Todo lo que debes saber sobre el cáncer de mama

Escrito por: Dr. José Ángel García Sáenz
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

¿Qué es el cáncer de mama y cuáles son sus causas?

El cáncer de mama se origina en una sola célula de la glándula mamaria que empieza a dividirse descontroladamente; esa masa celular escapa de los mecanismos de control del organismo y van adquiriendo una serie de propiedades por cambios dinámicos en su genoma que le confiere mayor agresividad biológica, les hace extenderse a otras partes del cuerpo donde pueden comprometer la función de los órganos e incluso en algunos casos la vida de la persona.

Las causas no están bien establecidas. Aproximadamente en un 8 o 10% de los casos se asocian a mutaciones patogénicas germinales (BRCA) y en otras ocasiones se asocian a factores de riesgo como mastopatía fibroquística, menarquía, menopausia tardía, nuliparidad, primer embarazo tardío, etc. o Es más frecuente en raza caucasiana y afroamericana, también se asocian con la obesidad y con el sedentarismo.

¿Cómo se puede prevenir el cáncer de mama?

Hay que hablar de diagnóstico precoz o de prevención secundaria, es decir, poder detectarlo a tiempo y así podemos revertir la salud de las personas con tratamientos menos tóxicos. Esta detección precoz se hace en fase presintomática, antes de que la mujer note ninguna alteración y normalmente se realiza con mamografías que se hacen de manera universal a partir de los 45-50 años; en ocasiones los estudios mamográficos se realizan en una edad más temprana en función de la agregación familiar o de otros factores de riesgo individuales.

Los hábitos de vida saludable, la dieta mediterránea o el ejercicio físico son factores protectores del riesgo de padecer un cáncer de mama, tal como ha sido comunicado en los epidemiológicos del Grupo GEICAM de Investigación de Cáncer de Mama.

¿Cómo se puede detectar de forma precoz?

La manera de detectarlo de forma precoz es a través de una buena adherencia a los programas de screening que se hacen de forma universal a las mujeres a partir de los 45-50 años.

Además, ante cualquier cambio físico que experimente la mujer como cambios en la mama, como enrojecimiento cutáneo, retracción del complejo areola pezón, bultos en mama o axila, asimetrías mamarias, mastodinia (dolor mamario)... debe consultar a su ginecólogo o al médico de atención primaria.

Los programas de screening son claves para la detección precoz.
 

¿Es efectiva una autoexploración? ¿Cómo se debe realizar?

Es controvertido, puede generar confusión. En general puede ser una herramienta complementaria, pero no es una herramienta principal dentro del manejo de prevención secundaria del cáncer de mama, como sí que lo es la mamografía.

Pero habitualmente son revisiones mensuales que consisten en autoexplorar la mama por si se detecta algún bultito, cambio en la piel… y si se detecta algún cambio de una a otra hay que consultar al médico.

¿Cómo es un examen de detección?

La detección se hace con la mamografía y la ecografía en fase presintomática. Si aparecen anormalidades en la mama entonces el médico especialista puede indicar la realización de pruebas adicional.

¿Qué ventajas ofrece una detección precoz del cáncer?

Lo que buscamos con la detección precoz es revertir la salud de las personas con tratamientos que sean eficaces y poco tóxicos, es decir, disminuir la morbilidad que ocasionan los tratamientos.

Cuanto más temprano se detecte, más fácil es tratar el cáncer, con cirugías más conservadoras, sin grandes cambios anatómicos y buen resultado cosmético, sin cirugías muy mutilantes como las mastectomías y con tratamientos menos intensos y menos tóxicos.

¿Qué tratamientos existen?

Hay cinco tratamientos para el cáncer de mama, dos son locales y tres son sistémicos.

Los locales son los que pretenden controlar la enfermedad loco-regional, en la mama y en la axila: la cirugía y la radioterapia. La cirugía siempre es imprescindible en el manejo integral del cáncer de mama inicial; esta debe ser lo más conservador posible, pero garantizando la seguridad.

Y la radioterapia viene a completar el tratamiento local, particularmente cuando se hace cirugía conservadora o cuando hay mucha afectación loco-regional.

Los sistémicos son terapias endocrinas u hormonoterapia, quimioterapia y terapia biológica.

La terapia endocrina se utiliza cuando el tumor expresa receptores de estrógenos, que es en el 65%-70% de los casos. Son terapias hormonales que son relativamente poco tóxicas y muy eficaces para aumentar la supervivencia.

La quimioterapia intenta eliminar las micro-metástasis que no vemos, es decir, las células que se han escapado de la zona local y regional, de la mama y de la axila, y que no podemos detectar pero que sabemos que pueden están ahí; estas metástasis se pueden eliminar con quimioterapia. Se suele tratar con quimioterapia los tumores hormonales muy agresivos, o bien los “triple negativos” y los tumores llamados HER+.

Los tratamientos biológicos, a día de hoy, son para tratar el subtipo HER2+; son anticuerpos monoclonales que van dirigidos de manera específica a una proteína llamada HER2 que aparece en el 15%-20% de los casos de tumores de cáncer de mama y que ha conseguido mejorar de manera muy notable la supervivencia de los pacientes.

¿La inmunoterapia se puede usar para el tratamiento de este tipo de tumor? ¿Se puede combinar con quimioterapia?

La inmunoterapia supone una evolución muy significativa de los tratamientos de algunas enfermedades oncológicas como por ejemplo el melanoma, el cáncer de pulmón o el cáncer de riñón, entre otros.

Actualmente, sabemos que el cáncer de mama suele ser un tumor frío que quiere decir que genera menos actividad del sistema inmunológico y, por eso, no ha habido grandes avances de la inmunoterapia a diferencia de otros tumores. La respuesta inmunológica suele ser inversamente proporcional a la expresión del receptor hormonal, de tal manera que los tumores triple negativos sí suelen tener mayor activación del sistema inmunológico y es precisamente en este subgrupo donde va a haber, en los próximos meses, grandes avances para incorporar la inmunoterapia en el tratamiento de esta enfermedad.

Sí se puede combinar con la quimioterapia, es más, los resultados son muy esperanzadores.

Por Dr. José Ángel García Sáenz
Oncología Médica

El Dr. García Saenz es un destacado especialista en Oncología Médica por su excelente práctica clínica y labor formativa. Actualmente es responsable de la Unidad de Cáncer de Mama del Hospital Clínico San Carlos, Madrid. Su experiencia profesional incluye su labor como responsable de la Unidad de Oncología Médica en el Hospital Quirónsalud y facultativo especialista de Área (FEA) en el Hospital Universitario Alcorcón. También ha trabajado como profesor asociado del departamento de medicina de la facultad de medicina de la Universidad Complutense de Madrid. Además, es miembro de diferentes sociedades científicas, entre ellas la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes