El Dr. Vicente Jiménez López gana el Premio Santa Apolonia del Consejo General de Odontología y Estomatología de España

Es el reconocimiento profesional por los años de estudio, por escribir cinco libros, por haber dado conferencias en más de 20 países y por haber sido presidente de 4 sociedades científicas

“Muchos compañeros se merecían tanto o más que yo el premio Santa Apolonia que me ha concedido el Consejo General de Odontología y Estomatología de España, pero tuve la suerte de salir elegido” explica el Dr. Vicente Jiménez López.

Desde un punto de vista personal, este premio supone un gran honor para el doctor, porque sin duda, es el más importante que se concede en su profesión.

Para el Dr. Jiménez López este premio es el reconocimiento profesional por parte de todos sus compañeros, por los años dedicados al estudio, por escribir cinco libros traducidos a 6 idiomas, por haber dado conferencias en más de 20 países, así como por haber sido presidente de 4 sociedades científicas, dos de ellas internacionales.

“Yo siempre digo que he sido una persona con mucha suerte, porque la vida me ha tratado muy bien y desde un punto de vista profesional, he tenido la fortuna de que todos mis maestros, de muchas nacionalidades, al final han sido grandes amigos míos”, explica el doctor. Esta relación interpersonal supone una gran ventaja a la hora de aprender y entender las dificultades de nuestra profesión.

Tuvo la suerte de tener un maestro, también Premio Santa Apolonia, el Dr. Jose Luis Lopez Alvarez que, desde el principio le hizo ver la profesión con una vertiente muy simple, pero a la vez con una profundidad científica que hacía fácil el entender lo más difícil de la especialidad, que es lo que conocemos como oclusión. Sin duda, ésta es una de las áreas más importantes, por no decir que la que más, y que acredita a quienes la dominan como unos buenos profesionales, creando la diferencia entre los demás.

En el año 1984 tuvo la gran suerte, junto al Dr. Ramon Martinez Corria, de conocer la implantología directamente de las manos del Profesor Branemark, descubridor de la osteointegración. “Me abrió un campo amplísimo que, combinada con la oclusión, me ha permitido desarrollar diferentes aspectos importantes para saber cómo ajustar los dientes en boca, temática estudiada en muchos de mis libros”, dice el Dr. Vicente Jiménez.

Pero todas las generosidades mostradas por los colegas del doctor le han obligado a devolver mucho a los demás, porque muchísimo ha sido lo que él ha recibido de sus maestros y compañeros y ese Premio Santa Apolonia, que puede resumir una vida científica, de amistad y cariño hacia sus compañeros, amigos y pacientes, supone un poco el haber llegado a conseguir todo a cambio de nada, y le hace sentir querido y respetado en su profesión que, al final, es lo que todos queremos agradecer a la vida.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of