Enfermedades hepáticas por fármacos

¿Qué es una lesión hepática introducida por fármacos?

En algunas ocasiones, el uso de algunos fármacos puede causar una elevación asintomática de la concentración de enzimas hepáticas. Y es que, dentro de sus funciones, el hígado ayuda al cuerpo a descomponer ciertos medicamentos. No obstante, en algunas personas el proceso de descomposición de medicamentos es más lento, un hecho que hace a esa persona a ser propensa a tener una lesión o un daño hepático.

Pronóstico de las lesiones hepáticas inducidas por fármacos

Normalmente, y en la mayoría de los casos el daño hepático ocasionado por la ingesta de un medicamento suele desaparecer al cabo de las semanas simplemente con dejar de tomar el medicamento culpable de la lesión. Esto sucede cuando el causante del problema hepático se identifica de forma temprana.

En algunos casos, el paciente puede desarrollar ictericia hepatocelular, un hecho que pone en compromiso la función hepática, pudiéndose incluso necesitar un trasplante de hígado.

Síntomas de las lesiones hepáticas causadas por fármacos

Las lesiones hepáticas originadas en la ingesta de fármacos pueden causar diversos síntomas. Cuanto antes se identifique el problema como tal, antes se podrá  iniciar el tratamiento. Estos síntomas pueden ser muy generales o más graves. Alguno de los síntomas habituales de las lesiones del hígado causadas por tomar fármacos puede ser:

  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Ictericia
  • Hepatomegalia
  • Confusión y desorientación
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Falta de apetito
  • Orina oscura y turbia
  • Sensación de cansancio y fatiga
  • Aparición de sarpullidos
  • Las heces se tornan arcillosas o blanquecinas
Algunos fármacos pueden causar lesiones hepáticas
 

Pruebas médicas para las lesiones hepáticas inducidas por fármacos

De cara a identificar y diagnosticar las lesiones hepáticas originadas por el consumo de un determinado medicamento, lo más habitual es que el especialista lleve a cabo una evaluación médica completa así como una hepatografía.

Evidentemente, si se sospecha de que un medicamento en concreto está causando el problema, el especialista interrumpirá de forma inmediata el tratamiento.

Una vez que se ha suspendido el tratamiento con el medicamento causante de los problemas, las pruebas se vuelven a realizar, ya que una disminución de las enzimas hepáticas diagnostica el daño introducido o causado por los fármacos.

Cabe mencionar que, en algunas ocasiones, es muy complicado diagnosticar que un medicamento está siendo el causante del daño hepático, ya que en ocasiones los medicamentos pueden ocasionar daños en el hígado incluso después de haber terminado la medicación, incluso habiendo tomado dosis bajas. Así, a veces identificar el fármaco causante de los problemas es difícil o prácticamente imposible.
 

¿Cuáles son las causas?

Existen ciertos medicamentos que, por algún motivo, hacen que el hígado encuentre ciertos problemas al tratar de descomponerlos, avanzando lento y haciendo propensa a la persona a padecer daño hepático.

Algunos medicamentos pueden originar problemas hepáticos con dosis pequeñas, incluso habiéndolo tomado durante un periodo de tiempo pequeño y aunque el sistema de descomposición del hígado funcione normal.

Los analgésicos y los antipiréticos contenedores de paracetamol son uno de los causantes principales de daño hepático, especialmente cuando se toma en dosis grandes. Las personas con un problema de alcoholismo o consumidores de alcohol habitualmente tienen más posibilidades de tener este problema.

Algunos medicamentos que pueden causar daño hepático son los siguientes:

  • Esteroides
  • Píldoras anticonceptivas
  • Amiodarona
  • Clorpromaziona
  • Halotano
  • Metildopa
  • Metotrxato
  • Estatinas
  • Sulfamidas
  • Tetraclinas
  • Antiepilépticos

¿Se puede prevenir la lesión introducida por fármacos?

Existen algunas formas de tratar de prevenir la lesión hepática originada por la ingesta de medicamentos. Algunos consejos son:

  • No tomar medicamentos en exceso. Tan solo la dosis recomendada
  • En el caso de que se le recete un medicamento en concreto compuesto por paracetamol y el paciente es consciente de que bebe alcohol en exceso, no tomarlos.
  • Informar siempre al especialista médico los medicamentos y fármacos que el paciente está ingiriendo

A su vez, existen una serie de factores de riesgo que hacen a una persona propensa a sufrir esta lesión:

  • Obesidad
  • Edad, la persona es mayor de 18 años
  • El paciente consume constantemente alcohol
  • Embarazo

Tratamientos para la lesión hepática introducida por fármacos

Normalmente, el tratamiento de estas lesiones en los casos en los que se identifica pronto consiste simplemente en retirar el medicamento causante de los problemas- En la mayoría de los casos, el paciente mejorará por sí solo unos días después de haber retirado el medicamento que previamente ha originado los problemas.

Administrar un antídoto si está disponible suele terminar con los problemas

No obstante, se dan casos en los que el problema no se identifica tan rápido, pudiendo incluso llevar a la insuficiencia hepática.

En el caso de que la lesión sea muy grave, es posible que sea necesario realizar un trasplante de hígado.

¿Qué especialista lo trata?

El encargado de estudiar, diagnosticar y tratar los problemas del hígado es el especialista en Hepatología. En los casos de problemas de lesiones causadas por fármacos, el especialista en Medicina Interna y el Cirujano General —en el caso e que sea necesario hacer un trasplante de hígado— pueden colaborar interdisciplinarmente.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..