Técnicas de Reproducción Asistida: FIV Vs. ICSI

Escrito por: Dra. Miren Mandiola Arizmendiarrieta
Publicado: | Actualizado: 11/12/2018
Editado por: Carlota Rincón Muñoz

La Dra. Miren Mandiola Arizmendiarrieta, reputada especialista en el campo de la Reproducción Asistida con más de 25 años de experiencia, explica que la diferencia fundamental entre FIV e ICSI radica en que en la FIVTE la selección espermática es natural y en la ICSI es el embriólogo quién selecciona el espermatozoide.

 

¿En qué consisten ambas técnicas?

  • Fertilización in vitro y transferencia embrionaria (FIVTE): es un tratamiento en el que los embriones se forman en el laboratorio, donde los óvulos y el semen juntos en un mismo medio y en unas condiciones idóneas, siguen el proceso de selección natural, según el cual un espermatozoide fecundará alguno de los óvulos. Una vez formados los embriones, se seleccionará el mejor para ser transferido al útero materno para tratar de lograr una gestación.Está indicada en factores tubáricos y factores masculinos moderado-severos.
  • Microinyección espermática intracitoplasmática (ICSI): es un tratamiento en el que los embriones se forman en el laboratorio. Es aquí donde se selecciona un espermatozoide y se introduce directamente dentro del óvulo, gracias a la ayuda de un complejo microinyector acoplado a un microscopio. Una vez formados los embriones, se seleccionará el mejor para ser transferido al útero materno para tratar de lograr una gestación. Esta técnica está indicada cuando hay un factor masculino severo, en casos de azoospermia obstructiva (ausencia de espermatozoides en el eyaculado y presencia en el testículo) en el que se utilizarán espermatozoides procedentes directamente del testículo y en el programa de DGP (Diagnóstico Genético Preimplantacional).
Existen innumerables esquemas terapéuticos de inducción de ovulación

¿Cuál es el proceso de la técnica FIV?

  • Primera Fase: Inducción de ovulación (hiperestimulación ovárica controlada). Existen innumerables esquemas terapéuticos de inducción de ovulación y, aunque finalmente se han homogeneizado bastante, cada grupo maneja el esquema terapéutico que mejor resultado le da. Todos tienen como objetivo común el poder realizar un desarrollo folicular adecuado y llegar a conseguir un número de folículos preovulatorios suficientes como para obtener ovocitos en fase de metafase II aptos para la fertilización. La vía de administración de dichos fármacos es la vía de inyecciones subcutáneas, generalmente administradas por la propia paciente previo aprendizaje. Durante esta fase se realizan aproximadamente de tres a cinco controles clínicos, consistentes en la valoración de los niveles sanguíneos del 17-ß estradiol y el control ecográfico del desarrollo folicular. Cuando confirmamos que la mayoría de los folículos ováricos tienen un tamaño entre 17 y 19 mms se concluye la fase de inducción y se administra en la mayoría de los casos HCG por vía subcutánea aproximadamente 36 horas antes de la captación ovocitaria.
  • Segunda Fase: recuperación o captación ovocitaria. Se realiza una punción-aspiración folicularen quirófano o en un área adecuada para la cirugía, a través de un sistema de aspiración y lavado folicular ayudados por una sonda ecográfica vaginal. Este acto quirúrgico, aunque de duración breve, se realiza bajo algún tipo de anestesia, preferentemente loco – regional o sedación. La paciente ingresa ambulatoriamente sin necesidad de dormir en el hospital. Cuando los líquidos foliculares obtenidos pasan a manos del embriólogo del Laboratorio de Reproducción, se identificarán a través de microscopio los ovocitos obtenidos en la punción, se aislarán y se clasificarán en su estadio madurativo. Por otro lado, en esta segunda fase será necesaria una muestra de semen para su capacitación posterior.
  • Tercera Fase: Laboratorio FIV. Una vez que los ovocitos se han identificado, deben de ser procesados para finalmente colocarlos en una placa de cultivo junto con los espermatozoides previamente capacitados. Posteriormente se trasladan a un incubador que trata de imitar las condiciones del aparato genital femenino.
  • Cuarta Fase: Transferencia Embrionaria. Consiste en la introducción de embriones a través del cuello uterino y depositándolos aproximadamente a 1,5 cm del fondo uterino. Para ello, se utiliza un catéter específico de transferencia embrionaria, construido de un material muy flexible para que no pueda dañar la cavidad uterina. El número máximo de embriones a transferir permitido por la ley es de 3 y la recomendación habitual es la de transferir uno. La paciente no necesita analgesia en este proceso, aunque se realizará en área quirúrgica próxima al laboratorio de reproducción. Mantendrá un reposo de media hora en el quirófano y deberá permanecer en reposo absoluto durante 24 horas en su domicilio. Es necesario el apoyo de la fase lútea con progesterona micronizada administrada por vía vaginal. 14 días post-transferencia, se realizará un test de embarazo en orina, en el caso de no haber identificado la menstruación. Si se obtienen más embriones de los que se van a transferir, con una calidad adecuada, éstos se criopreservarán, con el fin de poder transferirlos en intentos sucesivos.
Una vez que los ovocitos se han identificado, deben de ser procesados para finalmente colocarlos en una placa de cultivo

¿Es posible fusionar las dos técnicas?

Sí que es posible fusionar estas dos técnicas, es decir, en un mismo ciclo de una paciente se puede realizar una ICSI con la mitad de los óvulos y una FIV con la otra mitad.

 

¿Qué factores pueden influir para que estas dos técnicas sean más efectivas?

El factor que más condiciona en los resultados de estas dos técnicas es la edad de la paciente, aunque existen otras patologías que pueden empeorar el pronóstico como son endometriosis, adenomiosis, bajas reservas ováricas… que deberán ser tenidas en cuenta a la hora de realizar dichos tratamientos.

Por Dra. Miren Mandiola Arizmendiarrieta
Reproducción asistida

La Dra. Mandiola es una reputada especialista en el campo de la Reproducción Asistida con más de 25 años de experiencia. Es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra y más adelante se especializó en Analisis Clínicos por el Hospital de Cruces en Vizcaya. También obtuvo un Máster en Reproducción Asistida por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y cuenta con un postgrado de consejo genético reproductivo. Además, es embrióloga senior por la ESHRE. 

Ha desarrollado su carrera laboral como Jefe del Servicio del Laboratorio de Reproducción Asistida de Quirónsalud de Donostia, Bilbao, Vitoria y Pamplona. Asimismo, es socio numerario de diversas asociaciones, entre las que destacan la Sociedad Española de Fertilidad y la Asociación Española para la Biología de la Reproducción. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.