¿Necesita ayuda?93 535 12 60

Transferencia embrionaria, el proceso más importante de la Reproducción Asistida

Escrito por el junio 11, 2018 en Días Mundiales | 0 comentarios

En junio se celebra el mes mundial de la fertilidad y desde el Centro CREA de Valencia, explican en el siguiente artículo la transferencia embrionaria. Este es el último paso en el proceso de fecundación in vitro (FIV) y, por tanto, es uno de los más importantes en el proceso de Reproducción Asistida. Consiste en depositar los embriones de forma precisa y cuidada en el interior del útero, facilitando su implantación y el éxito del embarazo.

¿Cómo y cuándo se lleva a cabo la transferencia embrionaria?

De la transferencia embrionaria y la implantación del embrión en el útero depende el éxito final de la FIV. La transferencia es un procedimiento sencillo e indoloro y que no requiere anestesia.

La transferencia de embriones se realiza en una sala de quirófano para trabajar en las condiciones de esterilidad más adecuadas. Desde la fecundación hasta la transferencia deberán transcurrir entre dos y seis días (excepto en la transferencia de embriones congelados) y, previamente, a la mujer se le habrá prescrito un tratamiento con progesterona con el fin de fortalecer y preparar el endometrio para la implantación del embrión.

Respecto al proceso de transferencia embrionaria, primero se realiza una ecografía para valorar la posición del útero y el estado del endometrio. Generalmente se recomienda a la paciente acudir con la vejiga llena, ya que rectifica la posición del útero facilitando la entrada de una fina cánula.

La transferencia de embriones debe ser delicada, evitándose tocar el fondo del útero, pues esto podría provocar contracciones intrauterinas que dificultarían la implantación del embrión.

Por último, las cánulas se retiran con cuidado y se comprueba que el embrión que contenía la más fina ha sido depositado en el útero.

Cuidados después de la transferencia embrionaria

Tras la transferencia, el embrión queda adherido a las paredes del útero por una minúscula gota de cultivo y, en caso de no implantar, se reabsorbe y desaparece (nunca puede desprenderse). Aún así, después de la transferencia de embriones, se recomienda evitar esfuerzos que pudieran producir contracciones uterinas y guardar reposo relativo durante dos semanas. En este tiempo también es imprescindible mantener la administración de progesterona para que el embrión pueda implantar correctamente. A las dos semanas se realiza una prueba de embarazo.

Otros cuidados que conviene tener en cuenta después de la transferencia embrionaria son:

  • Llevar una vida tranquila y relajada evitando ejercicio físico intenso. La paciente puede conducir, pasear e ir a trabajar, siempre y cuando la función que desempeñe no implique esfuerzos o una actividad física intensa y prolongada. Se aconseja estar psicológicamente tranquila.
  • Evitar los baños de inmersión tipo bañera, piscina o playa para estar lejos de posibles infecciones.
  • No mantener relaciones sexuales hasta la prueba de embarazo para evitar contracciones producidas, por ejemplo, por los orgasmos.
  • Llevar una dieta sana y saludable, disminuyendo el consumo de café y alcohol y aumentando el de los alimentos ricos en fibra para evitar el estreñimiento (pan integral, cereales, frutas con fibra, legumbres y verduras).
  • Beber líquidos observando que la micción sea adecuada y que no haya retención de líquidos notable ya que, en los días posteriores a la transferencia de embriones, la mujer puede sentirse un poco hinchada.

Desde la transferencia hasta la prueba de embarazo muchas mujeres no notan absolutamente nada,aunque otras experimentan pequeñas molestias similares a las de la menstruación, debido al tamaño de los ovarios, que durante la estimulación ha aumentado considerablemente.

También es posible que se produzca un pequeño sangrado debido a la implantación embrionaria, a pequeñas descamaciones en el endometrio e incluso al tratamiento con la progesterona. Si el sangrado persiste se recomienda mantener reposo hasta que se estén entre 24 y 48 horas sin manchar y mantener la medicación, ya que no es posible averiguar cómo evoluciona el embrión hasta la prueba de embarazo. Si la hemorragia es abundante y no cesa se debe acudir al médico.

¿Qué ocurre con los embriones no transferidos?

No obstante, en CREA apostamos por la transferencia de un único embrión para evitar los problemas asociados a los embarazos múltiples, tanto para la futura madre como para los bebés.

Compartir

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *