Todo lo que necesitas saber sobre la disfunción eréctil

Escrito por: Dr. Pedro Torrecillas Cabrera
Publicado:
Editado por: Cristina Mateo

La disfunción eréctil es la incapacidad para mantener una erección rígida para conseguir una relación sexual satisfactoria. Todos los hombres son candidatos a tener problemas de erección y en España afecta al 19% de los varones entre los 25 y 70 años.

 

Además, la frecuencia de la disfunción eréctil aumenta con el paso de los años y afecta a un 14% de los hombres de 40-49 años, 25% en hombres de 50-59 y al 49% de los hombres de entre 60-69 años.

 

 

Causas de la disfunción eréctil

 

La disfunción eréctil se produce cuando la sangre no entra correctamente o se escapa de los sinusoides. Entonces es cuando se presentan problemas de erección, ya que no se produce el aumento de tamaño y la rigidez del pene.

 

La disfunción eréctil puede ser de origen físico o psicológico. No obstante, en la mayoría de pacientes con disfunción eréctil de origen físico también desarrollan problemas psicológicos que agravan la situación.

 

La disfunción eréctil afecta a un 19% de los varones entre los 25 y 70 años.

 

Tipos de disfunción eréctil:

 

  • Vascular. Se produce cuando llega poca sangre al pene o no se retiene adecuadamente. Entre las causas más frecuentes están: diabetes, hipertensión, aumento del colesterol, tabaquismo, y enfermedades cardiovasculares
  • Neurológica. Se da cuando existen problemas a través de los nervios erectores al haber problemas en la transmisión de órdenes que el cerebro y la médula espinal envían al pene. Enfermedades como la diabetes y de la médula acentúan la disfunción eréctil de este tipo.
  • Hormonal. Tiene lugar cuando el organismo no produce la suficiente testosterona. Se le conoce como hipogonadismo. En los pacientes con disfunción eréctil hormonal, existe un déficit de testosterona y responden muy bien a un tratamiento sustitutivo con testosterona.
  • Medicamentos. Un seguido de medicamentos que se usan para el tratamiento de la hipertensión o depresión pueden afectar a la erección.
  • Psicológica. La erección se ve afectada por problemas psicológicos que pueden responder a una ansiedad de ejecución. En pacientes con disfunción eréctil de origen psicológico es fundamental un asesoramiento psicológico para hablar de la disfunción eréctil con el paciente y con su pareja para ayudarles a superar el problema.

 

Por otro lado, existen factores de riesgo como la diabetes, el tabaco o el aumento del colesterol que pueden acelerar los problemas de disfunción eréctil. Si estos factores de riesgo no se corrigen, la enfermedad vascular puede avanzar y en muchos casos en una señal que advierte que las arterias se están cerrando.

 

Para el diagnóstico de la disfunción eréctil, se revisa el historial clínico del paciente y se le autoriza un análisis de sangre. En algunos casos también se aconseja realizar una ecografía y doopler que permite realizar un detallado estudio vascular del pene.

 

Mediante esta técnica se consigue valorar el volumen de sangre que entra y/o se escapa y también permite distinguir entre una causa psicógena y orgánica. En muy pocos pacientes, sobre todo en jóvenes, es necesario recurrir a pruebas específicas.

 

 

¿Qué tratamientos existen?

 

Existen diferentes opciones terapéuticas, pero siempre debe realizarse una exploración a cada paciente para ajustarlo a sus necesidades. Cuando se conocen las causas es más fácil actuar.

 

Cuando el problema tiene su origen en una causa física, los principales tratamientos son:

  • Hormonas (testosterona)
  • Fármacos orales (Sildenafilo, Tadalafilo y Vardenafilo)
  • Inyección de un medicamento en el pene
  • Prótesis de pene

 

También se puede recurrir a fármacos orales e inyecciones. Los fármacos se administran en forma de pastillas y los más usuales son: Sildenafilo (Viagra®), Tadalafilo (Cialis®) y Vardenafilo (Levitra®). Actúan bloqueando la enzima fosfodiesterasa 5 y ofrece buenos resultados en más del 70% de los pacientes.

 

Y en cuanto a la inyección, es otro de los tratamientos más eficaces con resultados por encima del 90%. También pacientes tratados con ondas de choque logran mejorar su función eréctil y endotelial.

 

 

Una enfermedad sin cura

 

Los tratamientos mencionados hasta ahora ayudan a mantener una correcta erección durante las relaciones sexuales, pero no curan la enfermedad.

Por Dr. Pedro Torrecillas Cabrera
Urología

El Dr. Torrecillas es un referente internacional en la especialidad de Urología y Andrología que acumula más de 25 años de experiencia como Urólogo. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada (1973), cursó la especialidad en Urología y Andrología vía M.I.R. y en 1979 obtuvo una plaza por concurso-oposición como Jefe de Equipo en Murcia y Málaga.

Ha sido pionero en Europa en el tratamiento del cáncer de pulmón mediante criocirugía y también destaca por su actividad divulgativa, habiendo participado en la investigación de un tratamiento Crio-imnuno-modulador del cáncer, conocido popularmente como la "vacuna personalizada contra el cáncer".

Asimismo, el Dr. Torrecillas es miembro del Grupo de Cáncer de Próstata Europeo, miembro fundador de la Sociedad de Criocirugía para su uso en todo tipo de cánceres sólidos, al mismo tiempo que es vicepresidente de la Sociedad Internacional de Criocirugía.

Además, es fundador y director del Centro Internacional de Criocirugía y Criomedicina, director médico del Centro Médico de Urología con sede en Málaga.
 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..