Prolapso de órganos pélvicos: patología creciente en las mujeres

Escrito por: Dr. Luis Eduardo Resel Folkersma
Publicado: | Actualizado: 13/11/2018
Editado por: JUDIT LECHÓN

La sobrecarga del embarazo, el parto, padecer sobrepeso, estreñimiento y haberse sometido a varias intervenciones quirúrgicas ginecológicas son las posibles causas de un prolapso de los órganos pélvicos; donde se incluyen la vejiga, la uretra, el útero, la cúpula vaginal, el intestino y el periné. El paso de los años y el haber sufrido alguna de las situaciones mencionadas anteriormente pueden debilitar las estructuras de soporte como la fascias, los músculos y los ligamentos del suelo pélvico provocando un descenso de dichos órganos. El Dr. Resel, especialista en Urología, explica el pronóstico de esta patología que cada vez afecta a más pacientes femeninas.

 

Son pocos los estudios que existen sobre el prolapso de órganos pélvicos, además de ser una patología infradiagnosticada por varias razones como:

- Solo un pequeño grupo de pacientes consultan al médico porque consideran que es propio de la condición femenina y de un proceso normal del envejecimiento. Hasta un 50% de las mujeres mayores de 50 años tendrán algún grado de prolapso genital, pero menos de un 20% buscarán tratamiento.

- La escasa concienciación de los propios profesionales sanitarios que apenas preguntan por este problema.

 

Se ha demostrado que los riesgos de sufrir esta patología aumentan según se incrementa la edad, puesto que aquellas mujeres con más de 60 años son más propensas a padecer un prolapso de órganos pélvicos. Se estima que en el año 2030 habrá 20 millones de mujeres entre 45 y 65 años de edad y 43 millones serán mayores de 65 años. Es decir, que habrá 63 millones de mujeres que tendrán riesgo de padecer esta patología.

 

Es importante conocer las causas del prolapso de órganos pélvicos para intentar prevenirlo

 

Consecuencias de un prolapso de órganos pélvicos

Aunque el prolapso de órganos pélvicos no constituye un riesgo vital, puede suponer una carga importante en la restricción de la actividad física y social, en el bienestar psicológico y en la calidad de vida en general. El éxito de un procedimiento para la corrección de esta patología va a depender de una evaluación diagnóstica adecuada y de un tratamiento específico para el defecto encontrado.

 

Uno de los principales problemas de esta patología es su relativamente alta tasa de recidiva tras la cirugía correctora, que se estima hasta en un tercio de las pacientes operadas. Además de las complicaciones derivadas por la introducción de las mallas transvaginales (erosiones, infecciones, dispareunia, dolor pélvico) para evitar las recurrencias.

 

Se ha estimado que un 13% de las pacientes operadas por un prolapso se tendrán que reintervenir a los 5 años de la primera cirugía. Por este motivo se están investigando constantemente nuevas técnicas que contribuyan de una manera significativa a un manejo más eficiente de los prolapsos a largo plazo. Es esencial conseguir un conocimiento lo más profundo posible sobre la fisiopatología del prolapso de órganos pélvicos que permita resolver esta patología con las máximas garantías y unas mínimas complicaciones.

 

A la hora de decidir el procedimiento terapéutico se deben explorar todas las opciones posibles, no solo desde el punto de vista médico, sino abordando las expectativas de la paciente y siempre sobre la base de un consentimiento informado que explique detalladamente los riesgos y las posibles complicaciones. Si no se trata eficazmente, este problema deteriorará significativamente la calidad de vida de la persona, limitando su autonomía y reduciendo su autoestima.

Por Dr. Luis Eduardo Resel Folkersma
Urología

El destacado Dr. Resel, especialista en Urología, es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra. Con más de una década de experiencia, destaca su labor como Jefe de la Unidad del Suelo Pélvico en el Hospital Universitario San Carlos.

Es autor de varios artículos especializados y ha realizado múltiples congresos nacionales e internacionales. También ha ejercido como docente en la Universidad Complutense de Madrid.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes