Ascitis

Especialidad de Aparato digestivo

¿Qué es la ascitis?

La ascitis es la acumulación de líquido en el espacio que existe entre el revestimiento del abdomen y los órganos abdominales. Es una patología que puede estar causada por enfermedades distintas e incluso, en algunas ocasiones, puede no producir ningún tipo de sintomatología.

Pronóstico de la enfermedad

La ascitis en su estado inicial no es una enfermedad grave, puesto que en la mayoría de los casos no presenta ningún tipo de sintomatología. Aunque es posible que la patología empeore y esta pueda causar síntomas más graves e incluso desarrollar otras patologías. En todo caso es preciso acudir al especialista si padece alguno de los síntomas para que este pueda llevar a cabo un diagnóstico ajustado y proceder al mejor tratamiento en cada caso.

Síntomas de la ascitis

Los síntomas de la ascitis pueden manifestarse lentamente o aparecer repentinamente dependiendo de cuál sea la causa. En ocasiones, si solo aparece una pequeña cantidad de líquido incluso es posible que no se presente ningún síntoma. A medida que se acumula más líquido es habitual el desarrollo de síntomas como dolor abdominal y distensión, y en casos más aislados incluso dificultad para respirar.

Síntomas de otras patologías como la insuficiencia hepática también pueden estar presentes, al igual que los síntomas de otras patologías que causan la ascitis. En casos en los que la patología es más grave incluso se pueden desarrollar síntomas como la peritonitis, el síndrome hepatorrenal, la pérdida de peso y desnutrición proteica, confusión mental, sangrado en la parte superior o inferior de los intestinos y otras complicaciones que conllevan la cirrosis hepática.

Pruebas médicas para la ascitis

En primer lugar el especialista realizará un examen físico para determinar la magnitud de la hinchazón en el abdomen. Por otra parte, también puede recurrirse a la realización de otras pruebas para evaluar el estado del hígado y los riñones. Entre ellos se encuentran:

  • Evaluar los niveles de electrólitos
  • Pruebas de la función renal
  • Pruebas de la función hepática
  • Exámenes para medir el riesgo de sangrado y los niveles de proteína en la sangre
  • Análisis de orina
  • Ultrasonido abdominal

El especialista también puede considerar oportuno extraer una pequeña cantidad del líquido producido por la ascitis para poder analizarlo.

La ascitis puede estar causada por múltiples patologías

¿Cuáles son las causas de la ascitis?

La ascitis es causada por una alta presión en los vasos sanguíneos del hígado, también conocido como hipertensión portal, y unos bajos  niveles de la proteína llamada albúmina. Aquellas enfermedades que causan un daño hepático grave también pueden conllevar al desarrollo de una ascitis. Entre ellas se encontrarían patologías como una infección prolongada con hepatitis C o B, el consumo excesivo de alcohol durante un largo periodo de tiempo y el hígado graso, enfermedad cada vez más frecuente.

Otros factores de riesgo para contraer ascitis serían algunos tipos de cáncer en el abdomen como el que se sitúa en el apéndice, el de colon, de ovario, útero, páncreas e hígado. Por otra parte, afecciones como los coágulos en las venas del hígado o trombosis de la vena porta, la insuficiencia cardíaca congestiva o la diálisis también pueden causar ascitis.

¿Se puede prevenir?

La prevención de la ascitis pasa por intentar evitar algunos de sus factores de riesgo como el alcohol, disminuir el consumo de sal y reducir la ingesta de líquidos. Al ser una patología que puede estar causada por otras enfermedades es difícil establecer unos hábitos de prevención específicos, aunque intentar seguir un estilo de vida saludable siempre ayudará.

Tratamientos para la ascitis

Para combatir la ascitis el especialista procederá al tratamiento de las patologías que la causan. En primer lugar recomendará un cambio en el estilo de vida evitando el alcohol, disminuyendo el consumo de sal y reduciendo la ingesta de líquidos. También es posible que se recurra a la administración de algunos medicamentos como diuréticos para eliminar el exceso de líquido y antibióticos para las infecciones.

También pueden ayudar a combatir la ascitis otras medidas como las vacunas contra enfermedades como la hepatitis A y B y la neumonía. Por otra parte, se pueden realizar métodos como la introducción de una aguja en el estómago para extraer grandes cantidades de líquido, también conocido como paracentesis y la colocación de una sonda o derivación dentro del hígado para reparar el flujo de sangre hacia este.

Los pacientes que sufren una enfermedad hepática terminal pueden precisar de un trasplante de hígado y, en caso de padecer cirrosis será recomendable evitar el consumo de fármacos antiinflamatorios no esteroideos.

Medicamentos para la ascitis

Es posible que el especialista recurra a la administración de algunos fármacos para tratar las causas de la ascitis como diuréticos para eliminar el exceso de líquido y antibióticos para las infecciones. En todo caso será bajo la prescripción de un profesional médico y según cada caso en particular, puesto que la enfermedad no afecta a cada paciente por igual.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista que realizará el diagnóstico y posterior tratamiento a un paciente con ascitis es el experto en Aparto Digestivo y, en ocasiones, incluso el especialista en Cirugía General.

Vídeos relacionados con Ascitis


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.