Radiofrecuencia, una técnica de mínimos riesgos

Escrito por: Dr. Luis Betancor Martínez
Publicado: | Actualizado: 18/02/2018
Editado por: Roser Bernés Ubasos

respirar

La radiofrecuencia en fosas nasales se utiliza generalmente para la reducción del volumen de los cornetes inferiores. En su interior se hallan numerosas estructuras vasculares. Cuando los cornetes se encuentran aumentados en su tamaño, comprometen el paso de aire a través de las fosas nasales, experimentando el paciente obstrucción a nivel de las mismas. Siendo esto más notorio cuando el paciente está acostado debido a la dificultad para el vaciado del cornete  ante la “ausencia" de gravedad.

 

¿En qué consiste la cirugía nasal por radiofrecuencia?

La radiofrecuencia de cornetes consiste en aplicar, previa anestesia tópica y seguida de anestesia local, una corriente eléctrica de alta frecuencia en el interior del cornete inferior mediante un fino electrodo metálico. Este procedimiento no alcanza los 30 segundos de duración, no es doloroso y obtenemos como respuesta una fibrosis en su interior lo que dará lugar a la disminución del volumen del mismo transcurridos unos días. 

 

¿Qué ventajas implica esta técnica frente a otras?

Son numerosas las ventajas de la radiofrecuencia frente a técnicas precedentes. Las técnicas previas a la radiofrecuencia ocasionan un exceso de sangrado durante su ejecución, lo cual hace imprescindible llevarlas a cabo con anestesia general e intubación orotraqueal; además de la obligatoriedad para el paciente de llevar un taponamiento nasal al menos durante las primeras 48 horas tras el procedimiento. 

 

¿Qué riesgos conlleva esta intervención?

El riesgo de sangrado postintervención es muy bajo, no es necesario el taponamiento nasal y la mejoría respiratoria es notoria transcurridas las primeras 48 horas.

 

¿Es una intervención dolorosa? ¿Qué tipo de molestias notará durante la cirugía?

La anestesia tópica nasal, que es el primer paso de la intervención, facilita la ausencia absoluta de dolor cuando aplicamos la "segunda" anestesia, que es ahora inyectada en el interior del cornete. A continuación el especialista en Otorrinolaringología introduce el fino electrodo metálico en la cabeza del cornete y aplicamos la corriente de alta frecuencia. 

El procedimiento resulta libre de dolor aun cuando puedan ser apreciadas sensaciones táctiles mientras lo realizamos.

 

¿Qué tipo de cuidados debe seguir el paciente tras la operación?

Los días posteriores a la intervención deberemos aplicar suero salino en las fosas nasales y ocasionalmente indicaremos el empleo de alguna pomada nasal para humedecer las fosas nasales. 

El resultado final, la franca mejoría en la respiración nasal, ocurrirá transcurridas unas dos semanas.

Por Dr. Luis Betancor Martínez
Otorrinolaringología

Eminente especialista en Otorrinolaringología, el Dr. Betancor Martínez es Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de La Laguna en Tenerife, donde, paralelamente a su labor asistencial ha desarrollado tareas vinculadas a la docencia, siendo así profesor asociado de Otorrinolaringología de la Facultad de Medicina. Además, ha sido Jefe del Servicio de Otorrinolaringología en el Hospital San Juan de Dios y del Hospital de Niños, ambos en Santa Cruz de Tenerife. Participa activamente en la divulgación de sus conocimientos como autor habiendo realizado 14 publicaciones científicas en revistas internacionales y 13 en nacionales. También ha desarrollado 68 comunicaciones científicas presentadas en numerosos cursos y congresos de su ámbito médico. Miembro de la Sociedad Canaria y Española de Otorrinolaringología.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.