¿Necesita ayuda?93 535 12 60

Día Mundial de la Visión: ¿podemos protegir nuestra salud visual?

Escrito por el octubre 11, 2018 en Días Mundiales | 0 comentarios

Hoy es el Día Mundial de la Visión, un día anual para concienciar a la población de la importancia de prevenir la ceguera y la discapacidad ocular. Este día se celebra el segundo jueves del mes de octubre.

En esta ocasión, el Director Médico de Vissum, el Dr. Prof. José María Ruiz Moreno, explica los principales problemas de visión y nos da una serie de consejos a seguir. También explica el impacto que tienen las pantallas, de los ordenadores o dispositivos móviles, frente a los que la población pasa diversas horas diarias.

¿Cuáles son los principales problemas de visión? ¿Y sus causas?

En nuestro país la “ceguera legal” se define como la pérdida de visión en ambos ojos por debajo del 10%. Es decir, refleja una situación en la cual el enfermo no puede realizar, o tiene una importante dificultad para realizar sus actividades de la vida cotidiana como marcar un número de teléfono, cruzar una calle, ver un semáforo, etc. Nos encontramos frente a una persona que no puede desenvolverse solo y necesita la ayuda de alguien para hacer su vida diaria. Las cuatro causas principales de ceguera legal son el glaucoma y tres de origen retiniano:

  • La Degeneración Macular Asociada a la Edad
  • La Retinopatía Diabética
  • La Miopía Magna

A nivel mundial hay otras causas de ceguera en países subdesarrollados como la catarata, pero es una causa solucionable con cirugía.

¿Qué efectos puede producir las pantallas a nuestra visión?

Las pantallas de los ordenadores y de otros dispositivos como teléfonos móviles, no afectan de manera directa a nuestra visión. Sin embargo, nos inducen a realizar un mayor esfuerzo visual y por eso pueden provocar fatiga visual ya que nos obligan a una mayor atención. Estos dispositivos también pueden ocasionar una disminución en la frecuencia del parpadeo con lo que tienden a provocar una mayor sensación de “sequedad y de cuerpo extraño” (como arenilla en los ojos). Por ello es importante que trabajemos con estos dispositivos a la distancia adecuada, con una postura e iluminación correcta para evitar o minimizar estos efectos secundarios. El uso de lágrimas artificiales sin conservantes ayudará a aliviar las molestias del “ojo seco”.

¿Qué consejos podemos seguir para proteger nuestra salud visual?

Nuestra salud visual deberemos basarla en el control adecuado, la alimentación y la medicación correcta. Aquellas poblaciones de riesgo de enfermedades oculares como las que hemos mencionado deberán acudir a su oftalmólogo para que los revise y, según los hallazgos, decida la periodicidad de las revisiones y si precisan o no de algún tipo de tratamiento. No debemos auto-medicarnos con colirios, especialmente antibióticos y corticoides. Los colirios deben ser prescritos por un Oftalmólogo o por un Médico de Familia y siempre estar bajo su control y supervisión. La alimentación debe ser lo más “sana” posible. Debe ser rica a una determinada edad en antioxidantes y otros complementos, teniendo en España un excelente ejemplo en la dieta mediterránea.

¿Qué relación existe entre la dieta y la visión? 

Tenemos dos aspectos diferentes. Por una parte una alimentación deficitaria en vitamina A podrá provocar importantes problemas de visión, como la “ceguera nocturna” ya que es necesaria para el correcto funcionamiento de los fotorreceptores. Además, una dieta rica en antioxidantes y otros suplementos alimenticios es deseable en la población de edad mayor de los 50 años, para mejorar el funcionamiento de estas células y en cierto modo ejercer un efecto protector sobre algunas enfermedades de la retina.

¿Qué es la Degeneración Macular Asociada a la Edad? ¿Es habitual?

La Degeneración Macular Asociada a la Edad es una enfermedad que, como su nombre indica, es un proceso degenerativo que afecta a los fotorreceptores, es decir, a las células sensibles de la retina encargadas de captar los impulsos luminosos y por lo tanto las imágenes que nos llegan del exterior. Hay dos formas de la enfermedad, la forma seca o atrófica que no tiene tratamiento a día de hoy, y la forma húmeda o exudativa que se trata con inyecciones intraoculares de fármacos específicos que consiguen mantener o, en algunos casos, mejorar la visión. Obliga a un control y tratamiento muy estricto. Los tres síntomas principales de la enfermedad son la deformación de las imágenes, la disminución de la agudeza visual y la aparición de una mancha negra (escotoma) más o menos densa y más o menos opaca en el centro del campo visual. Respecto a cifras, en el Informe sobre la Ceguera en España de la Fundación RetinaPlus+, se afirma que “la prevalencia de DMAE en España es aproximadamente del 1,5% de la población actual, lo que representa que alrededor de 707.857 personas padecen DMAE en cualquiera de sus formas y estadios.

¿Cómo podemos prevenir la pérdida de visión? ¿Se puede prevenir?

No se puede evitar la pérdida de visión por DMAE; los dos factores principales de la enfermedad son la edad y la carga genética y sobre ellos no podemos actuar, por el contrario sobre el tercer factor de riesgo que es el tabaquismo, podemos y debemos aconsejar a los pacientes que la padecen o que tienen riesgo de padecerla, que abandonen el hábito. En fumadores la enfermedad es más agresiva y responde peor al tratamiento. Por otra parte una dieta sana como hemos comentado, ayudará en la evolución del proceso. Además los familiares directos de personas que padecen la enfermedad deben revisarse el fondo de ojo a los 50 años y a partir de ahí su Oftalmólogo le aconsejará ya que existe un factor de predisposición genética que se transmite hereditariamente. De cualquier manera sería aconsejable que toda la población se hiciese un fondo de ojo entre los 50 y los 55 años.

Compartir

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *