¿Necesita ayuda?93 535 12 60

Día Mundial de la Parálisis Cerebral: la importancia de la sexualidad y la afectividad

Escrito por el octubre 4, 2018 en Días Mundiales, Top Doctors | 0 comentarios

 

“La fragilidad de las personas paralíticas cerebrales las sitúa en un situación de riesgo frente a los abusos sexuales y por ello es importante hacerlas conscientes de ello para prevenir problemas a futuro”

 

Con motivo del Día mundial de la Parálisis Cerebral desde diferentes instituciones se pone el foco sobre la sexualidad y la afectividad de las personas con parálisis cerebral, sobre el derecho a la intimidad de las personas con discapacidad.

El Dr. Manuel Antonio Fernández Fernández, Neuropediatra, nos explica con claridad qué implica que una persona padezca una parálisis cerebral y por qué es tan importante su educación en materia sexual y afectiva.


Para comenzar y dejar claro un concepto fundamental, ¿qué se entiende por parálisis cerebral?

Puede que cuando escuchamos el término parálisis cerebral estemos acostumbrados a pensar en un niño en silla de ruedas que no puede hablar y apenas puede moverse. Más allá de eso, es probable que no tengas muy claro qué es la parálisis cerebral o incluso puedas pensar que alguien con parálisis cerebral tiene problemas mentales, pero no es así.
La parálisis cerebral es una enfermedad neurológica de origen variado en la que se producen lesiones cerebrales que alteran la capacidad del organismo para regular la postura y la fuerza de los músculos.

A partir de esta básica definición de parálisis cerebral, podemos encontrar otras variantes más o menos detalladas, pero la clave del cuadro está en la localización y características de las lesiones cerebrales causantes de los síntomas principales de la misma.

En la actualidad, la causa más frecuente de parálisis cerebral infantil es la encefalopatía hipóxico-isquémica neonatal. Esto quiere decir, que la mayoría de las parálisis cerebrales se deben a problemas relacionados con el embarazo o el parto.

Centrándonos en la hipoxia neonatal, el origen principal de la parálisis cerebral está en una falta de flujo sanguíneo al cerebro. Esto hace que no se consiga la cantidad de oxígeno necesario para mantener activos los procesos metabólicos mínimos necesarios en las neuronas. Primero empiezan a aparecer mecanismos de compensación, pero una vez superado su límite, el resultado no tiene vuelta a atrás. Por tanto, empieza a producirse lesiones irrecuperables debido a la muerte de las células responsables del funcionamiento de nuestro organismo.

 

¿Se puede decir que la parálisis cerebral supone una afectación del nivel cognitivo?

No es así. En la parálisis cerebral se produce una alteración principalmente motora con consecuencias en el equilibrio, la coordinación y los movimientos. También pueden aparecer alteraciones del lenguaje y de otras áreas, pero no tiene porqué haber alteraciones a nivel cognitivo.
De forma general podemos decir que en la parálisis cerebral se producen daños en la sustancia blanca, como hemos dicho antes, no en la sustancia gris. La sustancia gris es la zona del cerebro donde se localizan los cuerpos de las neuronas y para simplificar, podemos decir que en ellas es donde se concentran las capacidades cognitivas.
Es probable que pensemos al ver alguien paralítico cerebral que como no pueden controlar su cuerpo o sostener la cabeza, tienen algún problema mental. Especialmente si nos encontramos a alguien que babea y no pude hablar, nos pueden surgir dudas al respecto.
A pesar de ello, una persona con parálisis cerebral no tiene por qué tener alterada su inteligencia. Aunque esto tampoco significa, que todas las personas paralíticas cerebrales tengan un nivel intelectual normal. Hay casos en los que las secuelas afectan tanto a sustancia blanca como a sustancia negra y esto provoca lesiones en zonas amplias del cerebro que acaban alterando tanto las capacidades motoras como las intelectuales.

 

Desde la Confederación ASPACE han diseñado una campaña de sensibilización con motivo del Día Mundial de la Parálisis Cerebral 2018, en la que se incluye un Videoclip con el tema “No mires a otro lado”, en la sexualidad y la afectividad de personas con parálisis cerebral, no mires a otro lado #MiraDeFrente. Dr. Fernández, ¿por qué cree usted que es importante una educación sexual y afectiva a personas con una discapacidad como la parálisis cerebral?

Es importante recalcar lo descrito anteriormente. Las personas con PCI tienen problemas motores y de movimiento peor no tienen porque tener alteradas sus capacidades cognitivas o mentales. A pesar de ellos, la situación personal tan limitada, puede provocar problemas emocionales que les dificulte su actividad social. Esto es especialmente evidente en los casos en los que se asocian alteraciones del lenguaje o de cualquier otra habilidad necesaria para una adecuada comunicación como pueden ser la vista y el oído.
Las personas con parálisis cerebral tienen necesidades muy parecidas a cualquier otra persona en los aspectos relativos a la afectividad y la sexualidad. Además, los problemas físicos de movilidad pueden afectar a su capacidad de desarrollar una vida sexual plena e incluso puede limitar su relaciones íntimas.
A nivel emocional, es frecuente la aparición de problemas de ánimo y autoestima que dificultan aún más sus relaciones sociales y la integración con sus iguales.
Dada la dependencia que en muchos casos tienen, la existencia de asesoramiento en los temas relacionados con la educación sexual y la afectividad se hacen imprescindibles.

Mirando la situación desde otro punto de vista, la fragilidad de las personas paralíticas cerebrales las sitúa en un situación de riesgo frente a los abusos sexuales y por ello es importante hacerlas conscientes de ello para prevenir problemas a futuro.

 

Compartir

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *