Mielitis

¿Qué es la mielitis?

El término mielitis significa inflamación de la médula espinal. No se trata de una enfermedad en sí misma sino un síntoma de una variedad de condiciones, lo que hace que el diagnóstico pueda ser un poco complejo. A menudo se conoce como mielitis transversa, lo que se refiere a la inflamación del lado izquierdo y derecho de la médula espinal. Sin embargo, no todos los casos de mielitis son transversales, sino que pueden ser:

  • Mielitis limitada, donde el foco patológico solo se localiza en la médula espinal.
  • Mielitis difusa, donde la inflamación afecta a toda la médula espinal.
  • Mielitis multifocal, afectando a ciertas áreas del cuerpo.
  • Mielitis transversa, donde el proceso inflamatorio afecta a varios segmentos, uno junto al otro.

 

Síntomas de mielitis

Los síntomas de la mielitis pueden variar según la ubicación:

  • Hormigueo en las piernas o los brazos.
  • Pérdida de sensibilidad.
  • Pérdida de fuerza en brazos o piernas.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.
  • Problemas con el control de esfínteres de la vejiga o intestinos.
  • Fiebre. 

Por otra parte, los síntomas pueden desarrollarse a los pocos días o bien, en otros casos, al cabo de varias semanas o meses.

Pruebas médicas para la mielitis

El diagnóstico de la mielitis es complejo, ya que los síntomas pueden ser indicativos de otras muchas afecciones. El especialista preguntará al paciente cuáles son los síntomas que sufre y desde cuándo los tiene.

Además, es posible que el especialista pida algunas pruebas, como una resonancia magnética o una tomografía computerizada, una punción lumbar o medular, o análisis de sangre, para descartar afecciones como estenosis espinal, deslizamientos de disco, lupus, VIH o algún tumor espinal o medular.

¿Cuáles son las causas de la mielitis?

La mielitis puede ocurrir como resultado de:

Por otra parte, la poliomielitis es una forma de mielitis causada por el poliovirus, siendo una enfermedad ya erradicada para la que existe una vacuna eficaz. En muchos casos de mielitis, sin embargo, se desconoce la causa y se diagnosticará como “mielitis idiopática”.

¿Se puede prevenir?

Es posible prevenir algunas de las infecciones que pueden ser causantes de mielitis, pero no existe por norma general una manera de prevención conocida. Además, es una condición que afecta a personas de todas las edades y tampoco existe un factor de riesgo específico que predisponga a ello.

Tratamientos para la mielitis

Los esteroides pueden administrarse en algunos casos como tratamiento inicial, ya que reducen la inflamación en la columna. No obstante, si el médico sospecha que el paciente tiene una enfermedad viral posiblemente le recetará antivirales. Si la causa es por una enfermedad autoinmune puede que el paciente ya reciba medicación para ella, pero puede recomendarse una terapia de intercambio de plasma.

Por otra parte, también es posible administrar analgésicos para controlar los síntomas. Además, si el daño que provoca la mielitis es a largo plazo, es posible que el especialista recomiende realizar ejercicios de Fisioterapia y terapia ocupacional para ayudarle a mejorar sus capacidades físicas, o encontrar formas alternativas para llevar a cabo sus quehaceres diarios.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista en el tratamiento de las afecciones de la médula espinal, tales como la mielitis, es el neurólogo. A largo plazo, como se ha citado anteriormente, también puede encargarse el fisioterapeuta o un terapeuta ocupacional.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..