Problemas en la adolescencia: ¿terapia familiar o individual?

Escrito por: Inmaculada Rodríguez Ángel
Publicado: | Actualizado: 18/07/2018
Editado por: Yoel Domínguez Boan

En muchas ocasiones, cuando familias acuden a consulta se plantean la siguiente pregunta: ¿Cuándo mi hijo tiene problemas, acudo a un terapeuta familiar o individual?

Como problema, se puede incluir cualquier tipo de síntoma o situación que la familia no tenga la capacidad de resolver por sí misma, así como con sus propias estrategias. De este modo, se dan situaciones en los que las familias no saben como solucionar el problema o síntoma de su hijo. Hablamos de situaciones tales como el fracaso escolar, problemas de atención o de conducta, problemas sociales, acoso escolar, excesiva timidez, trastornos alimentarios, miedos, agresividad y ansiedad, irritabilidad excesiva, consumo de drogas, divorcio, duelo…

Situaciones como las anteriores pueden aparecer como parte del desarrollo de cualquier joven, aunque se convierten en un problema serio cuando aparecen sin control y en exceso, afectando al entorno del joven así como a su vida diaria.

 

La terapia familiar, mejor que la individual

La experiencia profesional en el ámbito de la terapia familiar y la terapia individual hace que me decante por una intervención del orden de lo familiar. Y es que la terapia familiar da la oportunidad de que cada miembros de la familia pueda exponer su visión, pasando entonces a ser partícipes de la búsqueda de posibles soluciones. Esta es una de las grandes ventajas de la terapia familiar, ya que al margen de la posibilidad de que todos los miembros aporten soluciones, el riesgo de recaídas futuras será menor.

La terapia familiar le basta al terapeuta para saber si necesita o no llevar a cabo una terapia individual.
 

Gracias a la terapia familiar, el especialista puede evaluar si existe o no la necesidad de una intervención individual del paciente o si basta con el trabajo de la familia. No obstante, ha de quedar claro de que una intervención individual NO es necesaria en todos los casos, aunque puede agilizar el proceso de recuperación del paciente, así como minimizar los gastos de tiempo y de dinero de la familia.

Así, la terapia familiar dota a la familia de las herramientas necesarias para llevar a buen puerto y dar solución a los problemas que surjan dentro del sistema familiar, haciendo que éstas se vuelvan más fuertes y autónomas.

Si durante la intervención familiar, el especialista considera que el paciente necesita de apoyo individual para el paciente, se lo hará saber a la familia, pudiéndose intercalar estas sesiones con las individuales según necesidad.

Para más información sobre la terapia familiar y la terapia individual, consultar con un especialista en Psicología.

Por Inmaculada Rodríguez Ángel
Psicología

Licenciada en Psicología por la Universidad de Málaga, Inmaculada Rodríguez es una reconocida especialista en Psicología clínica. A lo largo de su trayectoria se ha especializado en terapia familiar y de pareja, terapia de adultos, adolescentes e infantil además, de trastornos alimenticios como especialización. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.