Laminectomía

Especialidad de Neurocirugía

¿Qué es la laminectomía?

La laminectomía, también conocida como descompresión abierta, es una intervención que se realiza para extirpar la lámina, que es una parte del hueso de una vértebra de la columna. La columna vertebral es una estructura osteofibrocartilaginosa que protege la médula espinal y que está compuesta por 33 vértebras que se dividen entre la región cervical, torácica, lumbar, sacra y coxígea. Las vértebras están separadas por discos intervertebrales.

Esta cirugía se hace también para extirpar espolones óseos (protuberancias óseas que aparecen en los bordes de los huesos) y puede aliviar la presión de la médula espinal o de los nervios raquídeos.

¿Por qué se realiza la laminectomía?

La laminectomía suele realizarse para tratar las lesiones de columna que comprimen las estructuras del sistema nervioso (médula espinal o nervios raquídeos), tales como hernias discales, algunos tumores, la artrosis y, más comúnmente, la estenosis raquídea (una patología que afecta principalmente a personas mayores, pues está causada por los cambios degenerativos). En ella, se extirpan los huesos y discos dañados y se abre más espacio para los nervios raquídeos y de la columna. Los principales síntomas de esta patología son:

  • Entumecimiento, calambres o dolor en la espalda
  • Debilidad en piernas o brazos
  • Dificultad o poco equilibrio al caminar
  • Problemas con el control de esfínteres

Normalmente, la cirugía ofrece un alivio total o parcial de los síntomas.

La laminectomía suele realizarse para tratar las lesiones de columna que comprimen las estructuras del sistema nervioso

¿En qué consiste la laminectomía?

La laminectomía consiste en realizar una pequeña incisión en la piel, siguiendo la vértebra lumbar, para separar los músculos y exponer el hueso. Para conseguir aliviar la presión del nervio pinzado y de la médula, la parte de la lámina de la vértebra se extrae, se desplaza el nervio con cuidado a un lado y se extrae la parte herniada del disco. A continuación se vuelven a colocar los músculos y se sutura la incisión.

En el caso de las lesiones de columna cervical el abordaje se hacer por delante, mientras que para el abordaje de lesiones lumbares se realiza por la espalda.

Preparación para la laminectomía

Antes de someterse a una laminectomía es necesario realizar una radiografía de la columna vertebral; también puede hacerse una resonancia magnética o una mielografía por TC con el fin de confirmar la estenosis raquídea. Además, será necesario dejar ciertos hábitos o rutinas, como el tabaco, ciertos medicamentos, el alcohol… e informar al médico de cualquier patología que se pueda tener.

Para realizar la cirugía se debe dejar de comer y beber entre 6 y 12 horas antes.

Cuidados tras la intervención

En principio, tras la intervención el paciente puede levantarse y caminar cuando el efecto de la anestesia desaparezca. Sin embargo, no se recomienda el exceso de inclinación, levantamiento o torsión hasta seis semanas después, aproximadamente.

Normalmente el alta se produce entre uno y tres días después. Una vez en casa, es necesario curar la herida siguiendo las instrucciones del médico.

Alternativas a este tratamiento

La laminectomía puede complementarse con una artrodesis para ayudar a estabilizar las secciones de la columna vertebral. Asimismo, esta técnica puede formar parte de una intervención mayor como es la discectomía (cirugía para extirpar todo o parte de la amortiguación que ayuda a sostener parte de la columna vertebral).

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.