Todo lo que debes saber sobre la sacroileitis

Escrito por: Dr. Ignasi Català Antúnez
Publicado:
Editado por: Yoel Domínguez Boan

La sacroileitis se trata de una inflamación o una mala función de la articulación sacroilíaca, por lo que se genera dolor lumbar. De hecho, se estima que entre un 15 y un 20% de todas las lumbalgias diagnosticadas tienen su origen en esta articulación y no en la columna lumbar.

Es por ello que es fundamental que se identifique correctamente que el problema está localizado en la articulación sacroilíaca, a pesar de que hoy en día no existe una prueba específica que nos asegure que el problema se encuentra realmente ahí.

La articulación sacroilíaca se trata de la articulación más grande del cuerpo. En ella, se unen el hueso sacro con el hueso ilíaco de la pelvis. Su función no es el movimiento, sino el soporte a la carga mecánica de la parte superior del cuerpo en la pelvis.

Durante la fase final del embarazo, esta articulación se abre ensanchando la pelvis para dar paso al bebé.

 

 

Causas de la sacroileitis

Existen numerosas causas por los que puede aparecer. Debe mencionarse que el dolor es similar al de una lumbalgia con origen en la columna, por lo que es importante identificar el inicio del dolor.

Las causas más habituales son las causas traumáticas:

  • Caída de culo.
  • Accidente de moto en el que se recibe un impacto en el lateral de la cadera.
  • Accidente de coche en el que existe un golpeo lateral o posterior.
  • Excesivas cargas de peso que se hacen de forma repetida.
  • Parto.

En el caso de las causas no traumáticas, destacan las siguientes:

  • Postcirugía de fusión lumbar.
  • Alteraciones del equilibrio corporal, como escoliosis o dismetría en las piernas.
  • Embarazo múltiple.

 

 

Síntomas de la sacroileitis

El diagnóstico de esta patología no es sencillo, ya que sus síntomas principales son similares a los que produce una lumbalgia cuyo origen se sitúa en la columna. También puede venir acompañada de una falsa ciática.

Los signos más habituales son:

  • Lumbalgia baja unilateral, es decir, en un lado del cuerpo.
  • Dolor que se irradia hacia cadera y/o ingle.
  • El dolor puede extenderse por toda la cara lateral de la pierna hasta el tobillo o el pie.

 

Es habitual también que se presenten todos o alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor nocturno: el paciente no puede dormir sobre el lado afectado.
  • Dolor al sentarse.
  • Dolor al estar de pie: el paciente carga el peso del cuerpo en la pierna que no duele.
  • Dolor al subir escaleras.

 

La sacroileitis se trata de una inflamación o una mala función de la articulación sacroilíaca, por lo que se genera dolor lumbar
La sacroileitis se trata de una inflamación o una mala función de la articulación sacroilíaca, por lo que se genera dolor lumbar
 

 

¿Cómo se diagnostica la sacroileitis?

El diagnóstico de esta patología se realiza mediante una historia clínica, exploración y una punción diagnóstica, ya que no existe ninguna prueba radiológica que nos indique si la sacroilíaca se encuentra afectada.

  • Historia clínica: antecedente —traumático o no— que levante la sospecha de posible sacroileitis.
  • Sintomatología.
  • Exploración física:
    • Punto de Fortin positivo: se trata de una palpación dolorosa de la articulación.
    • Stand leg test positivo: se produce dolor al cargar el propio peso del cuerpo en el lado afectado.
  • Maniobras de provocación de dolor en la articulación sacroilícaca.
    • Distracción.
    • Compresión
    • Faber.
    • Genslen.
    • Trigh Trust.

Si tres o más de estas maniobras son positivas, y la historia clínica y la exploración sugieren sacroileitis, se realizará la punción diagnóstica. Esta se lleva a cabo bajo anestesia local y en quirófano, y se trata de una punción con anestesia en el interior de la articulación.

Si tras la punción el dolor se reduce en un 50% o más, será entonces cuando se diagnostica la sacroileitis.

 

 

¿Cómo se trata la sacroileitis?

Existen dos formas de tratarlo, de modo conservador o pasando por el quirófano.

En el tratamiento conservador, se realiza lo siguiente:

  • Ejercicios de fisioterapia para fortalecer los músculos pélvicos
  • Cinturón de cierre pélvico.
  • Punción directa en la articulación.
  • Tratamiento de radiofrecuencia o rizólisis.

En el caso de que el tratamiento conservador no logre los resultados deseados, la alternativa será la cirugía de fusión sacroilíaca.

La fusión de la articulación sacroilíaca se trata de una cirugía que estabiliza, fija, y con el paso de tiempo fusiona el hueso ilíaco y el hueso sacro con implantes de titanio. Ya que la articulación sacroilíaca es una articulación de soporte, su fusión no supone una pérdida de las funcionalidades o de movilidad del paciente.

 

 

¿En qué consiste la fusión de la articulación sacroilíaca?

Principalmente, en la intervención se estabiliza y fusiona la articulación sacroilíaca gracias a la implantación de tres pivotes de titanio que atraviesan la circulación.

En el Instituto Clavel realizamos esta intervención con el sistema IFUSE, que se trata de la técnica más contrastada en la actualidad y que mejor tasa de éxito tiene. A su vez, en Instituto Clavel se utiliza el sistema de asistencia navegada O-AMR2 para su satisfactoria colocación.

Todo el proceso se realiza con anestesia general, colocando al paciente boca abajo. La incisión es de apenas tres centímetros en la parte lateral del glúteo del lado afectado, y de forma mínimamente invasiva se perfora el hueso atravesando la articulación sacroilíaca hasta alcanzar el hueso sacro, y una vez allí se colocan los implantes de titanio. Estos, que tienen forma triangular, se ubican en una posición concreta para cada paciente con el objetivo de ofrecer una mayor estabilidad a la articulación.

Se trata de una cirugía cuya duración aproximada es de una hora, y el ingreso hospitalario no debería superar las 48 horas.

Si desea más información, consulte con un experto en Neurocirugía.

Por Dr. Ignasi Català Antúnez
Neurocirugía

El Dr. Català es un reputado especialista en Neurocirugía. Cuenta con años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos campos de la especialidad, habiendo realizado rotaciones en USF Hospital de San Francisco y el Tampa General Hospital de Florida, ambos en Estados Unidos, y en el Hospital General de Burdeos, en Francia. Todo ello ha hecho que se haya formado en técnicas de artroplastia lumbar y cervical, en técnicas de corrección de escoliosis y deformidades de columna, procedimientos mínimamente invasivos, como el XLIF, y en cirugía robótica.

En la actualidad acumula una de las mayores experiencias en cirugía de fusión de la articulación sacroilíaca a nivel europeo, siendo formador en esta novedosa técnica. Paralelamente también desarrolla una importante tarea investigadora y divulgativa, formando parte de diversos proyectos de investigación y siendo autor de múltiples artículos científicos de la especialidad. Desde 2011 ejerce como subdirector del Instituto Clavel y especialista en cirugía de columna, además de ser también director médico de FisioSpine, centro de Fisioterapia y Rehabilitación de columna.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..