¿Necesita ayuda?93 535 12 60

Día Mundial del Cáncer de Mama: tócate para que no te toque

Escrito por el octubre 19, 2018 en Días Mundiales | 0 comentarios

Hoy 19 de octubre se celebra el Día del Cáncer de Mama. Desde Top Doctors y con ayuda de nuestro especialista, el Dr. Manuel García-Manero, queremos concienciar de la importancia de la detección precoz mediante la autoexploración mamaria. El cáncer de mama es más frecuente en mujeres de entre 40 y 65 años. No obstante, se recomienda realizar autoexploraciones mamarias a partir de los 20 años de edad, ya que el 90% de los tumores son detectados por las propias pacientes, además de que una detección temprana permite tratar y curar el 95% de los casos.

Descripción anatómica de la mama

En la mama encontramos glándulas, conductos, ganglios y tejido graso y muscular. Estos dos últimos dan consistencia y volumen al seno. Además, a través del tejido graso transcurren los conductos linfáticos. También hay lóbulos y conductos excretores de leche que convergen en el pezón.

La mayor parte de los conductos se localiza en el cuadrante superior externo de la mama, cerca de la axila. En esta zona suelen situarse alrededor del 50% de los tumores malignos de la mama.

¿Cuándo realizar el autoexamen mamario?

El autoexamen se tiene que realizar una vez al mes transcurrida una semana desde el inicio de la menstruación. La detección precoz es importante ya que el cáncer atraviesa estadios sin dar síntomas, por eso es importante, aparte de las autoexploraciones, consultar con un especialista en Ginecología. El hombre también puede sufrir de cáncer de mama, aunque en un porcentaje menor.

¿Cómo realizar el autoexamen mamario?

Ante un espejo

Frente al espejo, hay que observar los senos, primero con los brazos colgando libremente, luego con las manos en la cintura, contrayendo el músculo pectoral, y finalmente por encima de la cabeza.

  • Observa los senos y detecta las diferencias entre una u otra mama.
  • Alteraciones en el tamaño, la forma y el contorno de cada seno (bultos, durezas, retracciones del pezón…)
  • Observa la piel para ver si existe ulceración, eczema u otra patología dermatológica.

Acostada

  1. En esta posición, los músculos están relajados, lo que facilita la palpación. Para examinar la mama derecha, es necesario colocar una almohada sobre el hombro derecho y elevar el brazo detrás de la cabeza, al nivel de la nuca. Con los tres dedos centrales de la mano izquierda, realiza movimientos alrededor de la mama, presionando suave pero firme con las yemas de los dedos. Efectúa movimientos circulares, desde la periferia hasta el pezón, en el sentido de las agujas del reloj.
  2. A continuación, realiza movimientos verticales, para esto, desplaza la mano de arriba para abajo cubriendo toda la mama. Después, realiza movimientos desplazando la mano desde el pezón a la periferia de la mama, cubriendo todo el seno.
  3. En la misma posición, deber palpar la axila correspondiente a la mama que se está explorando para descartar la aparición de bultos. Para eso, desplaza la mano a lo largo de la axila realizando movimientos circulares en cada posición. La presión que se ejerce con los dedos debe ser levemente superior que en el caso anterior.
  4. A continuación, deber realizar la palpación de la areola y el pezón. Para esto, presiona el pezón entre los dedos pulgar e índice y observa si al presionar hay algún tipo de secreción.

Anomalías o alteraciones

Ante la presencia de nódulos, secreción que provenga del pezón o alguna alteración en la piel de la mama o en el pezón, puede significar una alteración benigna, aunque es conveniente acudir al especialista en Ginecología para estudiar los nódulos y decidir qué acciones tomar.

Compartir

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *