Solución mínimamente invasiva de la hiperhidrosis palmar y axilar

Escrito por: Dr. Laureano Molins López-Rodó
Publicado: | Actualizado: 21/07/2018
Editado por: Patricia Pujante Crespo

El exceso de sudoración en manos y axilas, normalmente asociado a un aumento de sudor en las plantas de los pies, se conoce como hiperhidrosis palmar, axilar y plantar. Dichas hiperhidrosis suelen considerarse “primarias” porque se desconocen sus causas. 

Existe una pequeña predisposición familiar y una mayor incidencia de esta afección en el sexo femenino. Los pacientes afectados recuerdan sufrir un incremento de sudoración desde pequeños, lo que les impedía mantener una relación normal con sus compañeros, por el rechazo que sufrían al contacto de las manos. Y es que la sudoración en manos también produce problemas con la escritura, ya que algunos niños deben utilizar papel secante y también se les mueve la tinta de los papeles que escriben. 

Hiperhidrosis palmar, de los tipos más frecuentes de exceso de sudoración


Asimismo, el acto habitual de darse la mano representa en los pacientes con hiperhidrosis una problemática, por la sensación de desagrado que percibirá la otra persona al notar el sudor. Derivada de toda esta problemática se da en los pacientes un estado natural de nerviosismo que, en muchos casos, se ha considerado la causa, llegándose a tratar a los pacientes con tranquilizantes. Sin embargo, el nerviosismo no es la causa, sino un círculo en que a más sudoración se añade mayor intranquilidad.

 

Tratamientos disponibles para la hiperhidrosis

Actualmente existen múltiples tratamientos locales, tales como el cloruro de aluminio en solución alcohólica, el ácido tánico, la iontoforesis como tratamiento transcutáneo, entre otros. Todos estos tratamientos pueden disminuir la severidad de la sudoración pero, al ser un tratamiento de por vida, los pacientes suelen abandonarlo. Las inyecciones de toxina botulínica son otra alternativa para los pacientes que no quieran someterse a operaciones. Se aconseja para la hiperhidrosis axilar o de zonas como el pliegue submamario o la frente. Es una intervención poco agresiva aunque dolorosa en las manos y con un efecto temporal, por lo que debe repetirse cada 4-6 meses.

 

Tratamiento quirúrgico de la hiperhidrosis: cirugía videotoracoscópica

El tratamiento quirúrgico se suele aplicar en la hiperhidrosis palmar y axilar, interrumpiendo la vía nerviosa por la que se propaga dicho estímulo de sudoración al que se responde de forma exagerada, la vía simpática.

La técnica es la simpatectomía torácica y debe realizarse en ambos hemitórax por separado, para solucionar la afección bilateral. Sin embargo, hasta hace unos 25 años no se recomendaba por parte de los cirujanos torácicos porque debía abrirse el tórax mediante toracotomía y la intervención podía ser más agresiva que la afección. No obstante, desde hace unos 20 años se puede llevar a cabo la intervención mediante cirugía videotoracoscópica, de manera que no es necesario abrir el tórax, ya que puede realizarse mediante un orificio de 1cm a cada lado. 

Se trata de una técnica efectiva, ya que el procedimiento se realiza con anestesia general y el paciente se despierta con las manos secas, siendo dado de alta en 6-12 horas, para retomar sus quehaceres habituales en uno o dos días. Los resultados de esta cirugía, de hecho, son de una resolución completa de la hiperhidrosis palmar y axilar en el 99% de los casos.

Tras la intervención pueden darse algunos efectos secundarios mínimos, tales como que el paciente note las manos muy secas (solucionable con crema hidratante), en casos de pacientes operados de hiperhidrosis axilar. Asimismo, en cuatro de cada 10 pacientes puede producirse una leve sudoración a nivel de espalda o muslos (hipersudoración compensadora), que no es comparable a la sufrida en manos o axilas, a excepción de algún caso, en el que la sudoración es más severa.

Desde hace 10 años, la operación para la hiperhidrosis palmar, axilar y  el rubor facial, la realizamos mediante interrupción de la cadena simpática (sin seccionarla) mediante un clip de titanio ("Clipping") para que, si hubiera una sudoración compensadora muy severa (que ocurre en el 1-2% de los casos), teóricamente podríamos retirar los clips y mejorarla.  

En resumen, la aparición de la cirugía mínimamente invasiva torácica ha representado que muchos pacientes con hiperhidrosis palmar y axilar puedan beneficiarse de esta técnica menos agresiva con excelentes resultados y que su preocupación desaparezca, sintiéndose de nuevo una persona “normal”. 

Por Dr. Laureano Molins López-Rodó
Cirugía torácica

El Dr. Molins López-Rodó es uno de los mayores expertos en cáncer de pulmón y cirugía mínimamente invasiva, actualmente opera en los centros más prestigiosos de Barcelona y es Jefe de Servicio de Cirugía Torácica del Hospital Clínic y Sagrat Cor de Barcelona. Se especializó  en universidades y centros de prestigio como la Clínica Mayo y el Harvard Medical School de Estados Unidos.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.