria, infecciones urinarias a repetición, poliquistosis renal.

De la misma manera el paciente debe estar siempre alerta ante el origen de síntomas y algunos signos que pueden pasar desapercibidos como: orinas espumosas, anemia de causa desconocida, edema en parpados, edema en tobillos, cambios en el color de la orina, disminución o aumento en la frecuencia de orinar, sangre en la orina, dolor lumbar, sabor amargo en la boca, nauseas, vómitos, pérdida de peso y líquido en los pulmones.

Para concluir es necesario recordar que una persona debe consumir 2 litros de agua al día, evitar el sedentarismo, llevar una dieta saludable y visitar a un médico de confianza. Estas son las recomendaciones más importantes para prevenir y limitar el riesgo y progreso de las enfermedades renales.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.