Me han dicho que mi hijo tiene los pies planos

Escrito por: Dr. Juan Cabello Blanco
Publicado:
Editado por: Albert González

¿Si mi hijo pisa con el interior qué debo hacer? Es como si tuviera los pies torcidos, varias personas me lo han dicho. ¿Dónde debo llevarlo a que se lo miren?

 

Pues ese problema se llama pies planos, una patología muy famosa, ya que todo el mundo tiene a algún conocido con los pies planos. Esto lo que produce es dificultad para caminar, correr, etc., por la falta de arco en los pies, como su propio nombre indica.

 

En este sentido, hay dos tipos de pies planos:

  • Pies planos flexibles.
  • Pies planos rígidos.

 

Y otro factor a tener en cuenta es la edad. Por ejemplo, es normal que un niño de 2 años tenga los pies planos (flexibles), de hecho los tienen así el 80% a esa edad, pero a los 6 años solo el 20% de los niños sigue teniendo ese pie plano. Habitualmente, con los años este problema desaparece, aunque persistan, a veces, unos pocos con el pie plano a los 7 - 8 años.

 

Para saber qué hacer con los pies planos a la edad de 6-8 años hay que tener en cuenta si son pies planos flexibles o rígidos. El tobillo mueve el pie respecto a la tibia hacia arriba y abajo. Pero el pie también se mueve hacia adentro (como aplaudir con las plantas de los pies) y hacia fuera. Ese dentro y fuera se hace en una articulación dentro del propio pie, la subastragalina. Para valorar bien el pie plano tenemos que ver cómo se mueven en esas dos bisagras.

 

Todo el mundo tiene a algún conocido con los pies planos.

 

El tobillo debe ser capar de ir hacia arriba al menos 20º o 30º (llevar los dedos del pie como hacia tocar la tibia). Ese movimiento es puro de tobillo, es decir el pie se mueve sobre la tibia. El otro, el del pie hacia dentro o hacia fuera, tiene que permitirnos caminar sobre terreno irregular, sobre un plano inclinado como una playa o un terraplén. Y lo normal es que vaya un poco más hacia dentro que hacia fuera (se mueven más los pies hacia aplaudir con las plantas de los pies que hacia fuera).

 

Por tanto, ¿qué implicación tiene? Volvamos a lo del amortiguador: si te vas de viaje en un coche pequeño con 5 amigos cargados de maletas, desde fuera te puedes imaginar cómo veremos de cargado el coche al ver los amortiguadores de atrás bien bajos, como si el coche fuera tocando suelo. Pero el coche tiene amortiguadores, usados hasta casi el tope de recorrido, pero los tiene. El pie plano flexible tiene amortiguadores, pero los usa hasta el fondo y parece que colapsa. El pie plano rígido simplemente no los tiene y va siempre colapsado. ¿En qué coche preferirías ir por una carretera con baches? Si vas en el que tiene amortiguadores irás mejor que en el que no los tiene. Por eso si el pie plano es rígido tiene una querencia por dar dolor cuando se usan mucho. Es más probable que te dé dolor tener pies planos rígidos que pies planos flexibles.

 

Por último, no hemos mencionado los pies valgos. Realmente es lo mismo. Se les llama planos si se miran por el interior y no se ve el arco y se les llama valgos cuando se miran desde atrás y se ve cómo el talón se gira hacia fuera y el tobillo vuelca como para tocar el suelo.

 

Finalmente, trataremos los pies que producen dolor. Será el traumatólogo quien valore si es necesaria una cirugía, contar con el fisioterapeuta para mejorar con estiramientos o bien con el podólogo para tratamiento con plantillas.

Por Dr. Juan Cabello Blanco
Traumatología infantil

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, el Dr. Juan Cabello es un reputado especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica que en la actualidad tiene dedicación exclusiva a niños y adolescentes

El Dr. Cabello obtuvo la especialidad por el Hospital Universitario de La Paz, y al finalizarla se especializó con diversas estancias y cursos en el extranjero, realizando un fellow en Iowa (EEUU), donde se formó en patología de pie pediátrico y deformidades congénitas tanto de pie como de cadera —el método Ponseti— y en el diagnóstico y en el tratamiento de la escoliosis. A su vez, entre 2012 y 2018, se ha especializado en el tratamiento de las deformidades pediátricas, trabajando en centros como el Great Ormond Street Hospital, el Standmore Hospital, el Hospital Giannina Gaslini de Genova, el Sheffield Children's Hospital o el Hospital Speising de Viena. 

Actualmente, el Dr, Juan Cabello ejerce como consultor para el tratamiento de deformidades, y pasa consulta en el Hospital Universitario La Paz, en la Unidad de Pediatría y Adolescencia del Hospital Ruber Internacional y en la Clínica CEMTRO. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..