Trasplante de córnea con técnicas selectivas

Escrito por: Dr. José Luis Güell Villanueva
Publicado:
Editado por: Nicole Márquez

La córnea es lo que podríamos llamar la ventana del ojo, ya que es la parte más anterior de todas. Cuando tenemos una opacidad o una irregularidad que no podemos reparar tenemos que utilizar técnicas sustitutivas de tejido corneal que se llaman queratoplastia.
 

¿Qué tratamientos existen actualmente para el trasplante de córnea?

Las mejoras en algunas de las técnicas quirúrgicas han permitido que la cirugía de córnea tome mucho más protagonismo.


Hasta hace 20 años, los pacientes que tenían cualquier problema en la córnea y necesitaban un trasplante se les cambiaba toda la córnea, capa a capa, en un trasplante que se llama queratoplastia penetrante.


En los últimos años, han ido apareciendo diferentes técnicas que se han ido también a su vez perfeccionando y que permiten realizar trasplantes selectivos. Es decir, permiten extraer únicamente aquellas capas que están mal y trasplantar un tejido sano.


La queratoplastia anterior se hace en patologías que afectan al estroma, es decir, a la mayor parte del espesor de la córnea. Básicamente son cicatrices por una queratitis, por una úlcera, por un traumatismo, queratocono, distrofias o algunas enfermedades genéticas que producen depósitos en el estroma.


Por el contrario, hay aquellos pacientes que tienen una enfermedad solo del endotelio, sea genética y hereditaria o sea degenerativa, que puede aparecer debido a una cirugía de cataratas complicada o por traumatismos e infecciones.


Cuando lo que está afectado es solo la capa interna del endotelio, hacemos un trasplante que se llama endotelial o queratoplastia lamelar posterior.

 

El 85% de los rechazos están provocados por una incompatibilidad del edotelio, por ello ya no se trasplanta esa capa.

 

¿Se han reducido las posibilidades de sufrir un episodio inmunológico de rechazo?

La estructura que es más inmunológicamente activa es el endotelio, que es la capa posterior. Por tanto, el 85% de los rechazos están provocados por una incompatibilidad de esa capa y por ello, cuando hacemos trasplantes anteriores en donde esa capa no se trasplanta, tienes una probabilidad pequeñísima, entre el 0 y el 10 por ciento a lo largo de la vida de ese injerto de que sea rechazado.

Si hacemos un trasplante lamelar posterior también se ha observado que, cuanto más fino es ese injerto, menor es la incidencia de rechazo. Por tanto, puedes pasar a incidencias entre el 10, 15 y 20 por ciento a lo largo de la vida de tener un episodio inmunológico de rechazo.

Otra cosa importante a destacar es lo frecuente que es que se asocie la palabra rechazo con que el injerto se ha perdido y se podrá o no realizar otro trasplante. Eso no es cierto, el rechazo es un episodio inflamatorio que en la mayor parte de los casos si se diagnóstica, y por tanto se empieza el tratamiento pronto, se podrá detener.

Por Dr. José Luis Güell Villanueva
Oftalmología

Oftalmólogo experto en córnea guttata y trasplante de endotelio cornear, es socio fundador del IMO y un reconocido investigador en áreas como la miopía, el astigmatismo, la queratoplastia lamelar y endotelial (trasplante de córnea), la cirugía compleja de la catarata y los procedimientos reconstructivos del segmento anterior.

El Dr. Güell Villanueva compagina su labor asistencial con la docencia, siendo profesor del máster en segmento anterior y del máster en córnea y cirugía refractiva de IMO. Además, es coordinador y profesor de la unidad de córnea y cirugía refractiva de ESASO.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..