Sutura meniscal, técnica para las lesiones de rodilla

Escrito por: Dr. Diego García-Germán Vázquez
Publicado: | Actualizado: 19/11/2018
Editado por: Top Doctors®

 

¿En qué consiste la sutura meniscal?

La sutura meniscal consiste en reparar el menisco, reparar las roturas meniscales que puedan presentar los pacientes y evitar resecar ese tejido y, por tanto, perder la función del menisco. Las técnicas de sutura meniscal se han ido imponiendo dado los buenos resultados que tienen y la posibilidad que tenemos de mantener la función de ese menisco, mantener ese tejido en su sitio y preservar la función de ese elemento tan fundamental para la transmisión de cargas en la rodilla.

 

¿Por qué es tan importante reparar el menisco antes que extirparlo?

Los meniscos son dos estructuras de fibrocartílago, con forma de semiluna, que se sitúan en los compartimentos femorotibial externo e interno. Tiene un papel fundamental en la transmisión de cargas a través de la articulación de la rodilla. Cuando se extirpa el menisco, esa transmisión de cargas queda alterada. Ese papel de amortiguación que tiene el menisco se pierde y eso va a dar lugar a una degeneración del cartílago articular y por tanto a una artrosis. También el menisco tiene un papel fundamental en la estabilidad de la rodilla. Pacientes que pierden el menisco van a tener una peor estabilidad de la rodilla y un peor resultado funcional cuando les hacemos una ligamentoplastia del ligamento cruzado anterior. Por eso es fundamental, sobre todo en esos pacientes jóvenes y activos, especialmente en aquellos que han tenido roturas traumáticas y sobre todo en aquellos que tienen además el ligamento cruzado anterior roto. Mantener el menisco, suturarlo, y por tanto mantener la función, y asegurarnos una evolución adecuada de la rodilla y una menor incidencia de artrosis postraumática.


¿Qué técnica se utiliza?

Hoy en día la gran mayoría de las reparaciones meniscales podemos hacerla a través de los mismos portales que utilizamos para una artroscopia simple, es decir, dos pequeños agujeritos en la cara anterior de la rodilla, porque podemos hacer muchas de estas reparaciones con sistemas que llamamos “todo dentro”. Es decir, que podemos reparar el menisco sin necesidad de incisiones accesorias. Esa sería la técnica más frecuentemente utilizada pero, dependiendo de la localización de la rotura también podemos utilizar técnicas de “fuera dentro”, es decir, introducimos agujas y diferentes dispositivos desde fuera hacia dentro de la rodilla y también técnicas que se llaman “de dentro a fuera” en las cuales pasamos diferentes sistemas de sutura desde dentro de la rodilla hacia el exterior. En estos casos sí necesitamos una pequeña contraincisión. Pero ya digo que en la mayoría de los casos podemos hacer estas reparaciones con sistemas “todo dentro” utilizando exclusivamente los pequeños portales que utilizamos para hacer una artroscopia simple.


¿Qué cuidados hay que tener tras la intervención?

El tratamiento postoperatorio después de una sutura meniscal va a depender del tipo de reparación y del tipo de rotura que hemos tenido que reparar. En aquellos pacientes con una rotura vertical-longitudinal del menisco, y son la gran mayoría de las roturas que vamos a poder reparar, les permitimos una carga parcial inmediatamente después de la cirugía y eso se ha demostrado que puede ser incluso beneficioso para la cicatrización de la rotura. Hay que tener cuidado y no cargar peso con la rodilla por encima de los 90º de flexión en ningún caso. Por eso utilizamos rodilleras con limitación de la flexoextensión durante unas 10-12 semanas. Al principio limitamos esa flexión a unos 30º o 40º, lo justo para que el paciente no cojee durante la marcha normal, y posteriormente a las 6 semanas limitamos la flexión a 90º. Pasado este periodo, el paciente va a poder hacer ejercicio suave y permitimos la vuelta a la actividad deportiva alrededor de los cinco meses después de la cirugía.

Por Dr. Diego García-Germán Vázquez
Traumatología

Destacado especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología, con especial interés en la patología artroscópica de rodilla incluyendo la reconstrucción del Ligamento Cruzado Anterior y la patología meniscal. Traumatólogo de la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI) y Médico del equipo Olímpico Español en los Juego Olímpicos de Invierno de Pyeongchang 2018. Formado en prestigiosos centros internacionales, como las estancias realizadas en la Unidad de Artroscopia del Hospital for Special Surgery, de Nueva York; o en los servicios de Prótesis de Cadera y Rodilla y Cirugía Artroscópica de la Clínica Mayo, Rochester (EE.UU.). Es Médico Adjunto del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario de Puerta de Hierro. Ha presentado multitud de comunicaciones en congresos nacionales e internacionales y participado como ponente en múltiples congresos de todo el mundo.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.