¿Qué es la ozonoterapia y en qué casos se aplica?

Escrito por: Dra. María Pilar Anadón Senac
Publicado: | Actualizado: 21/02/2022
Editado por: Margarita Marquès

¿Qué es el Ozono?

El ozono (O3) es un gas formado por 3 átomos de oxígeno. Está presente de forma natural como componente de la atmósfera y se produce espontáneamente al incidir la luz ultravioleta sobre el oxígeno. El ozono se puede producir de forma artificial cuando una descarga eléctrica rompe una molécula de oxígeno (O2) y se obtienen átomos libres de oxígeno, formándose entonces moléculas inestables de ozono, que en poco tiempo se vuelven a convertir en oxígeno.

 

El ozono médico es un producto sanitario autorizado por la Agencia Europea y Española del medicamento y se obtiene a partir de oxígeno medicinal mediante los generadores de ozono médico. En estos dispositivos especiales, el oxígeno se transforma en ozono obteniéndose una mezcla que, a concentraciones terapéuticas adecuadas para cada patología, es administrada o aplicada por profesionales médicos especializados.

 

El ozono fue descubierto en 1.785 por el físico holandés Van Marum, siendo sintetizado en 1.832 por el químico alemán Schönbein. En 1.896, Nikola Tesla patentó el primer generador de ozono, pero fue el médico alemán Dr. Hansler quien fabricó el primer generador de ozono moderno, en cuyo diseño se basan los generadores actuales.  Desde principios del siglo XX se está utilizando la Ozonoterapia, siendo su uso ampliamente reconocido en Europa (Alemania, Italia, España, Francia, Rusia, Rumania, Polonia, Republica Checa…) y otros países como Brasil, Cuba, algunas provincias canadienses, varios estados de EEUU, Singapur, Japón, etc.

 

Con la ozonoterapia se puede abordar el dolor de enfermedades
inflamatorias y degenerativas articulares, de tendones y fascias

 

¿Para qué sirve y en qué casos se aplica la ozonoterapia?

La ozonoterapia consiste en la aplicación de una mezcla, como máximo de un 5% de ozono y 95% de oxígeno, que debe ser producida para cada aplicación y utilizarse en diferentes concentraciones según la enfermedad a tratar, con el fin de sanar o mejorar el tejido afectado.

 

La inestabilidad del ozono conlleva que no pueda almacenarse, sino que deba producirse en el momento de su administración. Una vez aplicado se va convirtiendo en poco tiempo en oxígeno, aunque sus efectos beneficiosos perduran más tiempo.

 

Las concentraciones y modo de aplicación varían enormemente en función del problema a tratar, mientras que la concentración de ozono determina el tipo de efecto biológico que produce, el modo de aplicación determina el alcance de su acción en el organismo.

 

Sus propiedades beneficiosas se deben principalmente a una potente acción antiinflamatoria, analgésica, antimicrobiana y regeneradora. Es un modulador inmunológico contribuyendo a la producción de citoquinas que disminuyen la inflamación y dolor, y tiene acción sobre enfermedades autoinmunes.

 

Los metabolitos del ozono tienen la capacidad de activar señales del mecanismo de transducción nuclear (a través de factores nucleares como NrF2 y Nf-KB) y estimular mecanismos antioxidantes endógenos de defensa, especialmente de enzimas que inactivan los radicales libres (superoxidodismutasa, catalasa, hemooxigenasa 1) y, de esta manera, activan los mecanismos reparadores y de regeneración celular, evitando la acumulación de moléculas tóxicas, lo que lleva a un aumento en la capacidad protectora de las células contra los oxidantes agresivos y los radicales libres. Un gran número de enfermedades están asociadas con el concepto de "estrés oxidativo", incluyendo numerosos procesos fisiológicos y fisiopatológicos tan diversos como la inflamación, envejecimiento, enfermedades degenerativas, deficiencias inmunitarias, enfermedades autoinmunes, etc.

 

El ozono es un regulador del metabolismo lo que ayuda a normalizar el funcionamiento del organismo, ayudando en el control de la hiperlipidemia, diabetes, hipertensión arterial, etc. Asimismo, al promover una administración de oxígeno a los tejidos, disminuye la hipoxia y la isquemia.

 

El ozono actúa como un excelente agente antimicrobiano debido a su elevado poder oxidante, especialmente a nivel sistémico, siendo capaz de inhibir y destruir microorganismos patógenos como bacterias, virus, algas, hongos y protozoos.

Por Dra. María Pilar Anadón Senac
Unidad del Dolor

La Dra. María Pilar Anadón es una destacada especialista en Unidad del Dolor y actualmente forma parte del equipo médico de la Clínica del Dolor y Ozonoterapia Navarra, dedicada al alivio del dolor y a mejorar la calidad de vida de sus pacientes.

Especializada en técnicas mínimamente invasivas para el tratamiento de lumbalgia, ciatalgia, cervicalgia, hernias discales, estenosis de canal, artrosis, dolor miofascial, fibromialgia y dolor neuropático, entre otras dolencias, así como en técnicas de radiofrecuencia, neuroestimulación, ozonoterapia y medicina regenerativa con plasma rico en plaquetas.

Es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Zaragoza y especialista en Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor vía MIR por el Hospital de Navarra. Más de 20 años de experiencia en la profesión y una extensa formación, habiendo realizado el Máster Universitario en Aspectos clínicos y básicos del Dolor por la Universidad Rey Juan Carlos y Experto Universitario en Dolor por la Universidad de Cádiz, posee acreditación avanzada con nivel de Experto en el tratamiento del Dolor por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. Cuenta además con el Título de Experto Universitario en Gestión Clínica por la Universidad Internacional de La Rioja y el Titulo de Desarrollo Profesional en Gestión de las Unidades del Dolor por la misma universidad.

A lo largo de su trayectoria profesional ha compaginado su labor asistencial con la docencia y la investigación. Es profesor clínico asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, profesor colaborador del Máster en Medicina del Dolor de la Sociedad Española del Dolor y profesor de la Maestría Universitaria en Estudio y abordaje integral del Dolor de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria. Ha realizado numerosos artículos y comunicaciones científicas y colaborado como ponente en congresos de la especialidad y en el programa formativo de médicos de Atención Primaria. Asimismo, ha participado en ensayos clínicos sobre el tratamiento del dolor como investigador principal y colaborador.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.