Todo sobre la tartamudez: diagnóstico y tratamiento

Escrito por: Patricia María Comíns Palacios
Publicado: | Actualizado: 20/06/2018
Editado por: Top Doctors®

La tartamudez es un trastorno de la comunicación que se caracteriza por interrupciones involuntarias del habla,  las cuales vienen acompañadas de tensión muscular. Este trastorno provoca una falta de fluidez verbal. Por tanto, los efectos psicológicos de la tartamudez pueden ser muy importantes. La incidencia de este trastorno es de tres a cuatro veces más común en hombres que en mujeres. 
 

Para su correcto tratamiento los especialistas en Logopedia aconsejan siempre una exploración y evaluación exhaustiva. 

 

Tipos de tartamudez 

 

Existen diversas formas en las que la tartamudez puede aparecer en el paciente: 

 

  • Forma Tónica: Aparece con tensión muscular y movimientos de partes del cuerpo, además de espasmos, bloqueos y/o repeticiones de fonemas, sílabas o palabras. 
  • Forma Clónica: Se caracteriza por la repetición de fonemas, silabas y/o palabras enteras, pero se presenta sin espasmos.

Estas expresiones, visibles de la interacción de determinados factores, dependen en gran medida de la edad y del ambiente que rodea al paciente. Asimismo, existen pacientes que presentan tartamudez después de un accidente vascular o postquirúrgico cerebral. 

 

Características de la tartamudez 

Los pacientes niños o adultos que presenten disartrias, disfasias o trastornos específicos del lenguaje pueden tener la fluidez verbal motora o paradigmática alterada, produciendo alteraciones en el ritmo del habla. 

Asimismo, algunas enfermedades degenerativas motoras pueden producir disrítmias y/o disfluencias.

Del mismo modo, para los Logopedas es muy importante la edad, ya que este factor indica en qué estadio se encuentra el desarrollo de su Lenguaje. 

 

 

Diagnóstico de la tartamudez 

 

A través de una cámara de vídeo, que se encuentra en segundo plano, se graban las producciones verbales y motoras del paciente para llevar a cabo una exploración profunda. 
En primer lugar, se trata de que el paciente emplee un lenguaje expresivo espontáneo. 

  • Contar algo
  • Hablar con su padre y/o madre de un tema agradable
  • Cantar una canción breve o recitar una poesía
  • Enumerar los días de la semana o meses del año
  • Nombrar números, invertirlos o calcularlos mentalmente
  • Repetir un problema

En segundo lugar, debe producir un lenguaje expresivo dirigido. Esto se realiza a través de la expresión de imágenes o secuencias: denominar, expresar una secuencia temporal de 3 o 4 elementos. 
En tercer lugar, se debe evaluar el lenguaje repetido, el cual se valora mediante: 

  • La lectura de sílabas, palabras, oraciones o textos
  • Su comprensión lectora
  • Fonética 
  • Fonología

 

Tartamudez: estudio de la respiración 

 

En cuanto al estudio de la respiración, se debe evaluar tanto la inspiración como la espiración del paciente. Existen dos tipos de inspiración: tónica y clónica. 

 

  •  La respiración tónica puede ser: intercostal, la cual presenta elevación de tórax, y la diafragmática, con elevación de diafragma. 
  • La respiración clónica se observa la inspiración intercostal, donde no hay movilidad de tórax, y la clónica diafragmática, donde no hay movilidad abdominal por relajación. 

 

Por otra parte, la espiración se encuentra dividida en tónica intercostal, la cual es de difícil control, y la tónica diafragmática, la cual controla bien la presión glótica. 
 

Existen otros factores que también se deben valorar: 

  • Velocidad. Esto quiere decir el número de fonemas que produce el paciente por minuto. 
  • Ritmo, haciendo referencia a la melodía y cadencia en el enunciado. 
  • Control, observando si presenta alteraciones en la dicción del habla (oral, leída, recitada, cantada, escrita). 

 

Tratamiento de la tartamudez

Los problemas de Lenguaje, pueden ser de evocación o producción. Cuando se trata de evocación lingüística (estructuración lingüística) puede presentar, en cuanto a la memoria, alteraciones en la percepción, discriminación y fijación de elementos y su uso. Así como alteraciones en la atención, discriminación, programación de la conducta. 


También puede afectar en los Trastornos Específicos de Lenguaje: capacidad de prever, predecir, razonamiento gramatical, memoria de trabajo, funciones intencionales y de asociación. 
Del mismo modo, puede presentar deficiencias en la programación de la Conducta: Funciones de deseo. 

 Cuando se trata de producción puede presentar: 

  • Disfasia articulatoria de sonidos, palabras nemonimias, y oraciones paradigmáticas. 
  • Apraxia verbal. Incapacidad o dificultad verbal.
  • Producción de fonemas de manera aislada y dificultades de secuenciación
  • Déficit en la programación Fonológica
  • Dificultades de estructuración, comprensión fonológica y sintáctica. 
  • Dificultades en el Lenguaje escrito

 

En todos ellos, el tratamiento del control respiratorio es fundamental. Es necesario conseguir una fluidez aérea sin cambios bruscos de presión, acompañada de una articulación lo más eficaz y relajada posible, con un paradigma oracional claro, ya que es la base de una dicción fluida. 

Por Patricia María Comíns Palacios
Logopedia

Patricia Comíns Palacios es una reconocida especialista en Logopedia y es la Coordinadora de Logopedia Comíns. Experta en diversas patologías, destaca su especialización en trastornos del lenguaje, habla y voz, terapia miofuncional, discalculias y afasias. Además, Patricia Comíns Palacios compagina su trayectoria profesional con la docencia en la Universidad de Alicante.

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.