¿Se puede evitar la luxación de hombro recidivante?

Escrito por: Dr. Francesc Soler Romagosa
Publicado: | Actualizado: 17/11/2018
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

 

¿Por qué me duele el hombro? ¿Por qué recaigo en una luxación de hombro?

La articulación del hombro es una articulación que anatómicamente es muy compleja, además, es la que tiene más movimiento dentro del organismo. Principalmente podemos encontrarnos con dos grandes grupos de problemas en el hombro: el primero en relación a la propia articulación entre la cabeza del húmero y la glena, y la otra en cuanto a los tendones que producen el movimiento de la articulación; en gente joven es más frecuente el primer grupo mientras que en gente mayor son más habituales los problemas en los tendones, inflamación o rotura. En cuanto a la gente joven el problema más frecuente de la articulación glenumeral es la luxación, es decir, que la cabeza del húmero se separa o sale de la articulación y queda dislocada. Dicha luxación se produce debido a un traumatismo de alta intensidad normalmente relacionado con alguna actividad física o deportiva. El tratamiento habitual en estos casos es dejar en reposo la articulación afectada o el brazo afectado, hasta que estos ligamentos cicatrizan y vuelvan a dar estabilidad. Con el tiempo, sin embargo, se ha visto que en gente joven, y sobre todo en gente que practica deportes de contacto, esta cicatrización es anormal, es decir, estos ligamentos quedan mal cicatrizados y quedan laxos, y esto provoca que la cabeza del húmero pueda volver a salirse muchas veces a partir de la primera vez que se ha luxado. Este es el problema principal que ocurre cuando hay una luxación que se repite en el tiempo o también llamada luxación recidivante. Hay una falsa creencia al respecto que es que fortaleciendo los músculos de la articulación del hombro podamos evitar nuevos cuadros de luxación. Entendemos que si es un problema anatómico el que provoca que la cabeza del humero siga luxándose res-pecto a la glena, difícilmente con el fortalecimiento de las estructuras musculares del hombro vamos a poder evitar nuevas recidivas.

 

Así pues, cuando un paciente se luxa una vez, tiene muchas más posibilidades de luxarse una segunda vez y así sucesivamente. De manera que la única forma de acabar con estos cuadros repetidos de luxación es volver a restaurar la anatomía propia de estos ligamentos, volviéndolos a colocar y suturar en su sitio anatómico correcto. Evidentemente, esto solo se puede hacer mediante un tratamiento quirúrgico que en nuestro caso, y así está ya ampliamente establecido, lo realizaremos mediante la técnica artroscópica de hombro.

 

Cuando un paciente se luxa una vez, tiene muchas más posibilidades de luxarse una segunda vez

 

¿En qué consiste la cirugía artroscópica para la luxación recidivante de hombro?

La técnica artroscópica de hombro consiste en mediante unas pequeñas incisiones, realizadas en la piel del hombro, introducimos una fibra óptica a través de la cual conectamos una cámara de televisión y podemos visualizar a través de una pantalla toda la estructura interna de la articulación del hombro. La ventaja de esta técnica es que nos permite visualizar toda la articulación, tanto la parte anterior como la parte posterior y así reparar todas las estructuras lesionadas. En el caso de la luxación recidivante reparamos la inserción o la cicatriz que está mal enganchada, de los ligamentos que se han lesionado en el momento de la luxación. De manera que los volvemos a poner en su sitio, los suturamos en el sitio anatómicamente correcto y esto evitará que la cabeza vuelva a salirse como lo hacía anteriormente.

 

¿Cómo será la recuperación para la luxación recidivante de hombro?

La técnica de artroscopia de hombro, al ser una técnica que llamamos mínimamente invasiva, es decir, que podemos realizar la reparación quirúrgica sin tener que lesionar los tendones ni los músculos adyacentes a la articulación, nos permite que el proceso de rehabilitación sea más rápido. Después de una artroscopia de hombro para un cuadro de luxación recidivante, mantendremos al paciente con el brazo afecto colgado de un cabestrillo durante 4 semanas, pero realizando unos movimientos muy simples para que la tonificación muscular no se vea mermada. A partir de estas 4 - 5 semanas retiramos el cabestrillo del brazo afecto y empezamos con la movilización activa, es decir, por su cuenta, del brazo del paciente, acompañado ya de una pauta de rehabilitación en el centro especializado. No será hasta los 3 meses que el paciente podrá empezar a realizar actividades deportivas y hasta los 6 meses no empezaremos a realizar deportes que impliquen contacto o bien la utilización de una raqueta en el brazo afecto.

 

¿Se puede evitar la luxación recidivante de hombro?

La luxación de hombro es debida a la lesión que se produce en los ligamentos que mantienen la estabilidad de esta articulación. Así pues cuando nosotros tenemos el ligamento roto y esperamos el proceso de cicatrización, si este proceso no se realiza directamente, es decir que el ligamento queda cicatrizado en mala posición o queda destensado, esta cabeza humeral no tendrá el tope que lo mantiene en su sitio y seguirá produciendo cuadros de luxación. La única manera de evitar cuadros de luxación recidivante es, después del primer cuadro de luxación, realizar el tratamiento quirúrgico y suturar y reparar los ligamentos que se han dañado de manera que volvemos a instaurar la anatomía normal de esta articulación evitando de esta manera que se produzcan nuevos cuadros de luxación.

Por Dr. Francesc Soler Romagosa
Traumatología

El Dr. Soler Romagosa es un reputado especialista en Traumatología. Es facultativo de dicha especialidad en Àptima Centre Clínic Terrassa i Sabadell - Traumadvance. Fue jefe de Cirugía Ortopédica y Traumatología de EGARSAT (Mútua de Accidentes de Trabajo). Experto en el tratamiento de patología articular de rodilla y de hombro, es un reconocido traumatólogo referente en lesiones deportivas y laborales. Además, también es un referente en terapias regenerativas y en la aplicación de plasma rico en plaquetas y terapia celular. El Dr. Soler Romagosa, ha impartado diferentes cursos en el ámbito nacional e internacional. Es miembro de diferentes sociedad como la “European Society of Sports Traumatology, Knee Surgery  and Arthroscopy“ (ESSKA),  la “ESSKA Cartilage Comission” y la “International Cartilage Repair Society” (ICRS), así como miembro numerario de la “Sociedad Española de la Cirugía Ortopédica y  Traumatología” (SECOT) y de la “Asociación Española de Artroscopia” (AEA).  

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes