¿Qué tipos de varices existen?

Escrito por: Dr. Justo Miguel Alcolea López
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

El Dr. Justo Alcolea es un prestigioso especialista en Medicina Estética y Láser Médico Quirúrgico. Se licenció en Medicina y Cirugía en la Universidad de Salamanca. Cuenta con más de 30 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en múltiples campos.

El tratamiento indicado para eliminar las varices sin necesidad de cirugía es la esclerosis de varices en combinación con láser. Todo depende del tipo esclerosante, se podrá eliminar desde las pequeñas arañas vasculares hasta las grandes varices tronculares, incluidas las safenas insuficientes. Los dos pilares fundamentales son: conseguir una microespuma densa y estable y la punción de la variz guiada por ecógrafo. Lo novedoso de este tratamiento es que además después de la esclerosis química, se aplica láser de Nd-YAG obteniendo mejores resultados en el cierre de la variz. 

 

Diferencias entre los múltiples tipos de varices

Existen varices de varios tipos:

Telangiectasias: vénulas intradérmicas permanentemente dilatadas. Dependiendo de su calibre y profundidad pueden verse:

  • Rojas, también llamadas arañas vasculares. Su diámetro es inferior a 1 mm.
  • Azules o violetas, de forma arborescente. Poseen un diámetro alrededor de 1 mm.
Las varices pueden ir acompañadas de otras sintomatologías, como pesadez o sensación de cansancio de las piernas

Varices reticulares: de color azulado, a veces verdoso, de 1 a 3 mm de calibre o más. Pueden ser intradérmicas o subcutáneas. En ocasiones se asocian a las telangiectasias o pueden ser su causa. Suelen aparecer en la cara lateral de la pierna tanto por encima como por debajo de la rodilla.

Varices tronculares: son varices subcutáneas, de gran calibre. Cuando la persona está de pie se ven claramente porque su dilatación hace relieve sobre la piel. Estas corresponden a varices de las grandes venas de la pierna como la safena mayor y menor o pueden ser ramas accesorias de las anteriores. Pueden localizarse a lo largo de la cara interna de la pierna, cara posterior y lateral de la pantorrilla o cruzando la cara anterior del muslo.

Corona flebectásica: se llama así a las telangiectasias intradérmicas que se pueden observar en la cara interna o externa del pie. Cuando aparecen pueden ser los primeros síntomas de una enfermedad varicosa avanzada, esto hace necesario realizar la ecografía Doppler.

Perlas varicosas: pequeñas y elevadas dilataciones, como una ampolla de color azul violáceo. Se pueden encontrar en cualquier parte del cuerpo y tener complicaciones como varicoflebitis o hemorragia. También suelen ser un síntoma de una enfermedad varicosa de larga evolución.

Varices perineales: se producen en mujeres durante el embarazo y son indicativas de congestión pélvica. En muchas ocasiones persisten después del parto.

 

¿Pueden las varices presentar otros síntomas?

Las varices pueden ir acompañadas de otras sintomatologías, como pesadez o sensación de cansancio de las piernas. El dolor suele estar ausente y no es demasiado notorio. Entre los diferentes síntomas que se pueden observar figuran los siguientes:

Edema: el paciente puede sentir un incremento de líquido en el tejido subcutáneo. Suele aparecer en el tobillo pero puede propagarse al pie o la pierna.

Pigmentación: el paciente puede observar en su piel un color marrón oscuro, inicialmente punteada que puede evolucionar en manchas extensas con el paso del tiempo. Al inicio comienza en el tobillo, pero puede alcanzar la parte superior de la pantorrilla.

Eccema: erupción rojiza, con pequeñas ampollas, en ocasiones con picor importante, con exudación o descamación de la piel. Suele aparecer en la proximidad de venas varicosas y en ocasiones propagarse a otras zonas de la pierna.

Lipodermatoesclerosis: es un síntoma de enfermedad venosa severa, tiene relación con una inflamación crónica con posterior fibrosis de la piel e incluso del tejido subcutáneo.

Hipodermitis: es una forma más grave de la patología anterior, por tanto sus síntomas serán: signos de inflamación, zona caliente y roja, además de induración.

Atrofia blanca: también es uno de los signos de que el paciente padece una enfermedad varicosa avanzada. Son áreas de color blanco repartidas entre capilares dilatados y zonas hiperpigmentadas.

Úlcera venosa: es la peor de las formas que puede adquirir la enfermedad varicosa crónica. Cicatrizan con una gran dificultad sino se tratan las varices que han generado su aparición.

Por Dr. Justo Miguel Alcolea López
Medicina estética

El Dr. Justo Alcolea es un prestigioso especialista en Medicina Estética y Láser Médico Quirúrgico. Se licenció en Medicina y Cirugía en la Universidad de Salamanca. Cuenta con más de 30 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en múltiples campos de las especialidades. A lo largo de su trayectoria ha combinado su labor asistencial con la docencia, siendo director, coordinador y profesor de diversos cursos de postgrado en universidades de prestigio a nivel nacional. Asimismo, también desarrolla una importante tarea divulgadora como ponente asiduo en congresos de la especialidad. 

Actualmente es director de Clínica Alcolea Medicina Estética Láser. Co - Director del Máster en Medicina Estética y del Bienestar (Universidad de Barcelona). Asesor y coordinador científico de la revista de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME). Co - Director del Curso de Insuficiencia Venolinfática de la SEME.

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.