Todo lo que debes saber sobre el infarto de miocardio

Escrito por: Dr.Prof. José Ángel Cabrera Rodríguez
Publicado: | Actualizado: 18/06/2018
Editado por: Top Doctors®

El Dr. Cabrera es reconocido especialista en Cardiología de Madrid, experto en el campo de los tratamientos percutáneos de las alteraciones del ritmo cardíaco, especialmente la fibrilación auricular. Es jefe de la especialidad en diferentes centros Quirónsalud, y Profesor de la Universidad Europea de Madrid. Ha publicado más de 80 artículos y capítulos de libro, y ha presentado más de 400 comunicaciones y ponencias en congresos nacionales e internacionales. Además, es miembro de diferentes asociaciones e instituciones.

 

¿Cuál es la incidencia del infarto de miocardio?

Antes de que termine el año unas 70000 personas en nuestro país habrán tenido un infarto agudo de miocardio. El problema está en que el 30% de estas personas no llegan al hospital. Esto supone la necesidad de establecer una prevención de la enfermedad cardiovascular desde el inicio de los síntomas. La enfermedad cardiovascular supone una mortalidad de unas 120000 personas al año, lo que indica que es la causa más frecuente de muerte en el mundo occidental. Esto nos pone en alerta a los médicos para establecer prevención en el diagnóstico, prevención en el tratamiento y evitar la mortalidad de la enfermedad.

El tiempo es lo que determina esencialmente que el resultado de tener un infarto y su tratamiento sea bueno.
 

¿Cómo se produce?

El infarto agudo de miocardio ocurre en el contexto de la enfermedad arterioesclerótica. La enfermedad arterioesclerótica es una enfermedad progresiva que ocurre por tres hechos: uno es la inflamación, el segundo es la oxidación y el tercero es la trombosis. ¿Qué quiere decir la trombosis? La trombosis significa que ocurre un trombo, un coágulo en una de las arterias del corazón. Es fácil entenderlo. Nosotros tenemos un músculo cardíaco que es el miocardio del ventrículo, por eso hablamos de infarto de miocardio. El miocardio del ventrículo está vascularizado, necesita sangre, necesita que sus arterias le den irrigación. Cuando ocurre un infarto agudo de miocardio, uno de los vasos coronarios principales, una de las arterias principales del corazón se trombosa, es decir, se ocluye. Se forma un trombo en su interior. Y al formarse el trombo en el interior el resto del músculo cardiaco no está vascularizado y entonces muere. Eso es el concepto de infarto agudo de miocardio. ¿Qué determina que una persona pueda tener un infarto agudo de miocardio? Existen factores genéticos, pero en general son los factores ambientales, son nuestros hábitos de vida. El llevar o no llevar una vida cardiosaludable. El control de nuestros factores de riesgo coronario. ¿Cuáles son los factores de riesgo coronario? Hablamos de factores importantes, factores en los que nosotros podemos actuar, podemos modificarlos. Nosotros como pacientes que queremos prevenir no tener un infarto, o yo como cardiólogo, que quiero evitar que tenga un infarto, estoy buscando prevenir los factores de riesgo cardiovascular. Los principales son la hipertensión. Tenemos que controlar la tensión arterial, tanto la alta como la baja. La tensión arterial sistólica y la diastólica. En segundo lugar es el control del colesterol. El llevar a rajatabla el nivel del colesterol es muy importante. El tercer factor importante es evitar el tabaco. No podemos fumar. Los niños pequeños están fumando y eso indica que puede haber progresión en la enfermedad cardiovascular desde pequeños. La hipertensión, la hipercolesterolemia, el tabaquismo. Pero sin duda un gran factor de riesgo, que es muy importante, que no debemos de olvidar es el sobrepeso, la obesidad, y la inactividad física. Ambos factores determinan, de forma muy importante la progresión de la enfermedad, la formación del trombo y el riesgo de que puedas ocluir un vaso y, en definitiva, el riesgo de que puedas tener un infarto agudo de miocardio. Existen otros factores importantes. Evidentemente una persona que se estresa, las emociones son unos factores influyentes de forma determinante en algunos tipos de personas, personas estresadas, personas que tienen un ambiente familiar con dificultades, personas que tienen un ambiente de trabajo con problemas. Ese estrés laboral, el estrés familiar, incluso algunos determinantes genéticos pueden influir también como factor de riesgo coronario. De modo que el infarto es una oclusión trombótica de una arteria, existen determinantes ambientales y determinantes genéticos que hacen que puedas tener un infarto, estrés, la hipertensión, la diabetes, pero desde luego, lo que es absolutamente importante que a lo largo de la vida uno sea consciente que no tiene los mismos factores de riesgo. La pérdida de estrógenos en la mujer cuando alcanza la menopausia favorece que aumente el colesterol malo, lo que llamamos LDL. Y baje el colesterol bueno, HDL. Esto aumenta el riesgo cardiovascular en la mujer. Por eso la mujer cuando cumple los 50 años es cuando tiene mayor posibilidad de padecer un infarto. Los hombres en una década anterior a las mujeres tenemos mayor tendencia y mayor prevalencia a poder tener un infarto. Las mujeres en la edad menopáusica tienen que controlarse especialmente, evitando la obesidad, haciendo ejercicio, controlando el colesterol, y sobre todo, siendo felices. Porque las emociones es un factor de riesgo determinante en las mujeres en esa edad.

