¿Necesito ortodoncia para la cirugía ortognática?

Escrito por: Dr. Javier Arias Gallo
Publicado:
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

La cirugía ortognática se lleva a cabo por numerosos motivos: entre otras cosas, para mejorar el aspecto físico, para el tratamiento de las asimetrías de la cara, para tratar la apnea del sueño, y para resolver las alteraciones de la oclusión dental que no se pueden resolver sólo con ortodoncia.

Con las técnicas de cirugía ortognática se pueden recolocar los huesos del maxilar y la mandíbula de tal manera que resulten más estéticos, más funcionales, y que mejoren en paso de aire durante la respiración. Se trata de técnicas muy seguras, que requieren un escaso tiempo de hospitalización; uno o dos días como norma general. Incluso algunas intervenciones se realizan en régimen de hospital de día. Esa seguridad viene dada por la experiencia acumulada durante años en miles de pacientes, y por las nuevas técnicas diagnósticas de radiografías de alta resolución en 3D y cirugía virtual.

 

¿Qué técnicas se utilizan para realizar la cirugía ortognática?

Gracias a estos avances diagnósticos en tecnología podemos determinar la posición óptima en la que debe estar situado el maxilar y la mandíbula después de la cirugía, determinando a su vez si esa posición final de los huesos es compatible con la posición final de los dientes, o si es necesario hacer ajustes dentales. Estos ajustes dentales, que se llevan a cabo mediante ortodoncia, pueden hacerse antes, después de la cirugía o en ambos momentos.

cirugia ortognatica

Cuando el paciente acude a la consulta del especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial se hacen fotografías, se toman modelos dentales y se hacen radiografías para hacer el diagnóstico exacto de la deformidad. El ortodoncista y el cirujano deben estar perfectamente coordinados desde ese primer momento. Es ahí cuando puede determinarse si se pueden hacer movimientos de los huesos sin ortodoncia previa, o con una mínima ortodoncia, o con una ortodoncia completa.

 

¿Qué dos situaciones se pueden dar en la cirugía ortognática?

Hay dos situaciones extremas en las que el planteamiento ortodóncico cambia completamente:

  • El paciente con apiñamiento dental, arcadas dentales descoordinadas (el maxilar superior o la mandíbula no “encajan”, porque uno de ellos está retrasado o excesivamente por delante del otro), incluso con desviación de la mandíbula o el maxilar hacia un lado, o con inclinación lateral del plano de los dientes. Además, la anchura del maxilar y de la mandíbula no coinciden. El paciente lleva toda su vida “malmordiendo”, y los dientes, mejor o peor, se han adaptado a esa situación. En esos casos, es conveniente hacer un tratamiento ortodóncico completo antes de la intervención. Con ese tratamiento se eliminan las compensaciones dentarias (los dientes se colocan en la mejor posición y angulación respecto a su propio hueso), los dientes de cada arcada se alinean con los dientes adyacentes, y la anchura de ambas arcadas se coordina para que no haya discrepancias. Este tratamiento ortodóncico requiere de un ortodoncista con experiencia en ortodoncia quirúrgica, para evitar complicaciones y para que la planificación coincida con el resultado. La intervención quirúrgica viene después, y con ella se logra que los dientes del maxilar y la mandíbula encajen correctamente, y que la estética facial mejore de acuerdo con la planificación y las expectativas del paciente. Después de la cirugía suele ser necesario un corto periodo de ajuste ortodóncico final para que el caso quede perfecto.
  • Sin embargo, hay personas que no presentan apiñamiento dental, que tienen una mordida normal, y que sin embargo requieren una intervención quirúrgica de cirugía ortognática. Se trata de pacientes que tienen tanto la mandíbula como el maxilar superior en una posición anómala, pero que aún así tienen una mordida adecuada. Con mucha frecuencia son pacientes con maxilares con una posición muy hacia atrás, lo que provoca una reducción del espacio destinado al paso de aire detrás de la nariz y detrás del paladar y de la lengua (en la faringe). Es una causa frecuente de apnea del sueño, que es una enfermedad grave que puede llevar al paciente a la muerte si no se diagnostica y se trata a tiempo. En estos pacientes ambos maxilares deben movilizarse al unísono en la misma dirección, lo que hace que no sea necesario el tratamiento ortodóncico, o éste sea mínimo.

Entre estos casos extremos hay muchas situaciones intermedias. En esos casos, siempre habrá que combinar la ortodoncia con la cirugía ortognática. A partir del estudio detallado de los maxilares, los dientes, la estética de la cara y la situación personal de cada paciente, se puede decidir si en primer lugar se lleva a cabo la cirugía y luego la ortodoncia; o si se comienza con una corta preparación ortodóncica, luego la cirugía y luego el grueso del tratamiento ortodóncico; o si se hace una ortodoncia completa antes de la intervención.

 

¿Qué ventajas se obtienen al adelantar la cirugía ortognática?

La principal ventaja de adelantar el momento de la intervención es que tanto la estética como la función de la cara y de los maxilares mejorarán más rápido, y el paciente estará mucho más animado a la hora de soportar las molestias del tratamiento ortodóncico que venga después.

Pero no es esa la única ventaja. Tras la cirugía ortognática se produce un proceso denominado fenómeno de aceleración regional (RAP en sus siglas en inglés), que consiste en un aumento del metabolismo del hueso de las zonas operadas. Este fenómeno puede ser aprovechado por el ortodoncista para acelerar el tratamiento ortodóncico, reduciendo el tiempo necesario para un resultado estético, saludable y estable a largo plazo.

Por Dr. Javier Arias Gallo
Cirugía Oral y Maxilofacial

El Dr. Arias Gallo es un destacado especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial, con veinte años de experiencia, experto en cirugía estética y funcional nasal, cirugía reconstructiva y microcirugía, cirugía preprotésica e implantes dentales, entre otros. Actualmente es jefe clínico del equipo de Cirugía Maxilofacial del Hospital Ruber Juan Bravo. Además, ha compaginado su labor profesional con la docencia, realizado cursos de formación quirúrgica específica en microcirugía y en cirugía avanzada de implantes dentales para residentes y especialistas.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.