¿Puede prevenirse la disfunción eréctil?

Escrito por: Dr. José Ángel Delgado Martín
Publicado: | Actualizado: 13/02/2019
Editado por: Alicia Arévalo

¿Qué prevalencia tiene la disfunción eréctil en los hombres?

La disfunción eréctil es altamente prevalente. En EEUU se realizó el estudio MMAS en 1290 varones entre los 40 y los 70 años encontrando un 52% de pacientes con algún grado de disfunción eréctil de las cuales un 10% fueron consideradas como completas o graves.

En España se realizó el estudio EDEM en 2476 varones entre 25 y 70 años, estudio más objetivo que el americano, porque se completó mediante un cuestionario validado internacionalmente para disfunción eréctil, el Índice Internacional de Función Eréctil. Mediante esta herramienta se encontró que en España existe un 18,9% de pacientes con esta disfunción, lo que supone que entre 1,5 y 2 millones de varones se ven afectados por ella en nuestro país.

Esta patología ve incrementada su incidencia con la edad. Los pacientes con disfunción eréctil tienen un incremento de la incidencia de otras patologías asociadas, sobre todo las cardiovasculares, ya que comparten los mismos factores de riesgo. A mayor gravedad de disfunción, mayor número de comorbilidades y mayor gravedad de las mismas, es decir, que la disfunción eréctil puede ser valorada como factor de riesgo para poder padecer otros procesos, fundamentalmente los cardiovasculares.

 

El estrés es uno de los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, patología que causa la disfunción eréctil.
 

¿Qué factores la causan?

La erección es un proceso fundamentalmente neurovascular, por ello los factores que habitualmente la desencadenan son los asociados a las enfermedades cardiovasculares. Los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular son los mismos para los dos procesos, obesidad, sedentarismo, estrés, tabaquismo, alcohol, dislipemias, hipertensión arterial, diabetes, etc.

Otra de las causas muy frecuentes hoy en día es la cirugía oncológica pelviana, por cáncer de próstata, vejiga y recto, que son tumores muy prevalentes en el varón adulto. Estas cirugías provocan disfunción eréctil porque lesionan los haces neurovasculares, por los que llegan los impulsos nerviosos que inician y mantienen el mecanismo de la erección.
 

¿Puede prevenirse?

Conociendo los factores de riesgo que la provocan, es fácil poder prevenir su aparición procurando tener en cuenta estas recomendaciones:

  • Llevar una vida sana
  • Procurar una alimentación que evite la comida basura cargada de grasas saturadas a cambio de una dieta natural, fundamentalmente de tipo mediterráneo.
  • Evitar el sedentarismo con la realización de algún tipo de ejercicio diario o deporte.
  • Evitar el estrés
  • Evitar los tóxicos, drogas, alcohol
  • Evitar el tabaco

También es importante realizar revisiones médicas buscando el diagnóstico precoz de procesos que, dejados evolucionar libremente, van a producir daños vasculares que afectarán a la función eréctil, como son la diabetes, la hipertensión arterial o la cardiopatía isquémica.
 

¿Cómo se puede tratar?

El tratamiento de la disfunción eréctil, hoy en día, se hace en tres niveles terapéuticos:

  1. El primer nivel, por el que se comienza siempre, salvo contraindicación médica, es el oral: se utilizan medicamentos conocidos como inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5. Son altamente eficaces, cómodos de utilizar, tienen un bajo nivel de efectos secundarios, aunque tienen algunas contraindicaciones, por lo que tienen que utilizarse siempre bajo prescripción médica.
    De primera línea hoy también se están utilizando vasodilatadores intrauretrales, como la prostaglandina E1, bien con un aplicador intrauretral o bien como gel. A veces, cuando cualquiera de estos dos medicamentos por separado no tiene eficacia completa, la asociación de los dos puede resolver el problema.
  2. En segundo nivel se utiliza la misma prostaglandina E1, pero en inyección intracavernosa, es el más eficaz de todos, pero es invasivo, requiere de aprendizaje, que siempre debe de ser realizado junto a un sanitario, médico o enfermero y se deben de conocer las posibles complicaciones que pueden presentarse, que aunque son muy infrecuentes requieren algún tipo de actuación médica.
  3. En un tercer nivel de tratamiento está el tratamiento quirúrgico. Fundamentalmente el implante de una prótesis peneana. Existen muchos tipos de prótesis, los más utilizados son las hidráulicas de tres elementos, porque son las que reproducen un estado de flacidez y erección más parecido al fisiológico. Siempre deben de ser empleadas como último recurso, cuando todos los niveles terapéuticos previos han fracasado.

Por Dr. José Ángel Delgado Martín
Andrología

El Dr. José Ángel Delgado Martín es un destacado Andrólogo que destaca en disfunciones y ofrece para ello los mejores tratamientos. Licenciado por la Universidad Autónoma de Madrid, ha estado en dos cursos de Doctorado y posee el Fellow of the European Boar of Urology. Sus méritos académicos y profesionales le han valido para ejercer como docente. Es además miembro de distintas asociaciones médicas y científicas.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.