Disfasia

¿Qué es la disfasia?

La disfasia es un trastorno específico en la adquisición del lenguaje (TEL) consecuencia de un daño cerebral o de condiciones cromosómicas y genéticas peculiares, las cuales se manifiestan en una alteración en la comprensión y expresión del lenguaje. 

En este sentido, la disfasia puede ser de tres tipos diferentes:

  • Disfasia expresiva: tanto dispraxia verbal, caracterizada por un lenguaje poco fluido, o alteración fonológica, la cual se caracteriza por una mala articulación dentro de las palabras u oraciones.
  • Disfasia de recepción o evolutiva: muestra problemática a la hora de entender al propio niño o de este para comprender a los demás.
  • Disfasia combinada: caracterizada por la imposibilidad del niño de interpretar sonidos y la emisión de un lenguaje incoherente, por lo que se conoce también como sordera verbal.

Pronóstico de la disfasia

No se trata de una enfermedad que pueda hacer peligrar la vida del paciente, sin embargo, puede afectar enormemente a la capacidad de expresarse y relacionarse del paciente, en función del grado de afectación que este tenga.

¿Qué síntomas presenta la disfasia?

Los síntomas suelen estar relacionados con el lenguaje. Los más habituales son:

  • Pocas intenciones de comunicarse con los demás.
  • Omisión de elementos gramaticales al formular una frase.
  • Dificultad para los pronombres personales.
  • Poca riqueza de vocabulario.
  • Verbos empleados en infinitivo.
  • Alteración en la comprensión.
  • Utilización de muchos gestos.
  • Dificultad para recordar y repetir frases largas.

 

¿Cuáles son las causas de la disfasia?

Las causas pueden tener asociación con problemas en la adquisición o maduración del lenguaje. No obstante, la causa principal es por daño cerebral, el cual puede ser producido por:

  • Demencia.
  • Traumatismos craneoencefálicos.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Epilepsia.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Alzheimer.
  • Epilepsia.
  • Falta de oxígeno al nacer.
  • Meningitis.
  • Encefalitis.
  • Factores hereditarios.
  • Alteración de los órganos implicados en el lenguaje.

¿Se puede prevenir?

No es posible prevenir la disfasia, ya que en mayor medida proviene de factores genéticos o que están fuera del alcance humano, tales como traumatismos en la cabeza, falta de oxígeno al nacer, herencia genética, etc.

¿En qué consiste el tratamiento de la disfasia?

Existen diferentes estrategias de aprendizaje para el tratamiento de la disfasia. Las más efectivas o más utilizadas por los especialistas son:

  • Ejercicios para distinguir sonidos.
  • Trabajar la memoria auditiva.
  • Ejercicios de aumento del vocabulario.
  • Ejercicios buco-faciales.
  • Ejercicios para organizar el campo semántico.
  • Otras actividades (comprensión verbal, ejercicios morfosintácticos, de estructuración de frases, etc.).

¿Qué especialista la trata?

El especialista encargado de tratar a los pacientes con disfasia es un logopeda o, en su defecto, un especialista en Medicina Física y Rehabilitación.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..