Fibroscopia


Especialidad de Otorrinolaringología

¿Qué es la fibroscopia?

La fibroscopia es una exploración endoscópica utilizada, sobre todo, en Otorrinolaringología. Se emplea un instrumento de fibra óptica flexible conectado a una fuente de luz fría, a una cámara y a un monitor que permite la exploración directa de cavidades del organismo.

La fibroscopia permite analizar las vías respiratorias de forma precisa

¿En qué consiste?

La fibroscopia consiste en la introducción de una cámara dotada con una fuente de luz en diversas cavidades que deben explorarse, sobre todo en la zona del aparato respiratorio (nariz y mucosas, y garganta). Con el fibroscopio conectado a una cámara el especialista podrá iluminar, explorar y visualizar el interior de la nariz, la faringe y la laringe, con el objetivo de realizar un diagnóstico más preciso.

¿Por qué se realiza?

En Otorrinolaringología la fibroscopia se utiliza para explorar la nariz, la rinofaringe, nasofaringe, la hipofaringe y la laringe. Esto permite realizar diagnósticos precisos. Según la zona a explorar, la técnica recibe un nombre concreto. Así, la exploración nasal con fibroscopia se denomina nasofibroscopia, la exploración de la laringe fibrolaringoscopia y la exploración de toda la vía respiratoria alta se llama nasofibrolaringoscopia.

En concreto, se emplea en pacientes con problemas de garganta, nariz u oídos. Es frecuente realizar la fibroscopia para el diagnóstico de: sinusitis, nariz taponada, apnea del sueño, tumores, poliposis nasal, tabique nasal desviado, disfonía, nódulos, pólipos, quistes o tumores en cuerdas vocales y reflujo gastroesofágico.

Otras aplicaciones menos comunes es la exploración de la zona de la glotis y de la tráquea, así como los bronquios principales en pacientes que llevan cánula de traqueostomía.

Preparación para la fibroscopia

En principio no es necesaria ninguna preparación especial para someterse a una fibroscopia. En caso de que el paciente tenga especial reflejo nauseoso el especialista aplicará un poco de anestesia tópica en forma de spray (algo que normalmente no es necesario).

¿Qué se siente durante el examen?

La fibroscopia conlleva una pequeña molestia porque la fibra produce un pequeño roce en la mucosa nasal y/o faríngea. En la mayoría de casos es tolerada y puede realizarse sin anestesia. Tampoco produce sensación de ahogo y normalmente tampoco produce náuseas. No obstante, si la zona es más sensible o el paciente tiene un reflejo nauseoso importante, puede requerirse un poco de anestesia en forma de spray.

Significado de resultados anormales

Gracias a la fibroscopia podrán diagnosticarse disfunciones o patologías en las vías respiratorias. El especialista que realiza la prueba será quien, según los resultados, considere la mejor opción terapéutica. Sin embargo, al ser una prueba muy precisa permite visualizar de una forma muy concreta cualquier problema de garganta, nariz, laringe o faringe.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.