Hormonas bioidénticas

Especialidad de Ginecología y Obstetricia

¿Qué son las hormonas bioidénticas?

Las hormonas bioidénticas son moléculas extraídas de plantas y sintetizadas en laboratorio químicamente iguales a las hormonas de nuestro organismo. Las hormonas bioidénticas, que se utilizan en medicina desde hace más de 60 años, tienen una estructura diferente a la de las no bioidénticas que les permite ser identificadas por el cuerpo como moléculas no peligrosas, lo que hace que sean muy útiles en el tratamiento de condiciones de desequilibrio hormonal como la menopausia. Las más comunes son: la progesterona, la DHEA, la testosterona, el cortisol, la pregnenolona, el ​​estradiol, el estriol y la hormona tiroidea.

Las hormonas bioidénticas son moléculas extraídas de plantas y sintetizadas en laboratorio químicamente

¿Por qué se utilizan?

Las hormonas bioidénticas están indicadas en caso de deficiencia hormonal detectada mediante exámenes específicos. La terapia de sustitución hormonal, que utiliza estas moléculas, tiene como objetivo controlar los síntomas causados ​​por la baja producción de hormonas en nuestro organismo y reducir la incidencia de enfermedades relacionadas con los cambios hormonales.

¿En qué consiste la terapia con hormonas bioidénticas?

En la mayoría de terapias hormonales se aconseja iniciar el tratamiento con una dosis baja para evaluar la respuesta del organismo y, en caso de que la dosis sea adecuada, aumentarla progresivamente. Sin embargo, en otras, se prefiere empezar con la dosis que se considera adecuada y después "ajustarla" hasta alcanzar el valor óptimo.

Preparación para la terapia con hormonas bioidénticas

Para realizar una terapia con hormonas bioidénticas correcta es necesario tomar la dosis apropiada de hormonas, corregir las carencias hormonales, iniciar el tratamiento en el momento adecuado y realizar seguimientos periódicos. De hecho, la dosis varía de una persona a otra, y tiene que personalizarse y determinarse tras una serie de pruebas de laboratorio y  una evaluación clínica de los síntomas, del tipo de desequilibrio y de la respuesta a las terapias farmacológicas seguidas en el pasado. Además, el especialista también deberá tener en cuenta los antecedentes familiares del paciente.

Seguimiento

Se recomienda realizar la primera visita de control un mes después de empezar la terapia, y después continuar con el seguimiento cada 3-6 meses. Es importante realizar un seguimiento preciso para poder modificar la terapia según las necesidades (dieta, trabajo, estrés, sueño, deportes, enfermedades, etc.).

Vídeos relacionados con Hormonas bioidénticas


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.