Nuevas armas en la lucha contra el cáncer de colon

Escrito por: Dr. Josep Tabernero Caturla
Publicado: | Actualizado: 17/11/2018
Editado por: Top Doctors®

oncologia cancer de colonLas nuevas líneas de investigación en la lucha contra el cáncer pasan por personalizar al máximo el tratamiento basándose en el análisis de cada tumor. Es la “medicina personalizada”, que recaba toda la información de cada paciente para tratarle en consecuencia.

En este sentido, el doctor Josep Tabernero, Director Médico del Instituto Oncológico Baselga, destaca la biopsia líquida. A través de un simple análisis de sangre se puede conocer las particularidades concretas de un tumor para poder actuar directa y eficazmente sobre él. “Los tumores son todos diferentes entre sí y durante el proceso de metástasis todas las versiones de un tumor en el organismo no son exactamente iguales porque en el proceso de crecimiento y multiplicación de billones de células no te salen todas exactas”, explica el doctor Tabernero. Además, “cuantos más tratamientos ha recibido, más alteraciones hace. En estos casos es necesario hacer una biopsia secuencial”.

Junto a la biopsia líquida, la radioterapia mediante el acelerador lineal modulado y el tratamiento de inmunoterapia son algunos de los últimos avances en tratamiento del cáncer a los que se ha unido recientemente el Ramucirumab, un fármaco que se administra por la sangre y que mejora la supervivencia de los pacientes con cáncer colorrectal metastásico no operable que ya no responden a la primera línea de tratamiento. Es un fármaco que frena la angiogénesis, que es la capacidad que tienen los tumores para generar vasos sanguíneos a través de los que alimentarse y crecer. Ésta es la principal conclusión de un estudio dirigido por el doctor Josep Tabernero, director médico del Instituto Oncológico Baselga en el que han participado 1072 pacientes y que ha sido publicado en la edición electrónica de la revista científica “The Lancet Oncology”.

“El estudio ha permitido corroborar que continuar con la inhibición de la angiogénesis, a pesar de que el tumor se convierta en resistente al primer tipo de quimioterapia, continua siendo beneficioso y ayuda a contralar algunas enfermedades” indica Tabernero. “ Hace un tiempo que ya sabemos que suministrar antiangiogénecios como el Ramucirumab mejora los resultados, aunque de forma desigual según el tumor”, explica el doctor, quien añade que “este estudio demuestra que, si a un paciente al que has tratado con la primera línea de tratamiento -que consiste en hacer quimioterapia más un inhibidor de angiogénesis-, y tras un tiempo con buenos resultados deja de ir bien, le cambias la quimioterapia pero además continúas inhibiendo la angiogénesis con otro fármaco parecido -pero no exactamente igual que el anterior-, potencias el efecto de la quimioterapia en esta segunda línea de tratamiento. Ya había información sobre este medicamento y, por ejemplo, se sabía que en el cáncer gástrico era activo sin haber recibido ningún otro tratamiento previo y en el cáncer de pulmón también, pero lo que hemos visto ahora es que en cáncer de colon este medicamento es activo cuando falla el tratamiento de primera línea”, aclara.

Según los datos que arroja el estudio, ralentizar la angiogénesis prolonga un 16% la supervivencia de pacientes con cáncer colorrectal mestastásico que no responden a la primera línea de tratamiento y retrasa en un 21% la progresión de la enfermedad. De una supervivencia media de 11,7 meses se pasa a 13,3. “Los cambios son leves”, admite el doctor Tabernero. Pero señala que la importancia de estos datos reside en dar el siguiente paso en “tratar de identificar a qué tipo de enfermo es al que más beneficia este tratamiento. El estudio ha confirmado que ésta es una vía de investigación y que hay que seguir por aquí, y el siguiente paso es decir, en vez de tratar a mil enfermos, “¿por qué no encontramos a los cien que respondan mejor?”.

Actualmente, el doctor explica que ya se está trabajando en la “búsqueda de biomarcadores a través del análisis de proteínas que nos indiquen qué enfermos se pueden beneficiar más, ya que normalmente lo que encontramos es la expresión de proteínas asociadas a esta señal de angiogénesis”.

Y añade: “Si nosotros encontramos algunos factores que estimulan la angiogénesis y éstos están muy aumentados en un enfermo respecto a otro, es más probable que este tumor, que depende más de la angiogénesis, si la inhibimos vamos a tener más actividad”.

Por Dr. Josep Tabernero Caturla
Oncología Médica

El Dr. Tabernero es el Director médico del Instituto Oncológico Baselga (IOB). Además, es Director de la Unidad gastrointestinal de este mismo centro, Jefe del Servicio de Oncología del Hospital Universitario de Vall d’Hebron de Barcelona y Jefe de Sección de Tumores Gastrointestinales del Servicio de Oncología Médica de este mismo hospital. Además de director de relevantes ensayos internacionales de nuevos fármacos en el tratamiento de los tumores digestivos, participa en numerosos proyectos de investigación de la Unión Europea relativos al avance oncológico y es el representante español de la plataforma Pan-European Trials in Alimentary Tract Cancer (PETACC) del tratamiento de tumores digestivos en la Organización Europea para la Investigación y el Tratamiento del Cáncer (EORTC). Es cofundador del Grupo Español de Tratamiento de Tumores Digestivos, y participa como asesor experto en la elaboración y desarrollo de las Oncoguías de la ESMO, SEOM y del Departamento de Sanitat de la Generalitat de Catalunya. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes