Metástasis cerebral

Dra. Sonia Tejada Solís -

Publicado el: 13/11/2012

Índice:

  1. ¿Qué es la metástasis cerebral?
  2. ¿Cuáles son las causas de la metástasis cerebral?
  3. ¿Cuáles son los síntomas?
  4. ¿Cómo es el diagnóstico?
  5. ¿Se puede prevenir?
  6. ¿En qué consiste el tratamiento?
     

¿Qué es la metástasis cerebral?

La metástasis cerebral es un tipo de cáncer que comienza en cualquier parte del cuerpo y que se disemina al cerebro. Es decir, cuando las células cancerosas se propagan y generan uno o varios tumores en el cerebro.

Si bien cualquier tipo de cáncer puede desarrollar metástasis cerebral, hay algunos con los que ocurre más frecuentemente. Estos son el melanoma, el carcinoma de pulmón, de mama y renal.

Por el contrario, hay algunos tipos de cáncer que raramente se diseminan al cerebro, como el cáncer de colon o de próstata.

Además, hay un tipo de metástasis que tiene un lugar desconocido de origen y se conoce como cáncer de origen primario desconocido.
 

¿Cuáles son las causas de la metástasis cerebral?

La metástasis cerebral se genera cuando las células afectadas se desprenden y se extienden desde su lugar original. Estas células cancerosas se trasladan mediante el torrente sanguíneo y llegan al cerebro, donde en algunos casos se multiplican.

Los tumores cerebrales metastásicos ocurren en un 25% de los casos y son mucho más frecuentes que los tumores cerebrales primarios, es decir, que se originan en el cerebro desde un principio.
 

¿Qué síntomas presenta?

Cuando se genera uno o varios tumores en el cerebro y este va aumentando de tamaño, se produce una inflamación y presión intracraneal que termina afectando a los tejidos cerebrales.

Esto genera ciertas señales como el dolor de cabeza, cambios de personalidad, pérdida de memoria o convulsiones. Además, en algunos casos existe una disminución de la coordinación, fiebre, indisposición y dificultad del habla.

Sin embargo, los síntomas de la metástasis se presentan de distinta manera en cada paciente y varían según la ubicación y el tamaño del tumor.

 

¿Cómo es el diagnóstico?

Hay algunos casos de metástasis cerebral que son muy difíciles de diagnosticar de manera precoz porque no presentan síntomas hasta que son muy grandes. Sin embargo, hay múltiples exámenes que demuestran los cambios en el cerebro y en el sistema nervioso.

Las analíticas que se pueden realizar en caso de sospecha de metástasis son:

  • Mamografía o tomografía computarizada para buscar el origen del tumor primario.
  • Resonancia magnética del cerebro: para localizar el tumor en el cerebro.
  • Prueba del tejido extraído del tumor o biopsia para confirmar qué tipo de tumor es.
  • Punción lumbar o punción raquídea.

 

¿Se puede prevenir?

No se conocen medidas para prevenir un tumor cerebral, pero se recomienda evitar radiaciones innecesarias, el contacto con sustancias químicas y nocivas cancerígenas.

Los tumores cerebrales metastásicos
ocurren en un 25% de los casos 

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento de la metástasis cerebral cuenta con diversas vías como los medicamentos, la cirugía, la radioterapia, la quimioterapia e inmunoterapia.

En muchos casos el tratamiento se centra en aliviar los síntomas pero también puede buscar frenar el crecimiento de los tumores. La “curación” en los casos de la metástasis cerebral es muy complicada, y en muchos casos incluso los tumores cerebrales vuelven a aparecer.
 

  • Medicamentos: Existen medicamentos esteroides que suelen utilizarse para aliviar la inflamación y reducir el dolor o los síntomas. Además, cuando han existido convulsiones el médico puede indicar la necesidad de administrar fármacos anticonvulsivos.
  • Cirugía: La cirugía generalmente busca extirpar los tumores en el cerebro, si es que están en un lugar accesible. La intervención quirúrgica conlleva algunas complicaciones y riesgos, como el déficit neurológico, infecciones o sangrado.
  • Radioterapia: Este tipo de técnica busca anular las células afectadas. Existen diferentes tipos de radioterapia para los casos de metástasis cerebral: por un lado, la radiación de todo el cerebro, que está asociado a un declive cognitivo a largo plazo, y por otro lado, la radiocirugía estereotáctica, que brinda una radiación más intensa en el tumor cerebral pero menos fuerte a nivel general.
  • Quimioterapia: Utiliza fármacos muy fuertes para destruir células cancerosas de rápido crecimiento.
  • Inmunoterapia: Se sirve del sistema inmunitario del paciente para combatir a la enfermedad. En muchos casos el cáncer se logra desarrollar fácilmente porque las células enfermas logran “esconderse” de las células inmunitarias. Lo que busca la inmunoterapia es interferir en ese procedimiento.
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.