Yoga y Salud en tiempos de COVID-19

Escrito por: Dra. Amelia Carro Hevia
Publicado:
Editado por: Nicole Márquez

Estos meses que hemos vivido nos pueden servir de reflexión, en el sentido de «reflejar» lo que llevamos dentro. Reflexiona sobre la expresión «estar confinado», y valora utilizar «estar retirado». Un retiro que invita a pensar, revisar nuestra lista de valores y ver con claridad el modo en que caminábamos por nuestra vida, hacia dónde la enfocábamos (o desenfocábamos). Muchas personas habrán observado con gusto que gozaban de un buen enfoque; pero también habrá quienes se hayan removido, se hayan observado desde la distancia y hayan visto ciertas sombras y parcelas a mejorar.

 

¿Qué podemos aprender del confinamiento?

Con la vuelta a lo cotidiano, es fácil volver a caer en la tentación de las prisas del día a día, y que lo urgente se vuelva a anteponer a lo importante. Tanta fase, escalada, desescalada, amenaza con «desfasarnos». Para que estas semanas de confinamiento no hayan sido en vano, es necesario que recojamos todo lo que hemos aprendido.

 

 

Quienes, por ejemplo, no han podido seguir sus revisiones de salud por un sistema colapsado, habrán aprendido a desempeñar un papel activo y no dependiente en su proceso de salud o enfermedad (empoderamiento). Otros, habrán vigilado con temor la presencia de síntomas que no sabían de dónde procedían; ¿los emitía su cuerpo? ¿los interpretaba mal su mente? Esa desconexión es habitual en ese mundo de la instantaneidad, placer y superficialidad.

 

El yoga ayuda a armonizar la incertidumbre y poner orden dentro del caos.

 


También habrá quienes se hayan dado cuenta de que no estaban del todo satisfechos con el plano laboral. Muchos años trabajando en algo que no les estimula, solo por el temor a lanzar su propio proyecto y arriesgar. Eso también es «desfase», «desconexión», falta de armonía. En definitiva, una especie de traición hacia uno mismo impulsada por el ego. Necesitamos hacer ciertos cambios; no basta solo con hacer una lista mental de todo, apuntarlo, escribirlo u orden en un papel… el paso firme viene transformándolo en acción.

 


Han sido meses para que repensemos nuestra manera de ser y estar, de mostrarnos y de caminar por el mundo. Podemos tomarlo como una oportunidad, un punto de inflexión completamente gratuito y regalado, una bendición para que, por fin, podamos empezar a vivir más conscientes. En todo caso, lo importante, dadas las circunstancias, es mantenerse con el ánimo arriba, enfocarse en la posibilidad y en la esperanza, posicionarse decididamente en el camino del coraje, la valentía y el amor. Porque es muy fácil ahora dejarse atrapar por el miedo, la incertidumbre o la ansiedad infundidas por lo que no sabemos siquiera si vendrá.

 

 

El Yoga, una oportunidad frente a la incertidumbre

Las técnicas del yoga brindan una excelente oportunidad para armonizar esta incertidumbre y poner orden dentro del caos. Está la respiración consciente (pranayama), posturas corporales (asanas), relajación guiada, meditación (concentración de la mente) y otras muchas. No van a solucionar tu economía, no van a curarte de la COVID-19, ni van a hacerte recuperar clientes en tu trabajo.

 

 

Pero sí que permitirán que esas situaciones no frenen tu camino, puedas convivir con ellas y experimentar un cambio hacia una sensación de bienestar. En definitiva, eso significa equilibrio Vivir sin dolor físico, pero también emocional y mental. Afianzar la capacidad que cada uno tiene de conseguir las herramientas para estar en paz. Que no dependa de un jefe, pareja o virus.

 

 

Permite que solo dependa de ti.

Por Dra. Amelia Carro Hevia
Cardiología

Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Oviedo, la Dra. Amelia Carro es una reputada especialista en Cardiología con más de una década de experiencia médica. Licenciada en Medicina por la Universidad de Oviedo y Especialista en Cardiología vía MIR (Hospital Universitario Central de Asturias). En el año 2008 obtuvo el Diploma de Estudios Avanzados, Anatomía y Embriología Humanas por la Universidad de Salamanca. Posteriormente obtuvo el Título de Doctora en Medicina por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Coordinadora nacional del Grupo de Trabajo de Cardiología del Deporte, es miembro activo de las Sociedad Española de Cardiología. Desde 2013 dirige el Instituto Corvilud, labor que compagina con la instrucción de yoga  en la Escuela de Profesores Sanatana Dharma; también es terapeuta de Reiki por la Federación Española de Reiki

La Dra. Amelia Carro atiende pacientes por telemedicina y realiza visitas domiciliarias para lo siguiente: 

  • Educación y tecnologías en salud
  • Prehabilitación cardiaca
  • Cardiología deportiva
  • Atención cardiológica domiciliaria (consultar disponibilidad)

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..