Gastrostomia endoscópica en la ELA

Especialidad de Aparato digestivo

¿Qué es la Gastrostomía Endoscópica en la ELA?

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es una patología degenerativa que afecta al sistema neurológico y produce trastornos motores que evolucionan hasta la parálisis. Los pacientes con ELA pueden desarrollar otras enfermedades como la disfagia y precisarán de soporte nutricional a través de una sonda nasogástrica o una Gastrostomía Endoscópica Percutánea (PEG), que aumenta su supervivencia notablemente.

La PEG es una técnica en la cual se realiza una apertura de un orificio en la pared anterior del abdomen para introducir una sonda de alimentación directa al estómago. Se recurre a este procedimiento en casos en los que el paciente sufre una desnutrición prolongada, ya que previene complicaciones habituales de la sonda nasogástrica como la obstrucción, los recambios frecuentes y la imposibilidad de colocación por estenosisesofágica.

¿Por qué se realiza?

La PEG se realiza para aumentar la supervivencia de los pacientes con ELA y mejorar su calidad de vida. A través de una sonda enteral se crea una entrada directa al estómago para administrar los alimentos, líquidos y medicamentos y combatir así la desnutrición que sufren estos pacientes a causa de, en muchos casos, no poder deglutir por sí solos.

Es una buena alternativa a la sonda nasogástrica puesto que evita muchas de sus complicaciones y se puede manejar de forma sencilla, útil y rápida y puede mantenerse durante un largo periodo de tiempo.

¿En qué consiste?

Es un procedimiento que generalmente no requiere de anestesia general y se aplica en pocos minutos. Mediante una endoscopia se localiza la pared del abdomen, se desinfecta la piel y se anestesia la pared abdominal. A continuación se realiza una incisión de aproximadamente un centímetro y se introduce un trócar hasta poder visualizar el interior del estómago. Posteriormente se inyecta una guía que se sujeta con una pinza y se arrastra hasta la boca del paciente a la vez que se retira el endoscopio. La sonda se sujeta a la guía y, tirando del otro extremo de esta, se pasa por la boca hasta que sale por la incisión abdominal, donde queda sujeta mediante una fijación. Se puede iniciar la alimentación por la sonda pasadas las 24 horas tras su colocación y el estoma cicatrizará en unas dos semanas.

La GEP mejora la supervivencia y calidad de vida de los paciente con ELA

Preparación para la Gastrostomía Endoscópica en la ELA

Es preciso que los pacientes que se sometan a una PEG no ingieran alimentos en las dos horas previas a la aplicación de la sonda. A partir de ahí, no será necesario que sigan otras indicaciones específicas para proceder a la aplicación de esta técnica.

Cuidados tras la intervención

Aunque se trata de una técnica novedosa que permite acabar con la mayoría de riesgos que conlleva la sonda nasogástrica, es cierto que hay que tener en cuenta que precisa de unos cuidados tras su aplicación.

Referente al estoma, es importante comprobar que no existe una irritación cutánea, enrojecimiento, inflamación o secreción. Si se producen síntomas como fiebre, pérdida de peso o diarrea, entre otros, es preciso acudir a un especialista. También se debe limpiar el estoma con una solución antiséptica durante los primeros 15 días y posteriormente podrá lavarse con agua y jabón. Es un procedimiento a realizar diariamente.

La sonda requiere lavados antes y después de la administración de la alimentación y los fármacos y es importante girarla cada 24 horas para evitar que quede adherida a la piel y comprobar que el soporte externo no la oprime. También es recomendable taparla después de su utilización y tener cuidado en no pellizcarla, pinzarla o doblarla.

Para la administración de la nutrición enteral el paciente deberá estar sentado o semisentado. Habrá que vigilar al no administrar conjuntamente la medicación y los alimentos y no se deberá mantener el preparado nutricional abierto más de 24 horas en el refrigerador y sacarlo entre 30 y 45 minutos antes de su administración.

Alternativas a este tratamiento

Se trata de un procedimiento novedoso que permite combatir los riesgos que puede desarrollar la sonda nasogástrica. Ofrece además un fácil modo de uso, lo que supone mucha más comodidad para el paciente y para el especialista en Enfermería que se encargue de sus cuidados.

Actualmente el PEG supone un gran avance en el aumento de la supervivencia y de la calidad de vida de los pacientes con ELA.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.