Lifting endoscópico

¿Qué es el lifting endoscópico?

El lifting endoscópico, o endolifting, es un procedimiento quirúrgico de estiramiento de la piel mediante el uso de una técnica mínimamente invasiva que reduce de forma notable las cicatrices de la intervención respecto al lifting tradicional. Está recomendado para el tratamiento de defectos del tercio superior de la cara  (bolsas, cejas caídas, arrugas del entrecejo, patas de gallo...). 

¿Por qué se realiza?

La pérdida de firmeza y el descolgamiento de la piel son signos visibles del envejecimiento que afectan a la expresión y afectan a la confianza y autoestima de muchos pacientes.

endolifting

¿En qué consiste la intervención?

En el endolifting el cirujano no realiza cortes extensos, ya que sólo se requieren algunas pequeñas incisiones (de 2 a 3 mm) por las que se inserta una pequeña videocámara bajo la piel del paciente. Gracias a la tecnología, el lifting endoscópico corrige y suaviza de forma óptima las huellas del envejecimiento del rostro, tensando los músculos, retirando el excedente de grasa y recolocando la piel sin dejar cicatrices. 

Preparación antes de la intervención

Al tratarse de una técnica menos invasiva, no requerirá preparación. Por lo general, el especialista en Medicina Estética realizará una consulta previa con el paciente para conocer su estado de salud.

Cuidados después del lifting endoscópico

La recuperación del endolifting es más rápida que la del lifting convencional. Así, el paciente podrá reincorporarse a su rutina normal a las pocas horas de la intervención, y las cicatrices se irán recuperando hasta ser casi impercetibles.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..