Trastornos del aprendizaje en el TDAH

Escrito por: Dra. María Eugenia Russi Delfraro
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

Los niños con TDAH frecuentemente presentan dificultades en el aprendizaje, bien sea por las características inherentes al propio TDAH (inatención, escaso control de impulsos, falta de organización y motivación); o como consecuencia directa de determinados trastornos del aprendizaje que pueden afectar específicamente a las áreas de la lectura, la ortografía, la expresión escrita, las matemáticas o el lenguaje.

 

De hecho, se calcula que la incidencia de estos trastornos en población TDAH oscila entre el 35-50% de los casos. Esto quiere decir que cerca de la mitad de los alumnos con TDAH también presentarán algunos de estos problemas, por lo que resulta de fundamental importancia que los profesionales de la educación y la sanidad puedan detectarlos a tiempo; ya que el riesgo de abandono de los estudios y la repercusión emocional en estos casos suele ser alta.  

 

¿Cómo afecta el propio TDAH al aprendizaje?

Imaginemos por un momento que fuéramos incapaces de “filtrar” toda la información y los estímulos que nos llegan de nuestro alrededor y que, además, tuviésemos serias dificultades a la hora de mantener nuestro foco de atención y de establecer prioridades, de planificar y organizar bien el tiempo, o de aprender de la experiencia y anticipar las consecuencias de nuestros actos. Esto es precisamente lo que les ocurre a las personas con TDAH; que los árboles no les dejan ver el bosque.

 

La mitad de los alumnos con TDAH también
presentarán dificultades en el aprendizaje

 

Sus mentes caóticas, volátiles e incansables no les dejan centrarse en las tareas y ver con claridad sus metas para ir a por ellas, por lo que pierden fácilmente la motivación necesaria para mantener el rumbo y alcanzar sus objetivos.

 

Y cuando les llega la información, se pierden en detalles irrelevantes y no captan ni retienen la idea principal (porque son incapaces de seleccionar las cosas importantes a las que deben atender). O en los exámenes distribuyen mal el tiempo y se van por la tangente sin responder a lo que verdaderamente se les pregunta. Cometen fallos tontos, porque no se fijan en los detalles y entregan los trabajos a toda prisa sin haberlos revisado previamente. Y al ser incapaces de mantener la atención en una tarea que carece de interés para ellos, difícilmente pueden aprender, integrar y almacenar los conceptos trabajados en clase. Esta falta de “control de calidad”, sumada a la “incapacidad de mantenerse en el esfuerzo” y a una “selección inadecuada de la información relevante”, hace que los chicos con TDAH rindan en los estudios por debajo de sus posibilidades.

 

¿Qué es el control ejecutivo del que tanto se habla en el TDAH?

El pararnos a pensar y reflexionar sobre las consecuencias de nuestros actos es una función propia del ser humano, que podemos llevar a cabo gracias a la función de control ejecutivo que reside en los lóbulos frontales de nuestro cerebro.

 

El “pararnos a pensar” antes de actuar nos permite “retener” una determinada información en nuestro cerebro con la finalidad de reflexionar, estudiar las posibilidades y compararlas con nuestras experiencias pasadas; para así planificar una “acción de futuro”. Es decir, somos capaces de hacer conjeturas sobre lo que ocurrirá a continuación porque hemos pensado en nuestras acciones pasadas y construido con ellas una suposición de futuro. De esta forma, el ser humano es capaz de usar su “sentido del pasado” para construir un sentido del futuro”. Y esto es posible gracias al lóbulo frontal y a sus conexiones con el resto del cerebro, convirtiéndose así en el director de orquesta encargado de que nuestro aprendizaje y conducta funcionen en armonía. 

 

Los niños con TDAH tienen importantes dificultades en esta área, les cuesta retener la información en su mente para así poder reflexionar sobre ella (es la llamada memoria de trabajo). Y tienen dificultades a la hora de establecer un orden de prioridades, de planificar, de rectificar a tiempo cuando algo no les está saliendo bien, de anticipar lo que sucederá a continuación y de aprender de la experiencia. Esto trae aparejada una serie de consecuencias no solo académicas sino también conductuales y emocionales puesto que no siempre “sintonizan socialmente” con los chicos de su edad, y comienzan a juzgar su propia valía a partir de las reacciones de quienes les rodean; entrando en una espiral de impotencia, sensación de fracaso y baja autoestima. 

 

¿Cuáles son los principales trastornos específicos del aprendizaje que pueden acompañar al TDAH?

Entre los trastornos específicos del aprendizaje que pueden asociarse al TDAH, la dislexia (o trastorno del aprendizaje de la lectoescritura), es el que con mayor frecuencia lo hace. Sin embargo, también pueden presentarse otros, como la discalculia (o trastorno del aprendizaje de las matemáticas), los trastornos del desarrollo del lenguaje (TDL), o el trastorno del aprendizaje no verbal (TANV), entre otros.  

 

¿Qué sucede con los aprendizajes cuando el niño tiene dislexia y TDAH?

La dislexia es un trastorno en el cual niños y niñas con un nivel de inteligencia, motivación y escolarización normales, les cuesta aprender a leer de forma fluida como el resto de los chicos de su edad.

 

El primer paso para aprender a leer pasa por ser capaces de decodificar las palabras en los elementos que las componen. Primero se aprenden las letras del abecedario y a continuación la asociación entre el sonido y cada una de las grafías que lo componen (correspondencia grafema-fonema).

 

De esta manera, el niño aprende a fragmentar las palabras en los sonidos individuales que las componen, a combinar dos sonidos (uno consonántico y otro vocálico, o dos sonidos consonánticos entre sí), y a reconocer que determinadas grafías pueden sonar de forma diferente en función de con qué otras se combinen (como las letras compuestas ch, ll y rr). Y esta capacidad para captar que las palabras están compuestas por unidades más pequeñas o fonemas se denomina “conciencia fonológica”, y es imprescindible que se automatice y afiance en la etapa inicial del aprendizaje de la lectura.

 

Sin embargo, la fluidez lectora se consigue gracias a que nuestro cerebro aprende a identificar la palabra por su representación gráfica global, cuando se trata de una palabra leída en varias ocasiones (sin necesidad del análisis detallado letra a letra). Es la llamada “ruta léxica” y para llegar a ella (en torno a los 8 años de vida), es imprescindible haber desarrollado y automatizado correctamente la “ruta fonológica”.

 

Esta es la razón por la cual el niño disléxico lee de una forma costosa, lenta, entrecortada, con pausas, errores y rectificaciones que alteran su velocidad y mecánica lectora. Porque tiene dificultades bien a la hora de llevar a cabo la fragmentación fonémica de las palabras (dividir las palabras en los sonidos que las componen), o bien a la hora de reconocer la representación gráfica de las mismas.   

 

Ahora bien, cuando a la dislexia se le suma el TDAH, la escasa memoria de trabajo del niño hace que al llegar al final del párrafo se haya olvidado del significado de las primeras palabras que leyó (no retiene la información y por tanto le es difícil comprender lo que lee); y su escasa automonitorización además puede llevarle a no comprobar si una palabra encaja o no en una frase determinada. Imaginaos ahora por un segundo si a estas dificultades propias del TDAH le sumamos las de la dislexia ya analizadas. Lo que sucederá es que el niño tendrá que invertir tal cantidad de tiempo, esfuerzo y energía en las tareas de decodificación, descifrado, identificación de las palabras individuales y comprensión del texto, que no podrá mantener el nivel de esfuerzo y acabará perdiendo el interés.

 

¿Qué sucede cuando el niño tiene discalculia y TDAH?

Si bien los problemas del cálculo mental son bastante universales en los niños con TDAH, muchos de ellos además pueden presentar dificultades específicas en el área de matemáticas. Es lo que se conoce con el nombre de discalculia.

 

Los niños con este tipo de problemas tienen dificultades importantes a la hora de clasificar los tamaños relativos, de entender el concepto de número y el proceso subyacente a las operaciones matemáticas. Es decir, son niños que tienen marcadas dificultades en realizar procedimientos de cálculo y en crear estrategias para resolver los problemas matemáticos.

 

Ahora bien, para dominar las matemáticas es condición indispensable saber organizarse y tener una buena memoria de trabajo. Es decir, el niño tendrá que ser capaz de retener la información indispensable para resolver el problema, mantener el foco de atención durante todo el proceso, detectar y corregir los errores para finalmente resolver con éxito el ejercicio que se le presenta. Por tanto, cuando al TDAH se le suma una discalculia, además de todas estas dificultades, existirán las propias de entender el tamaño relativo de las figuras, aprenderse las tablas de multiplicar, recordar las secuencias de dígitos, comprender el significado de los signos matemáticos, dominar las fracciones y entender los conceptos de las matemáticas avanzadas. Con todo esto no es de extrañar que las matemáticas sean un hueso duro de roer para estos chicos.  

 

¿Qué sucede cuando el niño además del TDAH tiene problemas con el lenguaje oral?

Muchos niños con TDAH tienen una forma particular de expresarse. Su discurso puede carecer de una línea argumental clara y suelen irse por las ramas, por lo que les cuesta dar una idea de conjunto. Contestan sin haber escuchado la pregunta, interrumpen, no saben interpretar correctamente las señales sociales, se inmiscuyen en las conversaciones ajenas y son muy desorganizados con sus pensamientos e ideas.