 

¿Cómo saber si estoy sufriendo un infarto?

¿Cuáles son los síntomas que deben alertarnos de que podemos estar padeciendo una enfermedad en las arterias del corazón, un infarto agudo de miocardio? Pueden ser variables, depende de la edad, de otros determinantes y factores asociados. Pero, en general, lo que ocurre es que sentimos una opresión en el centro del pecho, en la zona retro esternal, y es como un peso. Un peso en el esternón, que nos oprime. No es un dolor, no es una punzada, es una opresión en el centro del pecho que se acompaña, pues en general de un malestar importante, de una sensación de me siento muy mal, da sudoración, da palidez y en algunos pacientes pueden sentir esa presión que también se les dirige al cuello, pueden tener esa opresión en los hombros, dirigirse a las manos. En definitiva de lo que nosotros hablamos, de cortejo neurovegetativo con dolor en el pecho. Opresión centro torácica, opresión en el tórax, más sudoración y palidez. Ante esos síntomas nosotros tenemos que estar alerta de que podemos tener un infarto agudo de miocardio. Sin duda no es el único síntoma que puede estar asociado a la enfermedad coronaria. A veces por la mañana nos levantamos y sentimos una opresión en el pecho, que cede cuando dejamos de hacer ejercicio. O, por la tarde, un momento o situación de estrés, un momento que estamos nerviosos, sentimos una opresión en el pecho, cuando nos tranquilizamos o nos paramos, cede. Ante esos síntomas, que puede ser una angina de pecho, que puede estar alertándonos de la posibilidad de tener un infarto, tenemos que acudir a nuestro cardiólogo o a nuestro médico, que nos cuide y nos informe.

 

¿Qué hacer cuando se está sufriendo un infarto de miocardio?

Si estamos teniendo un dolor en el pecho o pensamos que estamos teniendo algo parecido a un infarto, porque muchas veces, al no ser médico, no sabes exactamente si lo que estás teniendo es una angina de pecho, estás teniendo ansiedad, o te está doliendo el pecho en relación con un infarto agudo de miocardio. Lo más importante es el factor tiempo. El tiempo es lo que determina esencialmente que el resultado de tener un infarto y su tratamiento sea bueno. Nosotros, lo primero que tenemos que hacer ante la sensación de que estamos teniendo un infarto, es avisar. Es avisar y avisar a los servicios de urgencia, o avisar a una UVI móvil, o en definitiva, ir a un centro hospitalario o un centro sanitario que nos atienda. Factor tiempo es el más determinante. Si nosotros acudimos a un hospital en menos de una hora, en el hospital se nos puede abrir la arteria, se nos puede quitar el trombo que está ocluyendo esa arteria, y en definitiva, producirse un daño en el músculo cardíaco mucho menor. Eso es importante porque luego, si finalmente tenemos un daño en el músculo cardíaco, el corazón puede contraer mejor, no se afectan las paredes del corazón y las consecuencias del infarto son mucho menores. En definitiva, factor tiempo. Acudir lo antes posible a un centro sanitario.

Por Dr.Prof. José Ángel Cabrera Rodríguez
Cardiología adultos

Reconocido especialista en Cardiología dentro y fuera del país, el Dr. Cabrera Rodríguez es experto en el campo de los tratamientos percutáneos de las alteraciones del ritmo cardiaco, especialmente la fibrilación auricular. Es jefe de la especialidad en diferentes centros Quirónsalud, y Profesor de la Universidad Europea de Madrid. Ha publicado más de 80 artículos y capítulos de libro, y ha presentado más de 400 comunicaciones y ponencias en congresos nacionales e internacionales. Además, es miembro de diferentes asociaciones e instituciones. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.