Ecografía urológica

¿Qué es la ecografía urológica?

La ecografía urológica es una evaluación anatómico-estructural mediante ultrasonidos que permite hacer un estudio de estructuras del tracto urinario como los riñones, uréteres, uretra y vejiga, así como las enfermedades que puedan hallarse en dichos órganos. En los hombres también se estudia la próstata y los cambios que esta pueda sufrir.

¿En qué consiste?

La ecografía urológica se realiza igual que una ecografía abdominal o torácica. El paciente se tumbará en una camilla, normalmente con el abdomen y bajo vientre descubierto. El especialista aplicará un gel especial conductor e irá pasando por encima el transductor, para ir analizando la zona. Las imágenes se irán viendo en un monitor. A veces será necesario que el paciente se coloque de lado para que se vean mejor algunos órganos.

 

¿Por qué se realiza?

El médico de cabecera, el médico internista, el urólogo o el ginecólogo pueden hacer una historia clínica y una exploración clínica específica pero, para empezar el estudio del problema que tenga el paciente, la ecografía urológica suele ser la prueba de elección en muchas patologías del Aparato Urinario.

Preparación para la ecografía urológica

No es necesaria ninguna preparación específica. Así, no será requisito estar en ayunas, pero sí que la vejiga esté llena, de manera que deberá beber mucha agua antes de la prueba y no ir a orinar. Hay que beber abundante agua desde, al menos, dos horas antes de la ecografía.

El hecho de que la vejiga esté llena facilita la visualización de las paredes y de los órganos colindantes, como los ovarios, el útero o la próstata, en el caso de los varones.

No se recomienda emplear cremas ni pomadas en la zona antes de la prueba, ya que la prueba de imagen puede verse distorsionada.

¿Qué se siente durante el examen?

El paciente no notará ninguna especie de dolor durante el estudio. Además, es una prueba muy corta que, normalmente, no dura más de 15 minutos. Puede alargarse más en caso de ser una ecografía con ecodoppler en color, 3D, 4D o sonocistografía.

Significado de resultados anormales

La ecografía urológica es muy importante, ya que puede determinar enfermedades y ayudar a controlarlas, tales como:

  • Patologías e infecciones de los riñones, tales como pielonefritis.
  • Tumores y quistes en los riñones.
  • Controlar trasplantes de riñón y detectar posibles rechazos.
  • Cólico nefrítico, que se produce por la existencia de piedras en el riñón o en el uréter. La ecografía permitirá al especialista ver exactamente dónde están los cálculos (si los hay), y si están produciendo complicaciones u obstrucciones, como que la orina no pase del riñón a la vejiga porque un cálculo tapona su paso en el uréter.
  • Hematuria o sangre en la orina, cuya causa y ubicación puede averiguarse con la ecografía.
  • Malformaciones congénitas, tales como la ausencia de algún órgano, duplicidad o malposición.
  • Detectar alteraciones en la vejiga, tales como tumores, o bien hacer un control postoperatorio.
  • Estenosis o estrechez en las arterias renales como consecuencia de hipertensión arterial.
  • Anomalías congénitas.
  • Estudio de reflujo vesico-ureteral, causa de infecciones de orina recurrentes en niños. En este caso un contraste ecográfico o sonocistografía puede estar indicado.
  • Hacer estudios de la próstata, midiendo su volumen y valorando otros problemas, como tumores o infecciones, pero también para la hiperplasia benigna de próstata.
  • Divertículos en la vesícula.
  • Traumatismos.
  • Evaluación de residuo post-miccional.
  • Evaluación de las vesículas seminales.
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..