Todas las causas por las que podrías tener una fisura anal

Escrito por: Dra. Yaima Guerrero de la Rosa
Publicado: | Actualizado: 06/03/2019
Editado por: Alicia Arévalo

¿Qué puede causar una fisura anal?

La fisura anal es una herida o desgarro longitudinal en la mucosa anal, es decir, el tejido que recubre el ano. La localización típica es en el margen anal anterior y posterior. Las causas más frecuentes de la fisura anal comprenden:

Las causas menos frecuentes de las fisuras anales comprenden:

  • Cáncer de ano
  • VIH
  • Tuberculosis
  • Sífilis
  • Herpes

 

La fisura crónica tiene poca respuesta al tratamiento conservador, por eso se indica el tratamiento quirúrgico.
 

¿Qué síntomas nota el paciente con una fisura anal?

Los signos y síntomas de una fisura anal incluyen:

  • Dolor, habitualmente intenso, durante las evacuaciones intestinales que puede durar hasta varias horas, después de las evacuaciones intestinales.
  • Sangre de color rojo brillante en las heces o en el papel higiénico después de una evacuación intestinal
  • Picazón o irritación alrededor del ano
  • Una grieta visible en la piel que rodea el ano
  • Un bulto pequeño o un papiloma cutáneo en la piel cercana a la fisura anal
     

¿Qué tratamiento es el más adecuado para la fisura anal?

La presencia de esta herida en el ano desencadena una contracción refleja de la musculatura anal (llamada “hipertonía”), que impide que llegue un adecuado aporte de sangre a la fisura, lo cual impide una correcta cicatrización de la misma y una perpetuación de esta enfermedad, estableciéndose un círculo vicioso. Por este motivo, los tratamientos aplicados van dirigidos a vencer esta contractura o hipertonía muscular. El tratamiento, dependerá en primer lugar de si la fisura es aguda o crónica:

  • Si la fisura es aguda el tratamiento indicado será:
    • Baños de asiento en agua tibia, que permite relajar la musculatura que se encuentra contraída y con ello ayudar a mejorar el dolor.
    • Aplicación de cremas cicatrizantes y en ocasiones anestésicas que ayuden con la evacuación.
    • En pacientes seleccionados, se indican pomadas con nitroglicerina, que tiene un elevado porcentaje de curación, si bien, producen dolor de cabeza.
    • Lubricantes intestinales/laxantes
    • Analgesia
  • Si la fisura es crónica, tiene poca respuesta al tratamiento conservador. En estos casos, se indica el tratamiento quirúrgico. La técnica se decide cuidadosamente con cada paciente, en ocasiones se solicita una ecografia endoanal para valorar el aparato esfinteriano previo a la cirugía.

Actualmente, se valora el papel de la medicina regenerativa y su aplicación en la cicatrización de las fisuras, siendo prometedor el camino, dado que se respeta la arquitectura esfinteriana del paciente.

Por Dra. Yaima Guerrero de la Rosa
Coloproctología

La Dra. Guerrero es una reputada especialista en Coloproctología. Cuenta con más de 15 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos campos de la especialidad. En concreto, la Dra. Guerrero es una gran defensora de las técnicas de mínima agresión en Proctología, por lo que emplea el láser con o sin otras técnicas denominadas "preservadoras de esfínteres" en la Proctología compleja, así como en suelo pélvico, patología de la cual es una estudiosa en continuo aprendizaje. Es socia co-fundadora del Institut Coloproctològic Barcelona desde 2008.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.