Patología dual: cuando padeces más de un trastorno mental

Escrito por: Dr. Miquel Jordi Bel Aguado
Publicado: | Actualizado: 15/11/2018
Editado por: Patricia Fernández Ramos

En psiquiatría se considera que existe patología dual cuando alguien presenta un trastorno adictivo y simultáneamente un trastorno mental (Szerman y Martinez-Raga, 2015), pudiendo desarrollarse ambos a la vez o primero uno y posteriormente el otro.

Los pacientes duales son pacientes que presentan una mayor gravedad psicopatológica y psicosocial, ingresan más, presentan más riesgo suicida (Szerman et al, 2013), suelen abandonar antes los tratamientos y tienen más necesidades sanitarias y sociales. Esto justifica que cada vez se empeñen más esfuerzos, no sólo a nivel asistencial, sino también a nivel del diseño y gestión de recursos específicos, para mejorar el abordaje y la atención de estos pacientes.

 

Trastornos más frecuentes en la patología dual

Todos los trastornos psiquiátricos pueden presentar en un elevado porcentaje consumo de sustancias y por lo tanto serían trastornos duales. En concreto, según los datos de la Sociedad Española de Patología Dual, entre un 70 y 80 % de los pacientes con esquizofrenia, un 60% de los bipolares, más del 70% de los trastornos de personalidad graves y en torno al 30% de los pacientes con depresión, ansiedad y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) presentan además un abuso de sustancias.

Si contemplamos a los pacientes que ya presentan adicciones, los estudios más recientes señalan que la mayor parte de las personas que desarrollan trastornos adictivos presentaban previamente a la adicción una vulnerabilidad mental que lo favorece.

patología dual
Un 30% aprox. de los pacientes con depresión, ansiedad y TDAH presentan también abuso de sustancias
 

Causas de la adicción en pacientes con trastornos mentales

No existe una única causa clara que explique la asociación de los trastornos adictivos y los otros trastornos mentales, aunque sí se ha identificado relación con factores genéticos, neurobiológicos y ambientales que contribuyen al desarrollo de los trastornos duales (Volkow, 2004 y 2007; Arias et al, 2013).

 

Mayor dificultad en detección y tratamiento con patología dual

La patología dual conlleva mayores dificultades en su detección, diagnóstico y tratamiento y por ello requiere un mayor uso de recursos. Un abordaje incompleto o no especializado hará muy difícil lograr el éxito.

En muchos casos no se realiza una evaluación inicial completa del paciente, y el diagnóstico se centra sólo en la detección de uno de los dos trastornos, mental o adictivo. Eso impide identificar el trastorno dual y establecer un abordaje específico e incluso puede conllevar establecer un plan terapéutico inadecuado para el paciente.

La valoración de la patología dual debe empezar lo antes posible por el especialista psiquiatra, sin esperar a que el paciente esté abstinente y sin la obligación de estabilización psiquiátrica previa (Minkoff, 2001) para que el tratamiento sea completo desde el primer momento. En ese sentido, el sistema diseñado debería ser accesible, integrado, tener continuidad y ser especializado, acorde a las exigencias y conocimientos del estado actual de la ciencia basado en las evidencias.

En el sistema de salud público el abordaje de la salud mental y de las adicciones se realiza por separado, por lo que si se detecta la patología dual habitualmente se ofrece un modelo de tratamiento en paralelo, por un lado el tratamiento desde la red de salud mental y por otro desde los recursos de drogodependencias. Este modelo puede ser ineficaz por las dificultades de coordinación entre ambos equipos y por la falta de especificidad respecto al trastorno dual.

 

Modelo centrado en la persona para la patología mental dual

La mejor alternativa es ofrecer un tratamiento centrado en la persona.

El modelo centrado en la persona, según el Picker Institute, consta de las siguientes características:

  1. Respeto por los valores, preferencias y necesidades de las personas enfermas
  2. Recibir los servicios de forma coordinada e integrada
  3. Disponer de información relevante de manera clara y comprensible
  4. Conseguir la máxima calidad de vida posible
  5. Disponer de soporte emocional
  6. Implicar a familiares y amigos en el proceso en la medida que resulte oportuno
  7. Recibir atención continuada (independientemente del punto de atención)
  8. Obtener la máxima accesibilidad posible

Por eso actualmente proponemos un modelo de tratamiento integrado, en el que se traten conjuntamente tanto el trastorno mental como el trastorno por uso de sustancias, desde una perspectiva integradora con equipos multidisciplinares, con seguimiento y objetivos a largo plazo (Szerman et al, 2013; Kessler et al, 1994; Szerman et al, 2014).

Por Dr. Miquel Jordi Bel Aguado
Psiquiatría

El Dr. Bel Aguado es un reconocido especialista en Psiquiatría con una amplia formación y experiencia en el tratamiento de trastornos duales, ansiedad, depresión y TDAH. Su exhaustiva formación incluye titulaciones como el doctorado en Medicina y Psiquiatría, el posgrado en Psicoterapia Dinámica Breve o estancias formativas en hospitales de prestigio a nivel nacional e internacional, como el Hospital Santa Creu i Sant Pau o el Hospital Bellevue de New York. En su trayectoria profesional ha tomado puestos de responsabilidad en centros médicos y hospitalarios de prestigio y combina su práctica clínica con la docencia como Profesor Clínico Asociado en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes