Regeneración ósea, una técnica para colocar implantes dentales

Escrito por: Dr. Francisco Rodríguez Escudero
Publicado: | Actualizado: 15/11/2018
Editado por: Top Doctors®

La regeneración ósea de los maxilares es una técnica que consiste en reconstruir el hueso en aquellas áreas donde existen deficiencias con el fin de poder colocar implantes dentales.

La odontología lo utiliza en aquellos casos en los que el volumen óseo no es suficiente para colocar implantes dentales en la posición ideal ni para conseguir la suficiente estética dental. Se dan tras atrofias maxilares óseas severas, accidentes de tráfico, traumatismos, enfermedad periodontal, etc.

 

Proceso de regeneración ósea

En el proceso de la reconstrucción ósea se utilizan los tejidos óseos del mismo individuo porque son con los que mejores resultados se obtienen. Sin embargo, también se pueden usar materiales aloplásticos, xenoinjertos, etc.

Para llevar a cabo este tipo de tratamiento, se realizan unos estudios previos, como:

  • Entrevista con el paciente para conocer exactamente qué es lo que él desea.
  • Modelos de estudio del paciente y confección de una plantilla radiográfica tridimensional, con la posición ideal de los implantes.
  • Estudio radiográfico para valorar la posición de los dientes en relación al hueso. Consta de una ortopantomografía y una tomografía computarizada de haz cónico que se hace con la plantilla radiográfica tridimensional.
  • Analítica del paciente para conocer su estado general.

El proceso dura, aproximadamente, entre cuatro y seis meses. Si la colocación de los implantes se realiza simultáneamente junto a la rehabilitación, se puede terminar en unos seis meses. Sin embargo, si la colocación del implante se hace diferida el proceso se alargará hasta los ocho meses.

                                                                                                                                                                                               

Complicaciones del proceso de regeneración ósea

Las complicaciones existen como en cualquier tratamiento quirúrgico, pero pueden disminuir mucho con una buena historia clínica. En general, se pueden dar casos de inflamación, posibles hematomas y, en raras ocasiones, exposición del injerto óseo.

En los casos en los que el paciente es fumador se da un mayor número de complicaciones como por ejemplo fracaso del injerto óseo, peor cicatrización y vascularización del mismo. El paciente no debe utilizar una prótesis dental removible en la zona injertada que pueda dañarla.

Por Dr. Francisco Rodríguez Escudero
Odontología y estomatología

El Dr. Rodríguez Escudero es licenciado en Medicina y Cirugía, en Odontología, Magister Universitario en Periodoncia y Doctor en Odontología. Ha realizado diversos cursos de formación en regeneración ósea e implantes en España, Suecia y Alemania; cuenta con más de 20 años de experiencia. Compagina la docencia con la actividad profesional privada en Me Encanta Mi Dentista desde sus inicios.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes