¿Necesita ayuda?93 535 12 60

El sexo ayuda a prevenir el cáncer de próstata, las enfermedades cardiacas y a reducir los niveles de estrés

Escrito por el febrero 20, 2019 en Por tu salud, Tendencias | 0 comentarios

  • La mitad de los españoles afirma tener sexo hasta 3 veces por semana y un 10% incluso lo hace a diario
  • El 70% de los españoles confiesa que la finalidad de las relaciones sexuales no es el orgasmo: si no se alcanza no pasa nada
  • Excitación, meseta, orgasmo y resolución, las 4 fases del orgasmo. El momento del clímax lo sentimos en el cuerpo, pero se genera en la mente
  • El sexo no tiene edad ni la intensidad y duración de las sensaciones experimentadas dependen del género. Todo depende de los individuos

 

El 14 de febrero se ha convertido en el día más romántico del año, y en una de las fechas más festejadas en todo el mundo. Pero, casualidad o no, además de ser San Valentín es el Día Europeo de la Salud Sexual. Tener relaciones de calidad y experimentar nuevas sensaciones es algo cada vez más buscado. Pero si además le sumamos los múltiples beneficios que el sexo tiene para el cuerpo y la mente, vemos la importancia de practicarlo con cierta frecuencia. Más de la mitad de los españoles asegura tener sexo hasta 3 veces por semana y un 10% incluso lo hace a diario, frente al 35% restante que lo hace cada más de 15 días, olvidándose incluso de la última vez que tuvo sexo, según los datos del último estudio de Top Doctors.

Diferentes estudios han demostrado que las relaciones sexuales y, sobre todo, experimentar orgasmos, son beneficiosas para la salud. “El sexo ayuda a mejorar el sistema inmune al aumentar el número de anticuerpos y, al mismo tiempo, a prevenir la aparición de enfermedades como el cáncer de próstata o patologías cardiacas. También para la mente tiene importantes ventajas al reducir el estrés, aliviar el dolor o ayudar a conciliar mejor el sueño” afirma el Dr. Aleix Comas sexólogo en el Institut Barcelona de Psicología y Sexología, centro miembro de Top Doctors®, plataforma online para encontrar y contactar con los mejores especialistas médicos de la sanidad privada, auditados y certificados por el proceso de selección de doctores más riguroso del mundo.

 

7 de cada 10 personas considera que llegar al orgasmo no es lo más importante

Durante todo el acto se crea una intimidad y un vínculo especial con el cuerpo y la mente, que puede hacer que incluso llegar al orgasmo sea algo secundario.  De hecho, 7 de cada 10 personas considera que, aunque alcanzar el clímax es la culminación de algo perfecto, si no se llega, no pasa nada, pudiendo disfrutar con todo lo que implica el acto, frente al 30% restante que considera que alcanzar al orgasmo es sin duda el fin último de mantener relaciones sexuales. Además, para los encuestados, a la hora de disfrutar todo vale, y la mitad afirma recurrir a juguetes eróticos para potenciar las sensaciones del sexo, así como a la masturbación, siendo esta última una práctica habitual para el 80% de los españoles.

 

Excitación, meseta, orgasmo y resolución, las 4 fases del orgasmo

Cuando mantenemos relaciones sexuales, y llegamos al orgasmo, se producen ciertas reacciones en el cuerpo que nos hacen pensar que se trata de un tema físico. Sin embargo, es en la mente donde se genera esta respuesta sexual. “La mente decide dónde ponemos nuestra atención y cómo interpretamos lo que vivimos, a la vez que activa los sistemas necesarios para que alcancemos el clímax. Lo vemos en el cuerpo, pero lo originamos en la mente”, afirma el Sr. Comas. Asimismo, el sexólogo identifica 4 fases. “La excitación es la respuesta sexual que se produce durante la primera fase del orgasmo, que genera la lubricación. Tras esta primera etapa, la excitación inicial se incrementa y llegamos a la fase meseta que es la más duradera de todo el acto. Si avanzamos, llegamos a la fase del orgasmo o clímax, en la que se experimenta la máxima actividad física y de sensación de placer, pero solamente dura unos segundos. Por último, la fase de resolución es en la que volvemos a nuestra normalidad física y psíquica”.

 

El sexo no tiene edad, ni existen diferencias de género.

Mucho se ha hablado de las diferencias existentes entre las sensaciones experimentadas durante el acto sexual entre hombres y mujeres. Sin embargo, los expertos aseguran que la duración o intensidad de las sensaciones son individuales y están relacionadas con las habilidades personales, la experiencia, así como de factores físicos y psíquicos relacionales, y nada tienen que ver con el género de la persona. “La intensidad del orgasmo depende del grado de excitación, de la motivación, así como del estado del cuerpo y la mente de los individuos” explica la Dra. Ana Rosa Jurado, sexóloga en el Centro Médico Magna Clinic Marbella, centro miembro de Top Doctors. Aunque la respuesta sexual puede variar con los años, no existe el concepto de edad límite para el sexo, depende de la persona.

Compartir

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *