Vuelta a la rutina: cómo retomar el trabajo presencial tras la pandemia

Escrito por: Miguel Ángel Aguirre Sánchez
Publicado:
Editado por: Patricia Pujante Crespo

Al tratarse de una situación excepcional a la que no estamos acostumbrados, la vuelta a la “rutina” puede ser percibida de manera diferente por cada persona. Tal vez esta nueva “rutina” no sea a la que estamos acostumbrados.

 

Para algunas personas volver a su puesto de trabajo después de un ERTE supone probablemente un alivio. Puede suceder lo mismo con aquellas personas que han estado teletrabajando y que no disponían de un entorno cómodo y adaptado.

 

No obstante, la vuelta al trabajo “físicamente”, después de tanto tiempo teletrabajando, como cualquier cambio en nuestra vida, también puede producir ansiedad o incluso temor. Básicamente se trata de miedo a lo desconocido o a la incertidumbre. ¿Estaré en un entorno seguro? ¿Mis desplazamientos suponen un peligro para mí o para mi familia por la posibilidad de contagiarme?  ¿Qué nuevos protocolos deberé seguir en la empresa? ¿Cómo cambiará mi puesto de trabajo?

Chico delante del ordenador con cara de agotamiento - estres y ansiedad teletrabajo y covid - by Top Doctors
Después de teletrabajar durante meses, la vuelta al trabajo presencial
puede producir ansiedad y estrés

 

¿Qué puede facilitar la adaptación al trabajo presencial?

Por parte de la empresa, por ejemplo, proporcionar un entorno seguro (distancias, ventilación, uso de mascarillas, higiene…), protocolos bien definidos de trabajo, flexibilidad horaria (por ejemplo, alternar días de presencia física con teletrabajo según las necesidades del trabajador, etc.). El objetivo es reducir los niveles de ansiedad anticipatoria por tener que acudir a un lugar de trabajo poco seguro que pueda poner en riesgo nuestra salud y la de nuestro entorno. Puede ser también recomendable la vuelta al trabajo de manera progresiva para facilitar un cierto tiempo de adaptación para el trabajador.

 

Por parte del trabajador, es recomendable emplear las medidas de higiene y seguridad que ya conocemos, como el uso adecuado de mascarillas e higiene.

 

Es importante no anticiparse. El pensamiento anticipatorio suele ser muy peligroso si solo se anticipan cosas negativas. Casi siempre lo que anticipamos suele ser peor que lo que finalmente sucede. Ver la parte positiva de la vuelta al trabajo como algo motivador.

 

No hay que presionarse innecesariamente al principio. Toda persona necesita un tiempo de adaptación. Probablemente el resto de compañeros están igual. Seguro que pueden hacerse cosas para hacer más agradable el trabajo de los compañeros. Si es necesario, pueden compartirse las preocupaciones propias con los demás. De esta manera verás que no estás solo y que tu caso no es único.

 

Hay que tener en cuenta que cada día que pasa es un día menos que nos queda para alcanzar una cierta normalidad. Esta situación no es eterna aunque a veces pueda parecerlo.

 

¿En qué puede derivar psicológicamente volver al trabajo?

Tendríamos dos posibles opciones. La primera es positiva, y serían las consecuencias beneficiosas de volver al trabajo. Para muchas personas esto será interesante y motivador. Por ejemplo, las personas que vuelven de un ERTE ven la posibilidad, por fin, de recuperar su puesto de trabajo, relacionarse de nuevo con sus compañeros, sentirse útiles y competentes, ocupar el tiempo de manera productiva y salir de la rutina del pensamiento COVID. También puede serlo para las personas que estaban agotadas por el teletrabajo.

 

En el extremo opuesto encontramos a las personas que perciben la vuelta al trabajo como algo negativo y una amenaza. En este caso supone una realidad estresante que conlleva una respuesta de miedo y, en consecuencia, mayor ansiedad. Pueden sufrir síntomas como dificultad para respirar, palpitaciones, problemas de concentración, trastornos estomacales, etc.

 

Así, podemos enfrentarnos a una situación estresante:

  • Si se considera un desafío puede ser motivador, si la persona percibe que dispone de los recursos personales necesarios para enfrentarlo. En ese caso movilizará todos sus recursos y generará sentimientos de eficacia y confianza.
  • Si se considera una amenaza la persona entiende que no dispone de herramientas para enfrentar la situación o el problema. Esto provocará sentimientos negativos de indefensión y, por lo tanto, de ansiedad.

 

¿Cómo ayudará la Psicología al paciente?

Dependerá de cada caso en particular y de cómo afecta la vuelta al trabajo a la persona. No obstante, en muchos casos la terapia psicológica se centra en la psicoeducación sobre el control del estrés, así como de la sintomatología propia que produce la ansiedad. Se trata que la persona conozca las consecuencias del estrés y la necesidad de aprender a regularlo. Por ejemplo, aprendiendo a manejar nuestro diálogo interior y los pensamientos anticipatorios desde una perspectiva más racional que emocional.

 

El paciente debería plantearse:

  • ¿Esta situación supone una amenaza para mí? 
  • ¿Hasta qué punto me perjudica?
  • ¿Cómo puedo afrontarla de manera objetiva?
  • ¿Con qué recursos cuento?
  • ¿Cuál es la parte positiva de todo esto?
  • ¿En qué me puede beneficiar?

 

También es importante saber destinar un tiempo cada día al ocio y al ejercicio físico, además de una buena alimentación, ya que todo esto contribuye a generar endorfinas, dopamina y serotonina, que nos proporcionan una cierta sensación de bienestar mental.

 

Si aún así la vuelta al trabajo causa un malestar emocional difícil de gestionar, siempre se puede pedir ayuda a un/a profesional. Existen terapias muy eficaces y efectivas para afrontarlo y no requieren de un número excesivo de sesiones.

Por Miguel Ángel Aguirre Sánchez
Psicología

El Sr. Aguirre Sánchez es un gran especialista en Psicología. Cuenta con una extensa formación en distintos ámbitos de la profesión y está acreditado como Psicólogo General Sanitario. En concreto, es experto en trastornos de ansiedad, trastornos de estrés, ansiedad generalizada, dependencia emocional, terapia de pareja, autoestima y desarrollo personal y terapia cognitivo-conductual, además de psicología de las organizaciones. También está especializado en Neuropsicología, Sexología y Psicología de empresa.

A lo largo de su trayectoria profesional, ha combinado su labor asistencial con la docencia. Profesor colaborador en Institut Quimic Sarrià (IQS). Además, ha impartido cursos y talleres de la especialidad en empresas y escuelas de negocios. También ha publicado diferentes libros sobre psicología, empresa y autoayuda. En la actualidad, ejerce como psicólogo en su consulta Gabinet Psicològic Aguirre. Cursando Doctorado en Psicología de la Salud (Universitat de Girona).

Acreditación europea Europsy en Psicología del trabajo. Acreditado como experto en psicología del trabajo y organizaciones (Colegio Psicólogos Catalunya). Acreditación europea Europsy Psicología.

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..