¿Necesita ayuda?93 535 12 60

Síntomas del Parkinson: signos de alerta

Escrito por el mayo 4, 2018 en Por tu salud | 0 comentarios

La enfermedad de Parkinson es un tipo de trastorno del movimiento que se da cuando las neuronas no producen la cantidad necesaria de dopamina. Esta sustancia ayuda al movimiento del cuerpo e interfiere en el estado de ánimo del paciente.

La del Parkinson es una enfermedad progresiva, que empeora poco a poco con el tiempo, aunque existen tratamientos para mejorar sus síntomas. Por lo tanto, es importante identificar la enfermedad cuanto antes, y existen una serie de signos que pueden alertarnos de la enfermedad, por lo que si se nota alguno de ellos, deberemos acudir inmediatamente a un especialista.

El mal del Parkinson es una enfermedad de carácter degenerativo progresivo, que se vuelve peor con el paso del tiempo, aunque en el caso de detectarse con antelación,. se pueden combatir sus síntomas mediante tratamiento, por lo que un diagnóstico precoz se antoja básico para combatirla.

Existen una serie de signos o síntomas que pueden indicarnos que padecemos mal de Parkinson. No obstante, cabe destacar que, por separado, ninguno de estos síntomas deben preocupar al paciente, aunque más de uno pueden indicar el mal de Parkinson, por lo que se deberá acudir al médico lo antes posible, ya que un diagnóstico temprano puede ayudar a mantener una vida más saludable y larga.

 

Signos de indicios de Parkinson

Temblor: los temblores y contracciones en el mentón, dedos, manos y extremidades. El temblor puede ser normal tras un gran esfuerzo, tras hacerse una herida o si se ingiere algún medicamento que provoca temblores.

Cambio en la letra: poco a poco, la escritura del paciente va cambiando, haciéndose cada vez la letra más pequeña y juntándose más las palabras. Por otro lado, cabe destacar que conforme se envejece, los dedos se pueden entumecer, cambiando nuestra escritura- No obstante, sucede a largo plazo, mientras que en la enfermedad del Parkinson sucede de forma repentina.

Pérdida de olfato: se produce una pérdida progresiva de la capacidad de oler. Así, alimentos como los plátanos, la canela o el vinagre dejan de percibirse. La pérdida de olfato se puede perder en momentos de resfriados o gripes, aunque ésta vuelve cuando se recupera la normalidad.

Problemas con el sueño: el paciente o su acompañante nota que se mueve mucho en la cama en momentos de sueño profundo, dando puñetazos, patadas o cayéndose de la cama. Los movimientos durante el sueño profundo son frecuentes en Parkinson. Cabe destacar que todo el mundo tiene mañas noches de vez en cuando en las que somos incapaces de conciliar el sueño.

Dificultades para moverse: existe una sensación de rigidez en brazos y piernas y una postura muy recta al caminar. Enfermedades como la artritis causan enfermedades similares.

Estreñimiento: si es necesario realizar un gran esfuerzo a la hora de defecar, puede ser un síntoma tempranero del Parkinson. La falta de fibra puede ocasionar estreñimiento junto con algunos medicamentos.

Voz baja: la voz baja o la voz ronca frecuentes pueden ser indicadores de Parkinson. Se producen cambios en el volumen de la voz. En casos de resfriados, gripes o afonías la voz sonará distinta a lo habitual, aunque vuelve a la normalidad tras una mejoría.

Falta de expresión facial: el aspecto de enfado, seriedad o depresión cuando no se está de mal humor. La falta de parpadeo y el aspecto de máscara son frecuentes en el Parkinson. Algunos medicamentos pueden causar la falta de expresión, aunque ésta se recupera en el momento en el que se deja el tratamiento.

Mareos y/o desmayos: sensación de mareo cuando se levanta de la silla o de la cama.

Espalda encorvada: se producen cambios de postura en la persona, estando mucho más encorvado al mantenerse en pie.

 

 

 

 

 

Compartir

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *