El trastorno bipolar es más habitual en mujeres y afecta casi a un 3% de la población

Escrito por: Dr. José Fernando Cruz Fourcade
Publicado:
Editado por: Yoel Domínguez Boan

El trastorno bipolar es una enfermedad de causa hereditaria pero que también está directamente relacionada con el ambiente en el que se forme y cría la persona, así como los distintos mecanismos de estrés a los que está sometida. Se caracteriza por alteraciones en el estado de ánimo —a veces a más o a veces a menos— y que en función de la fase de la alteración puede acompañarse (además de la alteración primaria del ánimo) de otras conductas, como aumento o disminución de distintas esferas: la conductual, la sexual, el sueño y descanso, el pensamiento… A modo de resumen, se puede decir que se engloba dentro de las psicosis y es una enfermedad que especialmente altera el ánimo, pero puede alterar otras cosas como el pensamiento.

Dentro de las enfermedades psiquiátricas más graves, el trastorno bipolar tiene una prevalencia muy alta.

 

 

¿Cómo funciona el trastorno bipolar? ¿Cómo nos podemos dar cuenta de que alguien padece este trastorno?

El trastorno bipolar tiene más incidencia en mujeres, y tiene dos picos de edad en los que acostumbra a desarrollarse; a los 30 y a los 50 años. Es posible que la persona afectada no hubiese manifestado nunca nada, y de un día para otro puede desarrollar un trastorno maníaco o depresivo como consecuencia del trastorno bipolar.

¿Cómo nos podemos dar cuenta de esto? Pues cuando vemos que una persona cambia radicalmente su conducta. En el momento en el que la persona comienza a comportarse de manera extraña: deja de dormir, tiene insomnio, el sueño no es reparador. Tienen tristeza excesiva sin que haya pasado algo aparente, ha dejado de comer, llora, no se ducha… Cambia todo. Lo que no se debería hacer es diagnosticar que alguien tiene un trastorno bipolar hasta que lo diagnostique un profesional.

El trastorno bipolar tiene 4 tipos: el de tipo uno, el de tipo dos, el trastorno ciclotímico y el no especificado. En el caso del tipo uno, debe incluir al menos un episodio maníaco, aunque a veces tiene episodios depresivos. En el tipo dos existen episodios depresivos recurrentes, y puede haber alguno hipomaníaco.

 

Dentro de las enfermedades mentales, el trastorno bipolar tiene una incidencia alta
 

 

¿Cómo puedo darme cuenta yo mismo de que padezco un trastorno bipolar?

En este caso, si una persona es muy solitaria y no tiene contactos, esa persona quizá debería acudir antes a un especialista y poder dialogar acerca de cómo se siente y que es lo que ocurre, si esto le genera malestar.

No obstante, lo que pasa en muchas ocasiones es que, con la psicosis, el propio paciente no es consciente de lo que está pasando. En muchas ocasiones hay una pérdida de juicio de realidad por parte del paciente y el propio paciente piensa que lo que está pasando es real o normal (como por ejemplo en la esquizofrenia: puedo estar absolutamente convencido de que me quieren matar o de que hay marcianos persiguiéndome, y yo lo percibo como real). ¿Por qué debería acudir a un especialista si lo que yo percibo y veo es real? Esa es la dificultad cuando el juicio de realidad se pierde, ya que uno toma como verdad cosas que para el resto de la gente no lo son.

Si no existe esa pérdida de la realidad, cuando uno sale de esa fase depresiva, debería ser alguien de nuestro entorno que nos diga que estamos haciendo algo extraño (gastar mucho dinero, conductas sexuales inapropiadas, pasar muchas horas en cama, muy tristes y sin hacer nada…) y eso puede llamar nuestra atención, pero a veces es complicado que uno mismo se dé cuenta de lo que pasa por sí mismo.

La mayoría de las veces acuden porque familiares o amigos preguntando porque no ven bien a un ser querido

 

 

Al margen de la genética, ¿qué factores pueden predisponer un trastorno bipolar?

No existe nada bien identificado al respecto, pero se relacionan factores de estrés, de crianza, estrés laboral, consumo de estupefacientes… Es como cuando se habla de cáncer de pulmón, que puede desarrollarlo una persona que por antecedentes familiares lo iba a desarrollar. Existen determinados factores que pueden predisponerlo, como es el cigarrillo de tabaco, aunque luego también hay gente que desarrolla cáncer de pulmón sin fumar.

En el caso del trastorno bipolar, sería similar: si tenemos los factores ambientales más o menos controlados, con una vida buena y demás… ¿podemos desarrollar un trastorno bipolar? Sí. ¿Es más probable que, si tengo situaciones de estrés y consumo de sustancias, y aparte tengo la genética para desarrollarlo, lo pueda desarrollar? Sí.

En el trastorno bipolar, el peso genético es muy importante. Si tienes uno de tus padres que ha tenido trastorno bipolar tienes un 25% de probabilidades de desarrollarlo. Si lo tienen ambos progenitores, el porcentaje sube al 50%. Una de las preguntas que siempre hacemos en consulta es si existe algún familiar con antecedentes de trastornos psiquiátricos, ya que son enfermedades con cierto peso genético.

 

En el trastorno bipolar, el peso genético juega un papel importante
 

 

¿Cuáles son los signos y síntomas del trastorno bipolar?

Depende de la fase en la que nos encontremos. Si nos encontramos en una fase maníaca, los signos serían pensamientos acelerados; hacer muchas cosas a la vez, pero sin llegar a terminar ninguna; concentrarse en muchas cosas a la vez; en algunos casos rapidez en el habla; conductas sexuales impropias del sujeto; gasto de dinero excesivo… En muchas ocasiones, los episodios maníacos o hipomaníacos vienen acompañados de una falta de sueño, aunque ese sueño pueda sentirse reparador, aunque no supere las tres horas.

En fase depresiva, existe una desgana general, se pasa más tiempo en la cama, falta de higiene, se come mucho más o mucho menos, se duerme más, aunque sin sueño reparador

No se puede decir que todos los síntomas son patognomónicos del trastorno, ya que no tienen por qué repetirse o darse todos en todos los casos.

 

 

Tipos de trastorno bipolar

  • Tipo 1, manía y depresión. Para diagnosticarlo es necesario un episodio maníaco.
  • Tipo 2, este puede pasar más desapercibido, y no incluye episodios maníacos, aunque sí puede haber episodio hipomaníaco (menos grosero que un episodio maníaco, sería como una “mini-manía”). No suele haber tantas alteraciones del sueño y de comportamiento. Está caracterizado por episodios depresivos recurrentes.
  • Ciclotimia, con alteraciones rápidas del estado del animo
  • No especificado

 

 

¿Cuál es la incidencia del trastorno bipolar?

Su incidencia es del 2 y 3% de la población general, y suele afectar más a mujeres. Para realizar un diagnóstico es necesario acudir a un psiquiatra que pueda valorarlo.

Debemos tener en cuenta el mal uso de la palabra “bipolar”: Cualquier persona puede cambiar repentinamente de parecer o de ánimo, y aunque tenga que ver con su personalidad, se le tacha de “bipolar”. La palabra bipolar está muy extendida y se utiliza quizá demasiado.

A los 30 y a los 50 años se producen dos picos de incidencia. Esto no quiere decir que no se pueda desarrollar el trastorno bipolar a otras edades, pero en edades próximas a las mencionadas con anterioridad suele desarrollarse más este tipo de trastorno.

 

 

¿Cuáles son los pasos a seguir una vez que existe un diagnóstico?

Habitualmente o en casi la totalidad de los casos se utilizan fármacos, en primera línea estabilizadores del ánimo. A partir de ahí, se utilizan un poco fármacos y técnicas en función de las necesidades de la persona, por ejemplo, antidepresivos o antipsicóticos. Esto se combina con la psicoterapia, con el objetivo de que la persona sea consciente de lo que está pasando y en qué se tiene que centrar para mejorar.

Debe mencionarse que, como tal, el trastorno bipolar no se cura, sino que se controla. Yo siempre digo que en medicina hay dos tipos de enfermedades, las que se curan y las que se tratan. A veces los pacientes identifican mejor estas enfermedades cuando las llevamos a la parte somática. Por ejemplo “esto es como una diabetes, tiene usted que cuidar su dieta, tomar insulina y hacer ejercicio”. Pues en el trastorno bipolar es similar, hay que tomar medicación, hay que evitar las situaciones de estrés, tiene que intentar dormir bien, no tiene que consumir tóxicos… Hay enfermedades que se curan, y otras que se tratan.

Si desea más información sobre el trastorno bipolar, consulte con un especialista en Psiquiatría.

Por Dr. José Fernando Cruz Fourcade
Psiquiatría

El Dr. Cruz Fourcade es un gran especialista en Psiquatría. Cuenta con más de 10 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad. En concreto, es experto en ansiedad, depresión, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno bipolar, fobias y psicosis, entre otros.

A lo largo de su trayectoria profesional, ha combinado su labor asistencial con la docencia, siendo profesor de Psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad Francisco de Vittoria. Además, es autor de artículos y capítulos de libro de la especialidad, y ha realizado numerosas comunicaciones en cursos, jornadas y congresos a nivel nacional e internacional. En la actualidad, ejerce en su consulta privada.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.