Analítica protocolo acné

Los dermatólogos suelen solicitar la realización de una analítica de protocolo de acné a la hora de valorar el acné de un paciente y de planificar un posible tratamiento farmacológico.

¿Qué es la analítica protocolo acné?

Los dermatólogos suelen solicitar la realización de una analítica de protocolo de acné a la hora de valorar el acné de un paciente y de planificar un posible tratamiento farmacológico.


¿En qué consiste?

Normalmente en esta prueba se hace una analítica de sangre, en la que se realiza un hemograma, se mide la glucosa, la creatinina, el GOT, el GPT, el colesterol total, los triglicéridos y la creatina quinasa (CK) en sangre.
 

Una vez realizada la analítica se analiza el informe de resultados del análisis de sangre.
 

Estas pruebas analíticas se suelen realizar antes del tratamiento y al mes de la aplicación del tratamiento se deberá realizar una segunda analítica.

 

Para realizar una analítica de protocolo de acné se hace una analítica de sangre.
 

¿Por qué se realiza?

Con la aplicación de un tratamiento farmacológico para el acné (por ejemplo un tratamiento con isotetrinoína) es posible que se produzca una elevación de transaminasas y de colesterol total y triglicéridos, por lo que es obligatoria la realización de controles analíticos antes y durante el tratamiento.
 

Preparación para la analítica de protocolo acné

No es necesaria ninguna preparación especial pero será el especialista en Dermatología quien explique al paciente qué debe hacer antes del estudio. Puede ser que le indique que vaya en ayunas para realizar el análisis de sangre.
 

¿Qué se siente durante la analítica?

Por norma general el paciente no notará nada durante el examen, ya que solo se extraerá una muestra de sangre para poder realizar el análisis. Significado de resultados anormales Al revisar los resultados de la analítica es posible que algunos niveles aparezcan como altos, afectando sobre todo al hígado:

  • Colesterol: puede darse al inicio del tratamiento con isotetrinoína.
  • Triglicéridos: su elevación puede darse con el tratamiento con isotetrinoína.
  • Transaminasas: su elevación puede darse al inicio del tratamiento con isotetrinoína, pero también si el paciente ingiere alcohol mientras está con el tratamiento. El aumento de las transaminasas puede producir un daño hepático y aunque es reversible, si la subida supera en dos o tres veces el valor normal (5-60 UI/l), habría que suspender el tratamiento de acné.
  • AST o GOT: cuando un análisis de sangre detecta niveles elevados de estas moléculas puede indicar que existe una lesión de las células hepáticas.
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.