Técnicas para el tratamiento de la Hiperplasia Benigna de Próstata

Escrito por: Dr. Sergio Alonso y Gregorio
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

La Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP) es la enfermedad prostática más frecuente. Consiste en el crecimiento de una parte del órgano, concretamente la que permite el paso de la orina desde la vejiga al exterior. Debido a este aumento de tamaño, se estrecha el conducto urinario, por lo que la micción se complica.

 

Se trata de una enfermedad presente en más de la mitad de varones de 60 años y en el 80% de los ancianos. No tiene nada que ver con el cáncer de próstata, pero ambas enfermedades pueden coexistir en un mismo paciente.

 

La próstata comienza a crecer de manera gradual en todos los hombres a partir de los 30 años y, en este sentido, un aumento considerable puede derivar en una Hiperplasia Benigna de Próstata. Dicho agrandamiento puede verse agravado con el envejecimiento.

 

Las técnicas que ofrecen mejores resultados son
el láser de Holmio y la fotovaporización con láser verde

 

Síntomas de la HBP

El abanico de síntomas abarca desde síntomas obstructivos, como son el chorro miccional flojo, sensación de vaciado incompleto, goteo postmiccional, aumento de la frecuencia miccional durante el día y durante las horas de sueño, hasta otros síntomas como son la urgencia por orinar e incluso la incontinencia urinaria.

 

Estos síntomas empeoran a medida que la glándula crece. Aun siendo una patología benigna, puede derivar en complicaciones médicas como retención aguda de orina, sondaje vesical, sangrados prostáticos, litiasis vesical (presencia de piedras) o insuficiencia renal.

 

¿Cuál es el tratamiento más adecuado?

Se estima que un tercio de los pacientes que sufren HBP terminan requiriendo tratamiento quirúrgico, a causa de la mala respuesta de los fármacos o bien por complicaciones de la propia enfermedad.

 

En el apartado quirúrgico, hace varios años se recurría a la adenomectomía abierta, que consiste en abrir el abdomen para extraer el tumor benigno por completo. Esta técnica era tremendamente agresiva, sobre todo para personas mayores. Por este motivo, desde hace tiempo, se apuesta prácticamente por completo por métodos mínimamente invasivos.

 

La técnica quirúrgica más adecuada depende del tamaño de la próstata y sus características. El Dr. Alonso y Gregorio aborda de manera integral las diferentes alternativas y ofrece a sus pacientes la mejor para cada caso concreto.

 

Las técnicas que ofrecen mejores resultados son el láser de Holmio y la fotovaporización con láser verde.

 

Estas alternativas son las ideales si lo que se pretende es evitar los efectos secundarios de los métodos convencionales. Todos los fármacos destinados al tratamiento de la Hiperplasia Benigna de Próstasta producen retroeyaculación.

 

Además, la próstata es un órgano que, cuando es intervenido, sangra de manera algo más abundante, de manera que con estas técnicas, se evita ese sangrado.

 

  • El láser de Holmio 

Está especialmente indicado en próstatas de gran tamaño. Su principal ventaja es la ausencia de incisiones, mínimo riesgo de sangrado y alta rápida sin necesidad de sonda.

 

  • La fotovaporización con láser verde

Está especialmente indicada en próstatas de pequeño tamaño y ofrece ventajas idénticas al láser de Holmio. Se trata de un tratamiento mínimamente invasivo, que consiste en evaporar el tejido que obstruye el conducto urinario a través de láser. Una vez intervenido, el paciente está menos de 24 horas en el hospital, lo abandona sin sonda y puede reanudar sus actividades rutinarias en 2 o 3 días. Es considerado uno de los avances más importantes que se ha realizado en los últimos 25 años en el tratamiento quirúrgico de la Hiperplasia Benigna de Próstata.

 

  • El sistema Rezum

Ha supuesto una auténtica revolución en el tratamiento quirúrgico de la Hiperplasia Benigna de Próstata. La intervención es mínimamente invasiva, se realiza en menos de cinco minutos, no es necesaria la anestesia general (aunque se recomienda) y los efectos secundarios que afectan a la esfera sexual se reducen a cero. Consiste en la introducción a través de la uretra de un dispositivo que desprende vapor de agua caliente. Una vez alcanzada la glándula prostática, el aparato expulsa ese vapor que destruye el tejido prostático sobrante que obstruye el flujo de la orina. Una vez intervenido, el paciente puede marcharse a su casa con una sonda temporal.

 

  • La enucleación por laparoscopia 

Constituye una alternativa excelente al láser de Holmio, aunque suele ser el menos habitual. El objetivo principal de la operación de la HBP es mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes.

Por Dr. Sergio Alonso y Gregorio
Urología

El Dr. Alonso y Gregorio es un referente nacional en la aplicación de la técnica laparoscópica en cáncer de próstata, cáncer renal y en prolapso de órganos pélvicos. Durante 12 años fue facultativo especialista de Área del Servicio de Urología del Hospital La Paz, pasó un año en el Hospital Príncipe de Asturias y, desde 2018, se encuentra en el Hospital San Francisco de Asís y en el Hospital de la Cruz Roja. Ha realizado numerosas publicaciones, publicaciones, comunicaciones a congresos y proyectos de investigación, y su trabajo ha sido reconocido en diferentes ocasiones. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


  • Tratamientos relacionados
  • Infecciones de transmisión sexual (ITS)
    Vaginoplastia
    Alargamiento de pene (Faloplastia)
    Tratamientos de Urología
    Laparoscopia urológica
    Oncología urológica
    Urología pediátrica
    Urología geriátrica
    Trasplante de riñón
    Fimosis