Rotura de menisco: cuándo y por qué se produce

Escrito por: Dra. Luisa Ignacia Ibáñez Martín
Publicado:
Editado por: Patricia Pujante Crespo

Los meniscos son estructuras hechas de fibrocartílago que se hallan en el interior de la rodilla. Tienen forma de semifinales y aumentan la congruencia que hay entre las superficies de las articulaciones del fémur y la tibia cuando hay movimientos. Además, ayudan en la absorción de cargas por la rodilla, aumentando la superficie de contacto.

 

Por el hecho de desarrollar las funciones anteriormente mencionadas se considera que disminuyen el deterioro del cartílago articular. Si no existiesen, la fuerza que recibe la rodilla durante los movimientos al caminar o correr pasarían directamente de un hueso a otro, con el consiguiente deterioro del cartílago.

 

Persona corriendo mostrando de las rodillas hacia abajo - rotura de menisco by Top Doctors
Las roturas de menisco pueden ser traumáticas o degenerativas,
según el origen de la lesión y salud de la rodilla

 

¿Qué tipos de rotura de meniscos existen?

Hay dos tipos de rotura de meniscos:

  • Traumáticas. Son lesiones que suelen producirse en personas jóvenes durante la práctica deportiva, fundamentalmente sobre meniscos sanos y de buena calidad.
  • Degenerativas. Son roturas que se producen por un traumatismo de baja intensidad, si existe. Sin embargo, el paciente normalmente no suele recordar el momento, ya que la lesión se asienta sobre meniscos que ya han iniciado el proceso de degeneración, ya que son menos elásticos.

 

Es más común que las roturas traumáticas se produzcan en movimientos de giro donde el pie se encuentra fijo en el suelo, mientras que las degenerativas son más frecuentes por hiperflexiones prolongadas (estar de rodillas, por ejemplo).

 

 

¿Cómo deben tratarse las roturas de menisco?

Como no todos los pacientes son iguales ni el tipo de rotura tampoco, el tratamiento no puede ser el mismo y debe ser individualizado.

 

En las roturas degenerativas el tratamiento conservador es fundamental. Un buen programa de fisioterapia y readaptación, con ejercicios específicos, es capaz de recuperar una función completa de la rodilla. Solamente en los casos en que, después de más de 3 meses de la rotura, si hay derrames de repetición, bloqueos de la rodilla o dolor que no se controla, se considerará que el tratamiento conservador ha fallado.

 

Cuando esto ocurre, la meniscectomía vía artroscopia, es decir, la extirpación de la zona de la rotura, suele dar un alto porcentaje de buenos resultados, aunque no el 100%, ya que el dolor postmeniscectomía puede presentarse entre el 1 y el 5% de los pacientes.

 

En lesiones traumáticas, sobre todo en gente joven, salvar el menisco debe ser primordial, aunque el tiempo de recuperación se alarga. Suturar el menisco es fundamental pero las suturas no pueden hacerse en todas las zonas de la rotura, ya que el aporte sanguíneo necesario para una buena cicatrización solo se produce en la zona de unión a la cápsula articular. Si la extirpación del menisco es grande y el paciente es joven quizás es necesario que el especialista en Traumatología plantee la posibilidad de un implante meniscal para disminuir las posibilidades de degeneración de la rodilla.

Por Dra. Luisa Ignacia Ibáñez Martín
Traumatología

La Dra. Luisa I. Ibáñez Martín es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Oviedo y especialista en Traumatología y Ortopedia. Ha realizado rotaciones extrahospitalarias en: Neurocirugía: TCE, diagnóstico y tratamiento. Servicio de Neurocirugía II del Hospital Central de Asturias; Cirugía de la Mano Unidad de Mano y Microcirugía del Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Central de Asturias; Cirugía Ortopédica y Traumatología Infantil. Sección de Ortopedia Infantil, Servicio de Cirugía Pediátrica, Hospital Universitario Gregorio Marañón, Madrid; Unidad de Rodilla y Cirugía Artroscópica del Hospital Fremap - Majadahonda.

Cuenta con más de 20 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad. En concreto, es experta en traumatología deportiva, cirugía de rodilla, artroscopia de hombro, artroscopia de cadera, artroscopia de tobillo y cirugía del deporte, entre otros tratamientos y patologías.

Ha compaginado su labor médica con la docencia como tutora de MIR en Cirugía Ortopédica y Traumatología (Complejo Hospitalario Xeral - Calde) y MIR en Medicina de Familia (Hospital General de Lanzarote).

Actualmente forma parte de la Unidad de Traumatología y Ortopedia del Hospital Polusa, en Lugo; y es vocal de la Sociedad Gallega de Cirugía Ortopédica y Traumatología (SOGACOT).

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..