San Juan: una noche mágica no exenta de riesgos

La Fiesta de San Juan, que se celebra cada año el 23 de junio , es una de las fiestas populares con mayor tradición y arraigo en España. Fuego, magia, supersticiones, petardos, postres, comidas… Son solo algunas de las tradiciones que recorren de punta a punta el país, que varían en función del lugar visitado.

Saltar hogueras es una de las tradiciones con más arraigado en la verbena de San Juan. En la foto, un grupo de personas observa las llamas en la olívica playa de O Vao

Todo se remonta a la celebración del nacimiento de San Juan Bautista, y el origen de la fiesta se asocia con la llegada del solsticio de verano el 21 de junio. No obstante, cabe destacar que la tradición de encender hogueras es anterior al cristianismo, ya que se creía que si se hacía una hoguera coincidiendo con el solsticio, se purificaría y ayudaría al sol.

 

 

Una festividad con muchas variantes

La festividad de la Noche de San Juan tiene múltiples rituales, que varían en función de cada comunidad. Una de las celebraciones habituales es encender una hoguera —en todo el país serán miles—, y cuando la intensidad de las llamas de esta se ha reducido, saltarla. Los petardos y los fuegos artificiales son también habituales, iluminando la conocida como “la noche más corta del año”.

No obstante, la dirección o hasta el número de saltos varía en función de la zona en la que nos encontremos. Por ejemplo, en la Comunidad Valenciana, y con el fin de conseguir buena suerte para el próximo año, se salta siete veces la hoguera, mientras que al otro extremo del país, en Galicia, la tradición dice que la hoguera debe saltarse nueve veces para ahuyentar a las meigas durante al menos un año.

En Cataluña y en la Comunidad Valenciana, al margen de las hogueras es habitual acompañar la verbena de la noche de San Juan con la típica coca, un postre artesanal que puede ser de varias clases, de fruta confitada, de piñones, confitada con mazapán… En Galicia y Andalucía se aprovecha el fuego para asar sardinas, en Castilla-La Mancha es habitual el gazpacho, mientras que en el País Vasco es habitual la sidra y el zurracapote.

Otro de los elementos fundamentales en esta celebración es el agua. Lavarse la cara en el mar a media noche es frecuente en Andalucía, y se cree que esto mantiene al que lo hace joven y guapo, aunque el hechizo se romperá si a lo largo de la noche se mira en el espejo. Darse un baño en el mar durante la noche de San Juan da buena suerte; y saltar nueve olas de espaldas al mar consigue eliminar energías negativas, así como incrementa la capacidad fértil de la mujer… Un ejemplo podría ser la gallega playa de A Lanzada, en la que cuenta la leyenda que aquella mujer que salte nueve olas durante la verbena de la noche de San Juan se quedará embarazada.

Hogueras de San Juan en la coruñesa playa de Riazor

 

 

Las quemaduras, un dolor de cabeza durante la madrugada del 24 de junio

Dice el refranero español que el que con fuego juega se acaba quemando, aunque la sabiduría popular de que el tercer elemento es algo peligroso parece olvidarse durante la noche del 23 de junio, ya que el número de pacientes que acuden a Urgencias por quemaduras aumenta de forma espectacular durante la madrugada del 24.

De hecho, la Unidad de Quemados del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña ha elaborado un estudio que analiza las consecuencias de esta festividad. En la investigación, se muestra un pico anual ligado a la celebración, en el que la mayoría de los pacientes atendidos son varones con edades inferiores a los 30 años, siendo las manos las zonas que más afectadas se ven por las quemaduras. De esta forma, se confirma que los hombres jóvenes son más propensos a realizar actividades de riesgo que otros sectores de la población, y estas actividades suelen vincularse con el consumo de alcohol.

No obstante, las quemaduras no llegan únicamente por saltar hogueras o por pisarlas cuando el fuego todavía no está bien extendido, sino que el uso de petardos es también uno de los factores que llena las consultas en la madrugada del 24 de junio.

 

 

Cuidado de las quemaduras durante la noche de San Juan

Con el fin de evitar lesiones, se recomienda precaución a la hora de interactuar con el fuego a lo largo de toda la verbena de San Juan. No obstante, la estadística dice que a lo largo de esa noche, los atendidos por quemaduras se multiplicarán, por lo que se debe acudir a urgencias con el objetivo de evitar secuelas.

Como tal, una quemadura es una lesión en el tejido debido a la exposición a un agente externo. Existen tres grados distintos de quemaduras:

  • Quemaduras de primer grado: afectan a la capa externa de la piel. La piel se enrojece con grandes molestias.
  • Quemaduras de segundo grado: afectan a la dermis, situada bajo la epidermis. La piel se enrojece y pueden salir ampollas. Son muy dolorosas.
  • Quemaduras de tercer grado: en este caso las capas profundas se ven afectadas. No duelen, ya que los nervios se han quemado y la piel es insensible.

En la misma línea, lesiones habituales durante la noche de San Juan son las quemaduras derivadas de las explosiones de los petardos. En este caso, las explosiones de los petardos suelen afectar a las manos y la cara, aunque se debe tener especial cuidado con las lesiones oculares

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of