 

Sin embargo, en ocasiones además de las dificultades arriba mencionadas, los niños con TDAH pueden asociar un trastorno específico del desarrollo del lenguaje (TDL), o también conocido como “disfasia”. Se trata de una serie de alteraciones en el desarrollo del lenguaje, que persisten en el tiempo y le impiden al niño adquirir un lenguaje normal, y cuya causa reside en un mal funcionamiento de las áreas cerebrales implicadas en las funciones lingüísticas.  

 

Su expresión puede ser muy limitada y poco fluida, existiendo una marcada afectación de la articulación de los sonidos y un habla poco inteligible. Se trata de niños que entienden el lenguaje, saben lo que quieren decir y lo intentan, pero su habla es poco entendible. Pueden tener un menor nivel de vocabulario con respecto al de sus pares sanos, con una deficiente estructuración gramatical y un uso inadecuado del lenguaje. 

 

¿Cómo se puede ayudar a los niños con TDAH que además asocian algún trastorno específico del aprendizaje escolar?

Como norma general el primer paso para ayudar a una persona a superar una dificultad es tener muy claro dónde está el problema, crear una estrategia y actuar en consecuencia.

 

El abordaje terapéutico dependerá en gran medida del tipo de trastorno del aprendizaje que presente el niño. Pero a grandes rasgos debería incluir una serie de adecuaciones curriculares metodológicas, un trabajo de reeducación específica, y en caso necesario, una intervención psicológica que permita un adecuado manejo de las conductas inadecuadas propias del TDAH, la baja autoestima y los problemas emocionales secundarios que puedan coexistir.    

 

La información del niño y de su entorno (padres y profesores) acerca del trastorno que padece es de fundamental importancia, puesto que les permitirá comprender que sus dificultades no son fruto de una falta de esfuerzo, de motivación o de inteligencia; disminuyendo así el sentimiento de culpabilidad del niño y su familia.

 

Y finalmente el abordaje farmacológico del propio TDAH en muchos casos se vuelve indispensable, puesto que, si bien el ambiente puede influir en su curso, no deja de ser un problema médico cuya causa reside en una disfunción de la química cerebral. Y en muchas ocasiones si no se introduce la medicación el resto de las medidas pueden no ser suficientes. Porque “para enseñarle algo a un niño, primero hay que poder llegar a él”.

 

En resumen, cerca de la mitad de los niños con TDAH presentan algún trastorno específico del aprendizaje, afectando áreas como la lectura, la expresión escrita u oral. Aparte de esto, prácticamente todos ellos tienen problemas en la atención, las funciones ejecutivas y la memoria a corto plazo. Este es el motivo por el cual rinden por debajo de sus posibilidades y necesitan un apoyo pedagógico que les ayude a progresar en los estudios. 

Por Dra. María Eugenia Russi Delfraro
Neurología infantil

La Dra. Russi Delfraro es una reconocida especialista en el campo de la Neuropediatría; con una amplia experiencia en el diagnóstico y tratamiento del TDAH, los trastornos del aprendizaje (como la dislexia, la discalculia, la disgrafía, el trastorno del desarrollo de la coordinación, etc.), la neurología cognitiva y los diferentes trastornos del neurodesarrollo como el trastorno del espectro autista (TEA), el trastorno del espectro alcoholico fetal (TEAF), o la discapacidad intelectual (DI).

En su exhaustiva formación destacan numerosos cursos y titulaciones de postgrado adquiridas; entre las cuales se encuentra el Máster de Neurología Infantil otorgado por la Universidad de Barcelona (UB). Dedicando buena parte de su tiempo a la formación y actualización especialmente en el campo de la Psicofarmacología y el TDAH, ha realizado numerosos cursos de renombre internacional; como el "Curso de Formación Medica Continua en Psicofarmacologia en Niños y Adolescentes" del Hospital General de Massachusetts, dependiente de la Universidad de Harvard.

A lo largo de su trayectoria profesional ha combinado su actividad médica en centros hospitalarios de prestigio, con la actividad docente; impartiendo charlas en cursos y másters de Neurología-Neuropsicología infantil. Por otra parte, la Dra. Russi ha publicado numerosos artículos científicos y capítulos de libros sobre diferentes temas de Neurología infantil.  

También es miembro de la Sociedad Española de Neurología Pediátrica (SENEP), donde forma parte del grupo de trabajo de TDAH de dicha sociedad. Y pertenece además, al grupo de trabajo de "Trastornos del Aprendizaje Escolar", de la Sociedad Catalana de Pediatría. 

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..