Por qué operar la rodilla a través de la artroscopia

Escrito por: Dr. Miguel Ángel Hernán Prado
Publicado: | Actualizado: 16/02/2018
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

El realizar una técnica de cirugía abierta o una técnica mínimamente invasiva a través de una artroscopia depende básicamente del tipo de cirugía que tengamos que realizar. Si se trata de una cirugía para estructuras que se encuentran fuera de la articulación (ligamentos laterales, capsulas, etc.) o de cirugías que requieren la resección de cantidades importantes de hueso (prótesis, osteotomías, etc.) realizaremos una técnica abierta, al menos parcialmente. Cuando se trate de cirugías para el tratamiento de estructuras intraarticulares (meniscos, ligamentos cruzados, cartílago, sinovial, etc.) en la mayoría de las ocasiones utilizaremos técnicas artroscópicas.

 

Artroscopia para la cirugía de rodilla

Con el empleo de esta técnica, la gran mayoría son ventajas, ya que al trabajar a través de unos pequeños orificios que realizamos alrededor de la rodilla el traumatismo que realizamos a las estructuras periarticulares es mínimo, y esto repercute evidentemente en el dolor y en la recuperación postoperatoria, que es más rápida. En cuanto a las desventajas, la principal es que no todas las cirugías pueden realizarse a través de esta técnica; otra sería que el procedimiento requiere de una curva de aprendizaje superior.

rodilla

Técnica de la artroscopia

Para realizar una técnica artroscópica, los traumatólogos tendremos que realizar una serie de pequeños orificios alrededor de la rodilla (habitualmente dos en la parte anterior a ambos lados del tendón rotuliano), a través de los cuales introduciremos una cámara para la visualización y los instrumentos necesarios para cada técnica en concreto. Durante la cirugía se trabaja desde fuera de la articulación viendo en todo momento lo que realizamos a través de un monitor de televisión.

Al tratarse de una técnica que respeta los elementos extraarticulares puede realizarse con diferentes tipos de anestesia: general, locoregional (epidural) y local intraarticular, en función de la anatomía y del procedimiento que vayamos a realizar.

 

Postoperatorio de la artroscopia

El postoperatorio va a depender del tipo de cirugía que hayamos realizado. Si únicamente hemos realizado una cirugía de menisco, seguramente el paciente podrá caminar con ayuda de 2 muletas desde el primer momento, apoyando parcialmente la pierna y pudiéndola mover libremente. En otras intervenciones, si se actúa sobre el cartílago o sobre algunos ligamentos, se limitará parcialmente tanto el apoyo como la movilidad.

 

Recuperación tras una artroscopia

El tiempo de recuperación va a depender del tipo de cirugía. Si hablamos de una cirugía de menisco simple, el paciente podrá realizar una vida normal a partir de los 12-14 días, evitando eso sí, la práctica deportiva hasta las 5 semanas

En otro tipo de cirugías la recuperación puede ser más lenta, principalmente cuando se ha actuado sobre lesiones de cartílago o ligamentosas, suturas de menisco, etc.

Es algo que tendrá que ser individualizado en cada paciente.

Por Dr. Miguel Ángel Hernán Prado
Traumatología

Reconocido experto en cirugía artroscópica de hombro y rodilla, con más de 20 años de experiencia en hospitales privados y públicos. Ha pubicado numerosos artículos en revistas científicas nacionales e internacionales, además de asistir en calidad de ponente a múltiples congresos de la especialidad. En la actualidad, es jefe de sección de Cirugía Ortopédica y Traumatología en el Hospital Universitario de Santa Cristina.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.